Alfredo Oliva: Tres preguntas

Alfredo Oliva: Tres preguntas

Hemos oído hablar de las quejas de los empresarios sobre los “precios rezagados” en los productos de consumo básico de la población, el Gobierno los escuchó y los aumentos de precios fueron autorizados.

La población nunca se enteró de cuáles fueron esos productos autorizados, lo cierto es que por la falta de información se dio una, ¿liberación de precios?, generalizada –se legitimó la especulación– de productos que se “colearon” y aumentaron hasta 20 veces sus precios.

¡Y lo más grave! Es que aún con esos precios descomunales (que no responden a una estructura de costos) los productos no aparecen y demolieron los sueldos y salarios.

¿De verdad somos tan inocentes para creer que la oligarquía parasitaria, la cúpula empresarial rentista cuyo poder fáctico se soporta en el control de la importación, la producción, el sistema logístico de distribución, los mapas de distribución y el patrón de consumo nacional, van a contribuir en lo más mínimo a la solución de la guerra económica?

¿Es que esa oligarquía y la cúpula empresarial anticomunista, enclaustradas en la “guerra fría” cambiaron el objetivo de derrocar al presidente Nicolás Maduro y acabar con la utopía socialista destruyendo la conciencia y el estómago del pueblo?

¿No estamos obligados a descubrir, informar, compartir y combatir las raíces de nuestros problemas, precisar las contradicciones, buscar los medios y herramientas para transformar y mejorar la realidad, nuestra vida?

Proponemos una alfabetización agrícola y convertir a Venezuela en un huerto, construir estructuras y redes sociales humanas eficientes de producción y distribución de bienes y servicios. ¡Construir nuevos tejidos sociales!

Debemos salir de la lógica capitalista, “estamos obligados a inventar para triunfar, para vencer […] el socialismo debe ser creación heroica”, nos recuerda a cada rato el comandante Hugo Chávez.

Ago 22, 2016

Expresa tu opinión

*