Desde la Conciencia / La Educación

Desde la Conciencia / La Educación

Por: Ignacio Buznego Escobar

Sólo hay un bien el Conocimiento sólo hay un mal la Ignorancia”

Sócrates

Desde el gobierno de Juan Vicente Gómez (1908 – 1935) cuando la nación se transformo de un país agrícola a un país exportador de petróleo, se ha creado la ilusión tanto en los gobiernos subsiguientes como en los ciudadanos que la riqueza del país se encuentra en el subsuelo, en los minerales, diamantes y el petróleo, situación que ha creado un pensamiento colectivo de que somos ciudadanos de un país rico, algo más alejado de la realidad; en la puerta de la entrada de una universidad en Sudáfrica se coloco un mensaje para la contemplación de los estudiantes que dice: “destruir cualquier nación del mundo no requiere el uso de bombas atómicas o el uso de misiles de largo alcance…, solo se requiere un bajo nivel educativo y que sus estudiantes hagan trampas en los exámenes, los pacientes mueren a manos de esos médicos, los edificios se derrumban a manos de esos ingenieros, el dinero se pierde a manos de esos economistas y contadores, la humanidad muere a manos de esos eruditos religiosos, la justicia se pierde a manos de esos jueces, el colapso de la educación es el colapso de la nación”, la verdadera riqueza de una nación y de un pueblo es la educación, y la educación se refleja en que un ciudadano al encontrarse algún objeto, cartera, teléfono que no le pertenece, es consciente que le pertenece a otro y busca las manera de devolverlo, educación se refiere a que una persona teniendo la oportunidad de robar no lo hace, educación es ceder el puesto en una buseta a una mujer embarazada o anciana, educación es decir gracias, buenos días, permiso, educación es la fuerza creadora de la riqueza de un estado y de un pueblo, es por ello que la verdadera riqueza es el conocimiento y sobre todo el conocimiento que le permite al ciudadano el respeto ilimitado por los demás.

Un país para que se desarrolle requiere de ciudadanos que estén comprometidos con su educación y no solamente la educación que les permita cumplir con un oficio formal, también con la educación que le permita ser personas virtuosas, cada educación requiere de institutos de calidad que permita desarrollar ambas cualidades (oficio, virtud), los institutos educativos para aprender un oficio (colegios, liceos, universidades) debe tener niveles de exigencias y canalizaciones vocacionales que le permita al estudiante alcanzar el éxito educativo en el tiempo requerido, ya que los males de una sociedad (robos, asesinatos, delincuencia, corrupción, drogas,) proviene en parte de la deserción estudiantil en los primeros niveles de la educación básica, o de una mala educación; el instituto que necesita ser de calidad para desarrollar personas virtuosas es el instituto de la familia, se debe dar la importancia de educar a los niños que son moldeables con valores y principios que requerimos después de los adultos, hacerlos pensar sobre el sentido común de lo bueno y malo, sus potencias y sus defectos, conocerse para maximizar el éxito del adulto, la otra parte por lo que se manifiesta los males sociales antes expuesto es por el mal funcionamiento del instituto familiar.

Es importante tomar en consideración en la educación de una sociedad el fomentar modelos positivos a seguir por nuestros jóvenes, actualmente la mayoría de la juventud han dejado en un segundo plano como modelos a seguir, a los próceres de la patria, filósofos, entre otros, por deportistas, cantantes, actrices y actores que en oportunidades fomentan anti valores de manera artística o deportiva, es por ello la importancia de que un Estado influya a las figuras públicas a fomentar a través de la actividad que realice valores y virtudes que permita moldear de manera positiva el comportamiento social de la juventud del país.

Ignacio Buznego Escobar 

Fundación Sumando para el Futuro
sumando hacemos más…