El escritor, ensayista, periodista, poeta y humorista venezolano Aquiles Nazoa, nació en el barrio El Guarataro, de la ciudad de Caracas el 17 de mayo de 1920. 

Hijo de Rafael Nazoa y Micaela González, así como también hermano del reconocido poeta Aníbal Nazoa, una familia de escasos recursos económicos.

A los 12 años de edad Aquiles Nazoa, empieza a trabajar para ayudar a sus padres completando su formación a través del estudio autodidacta.

Entre 1932 y 1934 se desempeñó en múltiples oficios tales como aprendiz de carpintería, telefonista y botones del hotel Majestic de Caracas y empleado de una bodega.

Vida Periodística 

Después de varios años ingresa en el diario caraqueño El Universal, donde trabaja como empaquetador, luego pasa al archivo de clisés y finalmente aprende tipografía y corrección de pruebas. 

Durante su permanencia en el diario venezolano, aprendió a leer el francés y el inglés, lo que le permitió en el año1938, obtener un puesto como guía turística en el Museo de Bellas Artes.

(Lea también: Perfil | César Rengifo: El gran exponente del realismo artístico venezolano)

Asimismo en ese mismo año, fue enviado como corresponsal de El Universal a Puerto Cabello, en el que comienza a colaborar en el diario El Verbo Democrático.

Un artículo suyo en el que critica la indolencia de las autoridades locales en la erradicación de la malaria, le acarrea una demanda del Concejo Municipal de Puerto Cabello y su posterior encarcelamiento en 1940. 

Luego de ser liberado regresa a Caracas, donde empieza a trabajar en la emisora Radio Tropical y  mantiene en El Universal una columna titulada “Por la misma calle”.

Durante este tiempo es incorporado al equipo del diario Últimas Noticias, donde comienza a publicar sus poemas humorísticos en la sección “A punta de lanza”, bajo el seudónimo “Lancero”.

Nazoa, también tuvo la oportunidad de incorporase al semanario satírico El Morrocoy Azul, desarrollando sus dotes como humorista y firmando con el seudónimo  “Jacinto Ven a Veinte” sus poemas Teatro para leer.

Premios y publicaciones 

En el año 1945, se realiza la publicación en Caracas de su libro El transeúnte sonreído. Durante estos años, colabora igualmente en las revistas Élite y Fantoches, la segunda de las cuales dirige por cierto tiempo. 

Posteriormente obtiene el Premio Nacional de Periodismo en la especialidad de escritores humorísticos y costumbristas.

Dos años más tarde,  las librerías del país comienzan a presentar sus libros El Ruiseñor de Catuchey Marcos Manaure, idea para una película venezolana, con prólogo de Juan Liscano.

Igualmente aparece en Caracas su libro de poemas Caballo de manteca y, a partir de ese momento, sus obras dentro del género poético (ediciones, reediciones, antologías) se hacen más abundantes y son recogidas en la compilación Humor y amor de Aquiles Nazoa, publicada en 1970

Además de sus obras relacionadas con la poesía, el prestigioso humorista Nazoa produjo trabajos en prosa que incluyeron especialmente su ensayo de 1961, Cuba, de Martí a Fidel Castro; Caracas, física y espiritual, publicada en el año 1967, obteniendo el Premio Municipal de Literatura del Distrito Federal y trabajos de crítica de arteMirar un cuadro, Humorismo gráfico en Venezuela”.

Por otra parte, dictó charlas y conferencias, manteniendo un programa de televisión titulado Las cosas más sencillas que buscaba proyectar la formación de un grupo actoral que pusiera en práctica el “Teatro para leer”.

Aquiles Nazoa, murió el 26 de abril de 1976, en un accidente de tránsito en la autopista Caracas-Valencia.