“Constituyente va al grano de los derechos humanos planteados por Chávez”

“Constituyente va al grano de los derechos humanos planteados por Chávez”

Humberto Vargas, candidato a la ANC por el sector Pensionados y Pensionadas, propone incentivar a la población venezolana a comprometerse en la lucha por los DD. HH. de las personas de la tercera edad

Prensa Consejo de DD. HH. / Nerliny Carucí

Humberto Vargas, candidato a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por el sector Pensionados y Pensionadas de la Región Capital, propone darle rango constitucional a un consejo nacional de las personas de la tercera edad, como un eje fundamental para incentivar a la población venezolana a comprometerse en la lucha permanente por los derechos humanos.

Durante el programa Derechos humanos en Revolución transmitido por radio Miraflores, Humberto Vargas explicó que “el planteamiento es crear el Consejo Nacional del Adulto y de la Adulta Mayor, que actúe en cada cuadra, en cada vereda, en cada consejo comunal; en corresponsabilidad con el Estado. Esta instancia debe estar identificada con los derechos humanos de este sector poblacional”.

La iniciativa es que las organizaciones comunitarias que integren este consejo puedan identificar y atender las necesidades de los viejos en materia de salud, vivienda, seguridad social, educación, trabajo y recreación”, dijo.

Este candidato, identificado con el número 46 en el tarjetón electoral, planteó otros cuatro ases para el debate constituyente: “Promover una visión crítica del tema de los derechos humanos en la Constitución; activar la pensión automática de vejez, y acompañar la organización social para que cada persona pensionada tenga una actividad que la mantenga activa en las luchas colectivas”.

Señaló que la otra propuesta es que se cambie la figura ‘anciano’ por la figura ‘adulto mayor’: “Pareciera un asunto formal, pero es un tema que tiene un contenido profundo, porque las palabras con las cuales nos reconocemos determinan los términos del debate y, mejor aún, los derechos humanos de unos actores sociales que han sufrido el estigma de ser ‘una carga económica, inservible’, sistemáticamente”.

La figura ‘anciano’ o ‘anciana’ es una palabra que no identifica o valora adecuadamente a las personas de la tercera edad. Es una palabra que, en el imaginario general promovido por la ideología del capital, define al adulto mayor como un pasivo que estorba, como alguien a quien se le acabó la vida. De ahí, nuestra inquietud por incorporar en el texto constitucional sustantivos como adultos mayores o personas de la tercera edad”, explicó el activista por los derechos humanos y candidato a la Constituyente.

Vargas subrayó que la ANC permitirá “dilucidar el futuro de la patria”, y agregó: “Es un espacio que va al grano del discurso de los derechos humanos planteados por el Comandante Chávez, quien propuso una visión crítica en la que todas las personas nos sintamos comprometidas con las luchas por la dignidad humana”.

Constituyente reabre capítulo de visión crítica

En el programa radial, el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos, Larry Devoe, recordó la visión crítica, alternativa y contrahegemónica del discurso de Chávez: “Chávez tenía una concepción de los derechos humanos como resultados de procesos de lucha que llevan implícitos el deber y el compromiso social”.

Esta es una visión que ha sido recogida y transversalizada en todas las políticas venezolanas en materia de derechos humanos: los derechos no caen del cielo, ni son concesiones que hacen las autoridades del poder. Además de ser garantías, son el resultado de la lucha y la movilización social. La movilización popular es la que consigue y refuerza los derechos para todos y todas”, precisó el abogado.

Devoe hizo referencia a una frase de Chávez sobre la concepción de los DD. HH.: “Derechos humanos integrales de dignidad, de vida. Porque, cuando asumimos algo como deber, estamos asumiendo al mismo tiempo el derecho humano del hermano, del compatriota. El derecho lleva implícito un deber”.

Invitó a participar en la Asamblea Nacional Constituyente como una oportunidad para ampliar y fortalecer el catálogo de derechos humanos en la Carta Magna. “De ahí, vamos a encontrar la fuerza para la paz”, sostuvo.