Asalia Venegas: Tres tristes tigres

Asalia Venegas: Tres tristes tigres

En la oposición hay personajes muy tristes que timan a sus seguidores. Piensan que aquellos son ingenuos o absolutamente desinformados. Juegan igualmente con los sentimientos y necesidades de sectores de la población venezolana, sometida a una serie de presiones y desasosiego, producto de la guerra económica generadora de la escasez y el desabastecimiento que se padece.

Esto revitaliza a la oposición recalcitrante, ya que su objetivo es sacar al presidente Maduro de Miraflores –lo cual gritan a voz en cuello– y para ello, vale todo. Mientras haya más incertidumbre, disfrutan a plenitud. Esto explica la campaña internacional feroz promovida por voceros de la MUD. Apátrida por donde se la mire. Antinacionalista en todo el discurso, avalando la injerencia foránea y haciendo votos por que Venezuela sea intervenida.

En estos días ha destacado la actuación de tres personajes: María Corina Machado, Lilian Tintori y Luis Almagro, secretario de la OEA. Pugnan por ver quién dice las peores mentiras. Ya debería haberles crecido la nariz. Esto no es fortuito. Es un trabajo de filigrana hecho bajo la asesoría de mentes perversas, donde –¡oh, sorpresa!– hasta la Iglesia aparece involucrada. Ya MCM había realizado otros papeles donde dice infinidad de tropelías sin inmutarse. Ha hecho tantas locuras y dicho tantas barrabasadas que siempre supera lo anterior.

Lo último, de que “hay gente comiendo gato asado”, dicho en su programa de radio, con su particular histrionismo, dejó a más de uno con la sonrisa congelada. La Tintori aprendió de ella –ha sido una buena discípula– y pretende superarla. Aquella inflexión de la voz –con una carga de dramatismo que ni Delia Fiallo– para hablar de “los seminaristas que habían sido desnudados, la ropa quemada y metidos en una alcantarilla por bandas de chavistas”.

Voluntad Popular de por medio y la Iglesia diciendo que había que hablar con ella para que excluyera lo político en este tema les quedó de lo lindo. Luis Almagro es tristísimo porque está tan empantanado que no quiere salir del lodo. Se hunde cada vez más. Insiste en que la Carta Interamericana contra Venezuela está activada y que pronto vendrá la ejecución de la misma. ¿Quiénes votaron en la OEA? ¿Cuándo ocurrió tal hecho? Mentiroso y farsante.

Expresa tu opinión

*