Capturan bachaquera de caja CLAP en el mercado Cacique Maiquetía

Capturan bachaquera de caja CLAP en el mercado Cacique Maiquetía

Procurador dijo que estaba prohibida la venta de artículos básicos en el mercado

En una inspección relámpago la Procuraduría del estado encontró alimentos de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS) escondidos en más de 16 locales del mercado Cacique Maiquetía que eran ofrecidos al público con sobreprecio, lo que motivó el arresto de una de las comerciantes.

Ocultos en pipotes, cajas, techos, baños y hasta en bolsos con doble fondo estaban los rubros que fueron hallados por la intervención oportuna de las autoridades, tras las denuncias hechas por los consumidores en el Diario La Verdad de Vargas.

Pedro Rodríguez, procurador del estado, precisó que “ninguno de estos locales está autorizado para vender alimentos porque no tienen código. Sean artículos importados o no, ellos no tienen permisos y menos a hacer negocio con lo que importa el Gobierno Nacional para la GMAS”.

Hizo énfasis en que estos alimentos solo pueden ser comercializados por los CLAP y la red pública de abastecimiento. “Por instrucciones del gobernador Jorge Luis García Carneiro estaremos llevando acabo estas inspecciones porque es inaceptable que se juegue con la comida de los varguenses. Le estaban ganando más del 2.000%”.

Leche en polvo, harina de maíz, pañales, aceite, pasta, productos de higiene personal, granos, azúcar, café y demás artículos fueron decomisados en el operativo en el que participó Polivargas. Se pudo conocer que la mercancía fue enviada a la Fundación Vargas Alimentos en el Puerto de La Guaira para su posterior comercialización.

Los propietarios de los locales tendrán que presentarse en la Procuraduría el próximo lunes a primera hora para rendir cuentas y recibir otras sanciones. “Detuvimos a una sola porque era la que tenía la mayor cantidad de comida y de paso de la GMAS, por lo que será presentada en las instancias competentes bajo el cargo de acaparamiento”.

Se pudo conocer que la pasta mexicana más pequeña era vendida en Bs. 700, mientras que la harina estaba entre Bs. 4 mil y Bs. 5 mil dependiendo del local. Además, muchos rubros como el café eran vendidos al detal hasta en Bs. 7.500 el medio kilo.

La junta directiva del mercado señaló que rechaza la reventa de productos al tiempo que informó que en numerosas oportunidades “se les hizo a los compañeros un llamado de atención y aquí las responsabilidades son individuales porque hicieron caso omiso a las alertas. Creemos que revender la comida es un delito”, destacó Maira Valderrama, miembro de la directiva./jd

María Elena Moreno

memlaverdad@gmail.com

Con información de Diario La Verdad