Díaz Rangel: La advertencia del PCV

Díaz Rangel: La advertencia del PCV

Cuando el oficial jefe de una parada militar en Los Próceres, en su parte al Presidente de la República, utilizó por primera vez la palabra chavistas para referirse a los contingentes que participarían, generó una inusitada reacción de los oposicionistas.

“Es insoportable esa sumisión”, dijeron algunos. En tiempos de Chávez, cuando reiteraba la importancia de la unidad cívico-militar para enfrentar cualquier agresión, e incluso contribuir al desarrollo del proceso revolucionario, la ofensiva se acentuó, y se argumentó que ese no era el papel de la Fuerza Armada, etc, etc.

Seguramente no recuerdan una exposición sobre el asunto de Ramos Allup, que en una de estas páginas dominicales reproduje para él, y para todos los adecos, algo que en 1947 dijo Rómulo Betancourt, entonces Presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno, en respuesta a los ataques que hizo la bancada copeyana en un famoso debate de la Asamblea Nacional Constituyente el 31 de enero del 47 sobre la partidización de las fuerzas armadas. Entonces, dijo RB:Dentro del gobierno de la revolución no se sabe dónde termina el paltó del civil para que comience la guerrera del oficial”. Por primera vez se expresaba la importancia de esa unión que entonces AD buscó desesperada y hasta lisonjeramente; sin éxito alguno, pretendió usar las FAN para su provecho, dos años después fueron derrocados por esa “gloriosa juventud militar“.

¿A qué viene este comentario? No es por los recientes y cada vez más agresivos ataques de oposicionistas contra la institución armada, que han tenido reiteradas respuestas de José Vicente Rangel, y, por supuesto, de altos dignatarios del gobierno. No, lo escribo porque los comunistas emitieron una declaración que, no obstante su importancia y su novedad, no ha tenido respuesta ni comentarios.

Sencillamente creen que la crisis económica-social debe estar afectando a los militares y que, en consecuencia, pueden ser influidos por la oposición, que “el desgaste se expresa en la Fanb“.

A propósito de esa declaración en una rueda de prensa, hablé con Carlos Aquino, directivo del PCV. Me sorprendió que a una pregunta de un reportero sobre tan peliaguda materia, ofreciera esa declaración que nadie se había atrevido a hacer. A mi pregunta, me dijo que no era una declaración improvisada ni era su opinión personal, sino que esa materia, por su importancia, ha sido discutida en el Buró Político, que ha recibido informes y opiniones de organismos del PCV que revelan igual preocupación. El país vive una confrontación social, estamos en plena lucha de clases y ellos son parte de esa lucha, –agregó– y esta situación la aprovechan en la oposición para tratar de penetrar la institución, sus oficiales no viven en una cúpula de cristal, aislados, no son extraterrestres, sufren y sienten los problemas, inevitablemente están expuestos a esas expresiones.

Nada más lógicas esas conclusiones, si la nuestra es una sociedad dividida en clases, y gran parte de los oficiales y de sus familiares son de la llamada clase media, cuya mayoría ha estado votando con la oposición, parece natural suponer que en el seno de ese sector existan quienes no están contentos con este proceso, y podrían ser propensos a recibir las influencias de las políticas opositoras.

Por supuesto, no estoy diciendo algo nuevo, pero la advertencia del PCV si es novedad en un partido aliado. Supongo que los organismos de inteligencia de la Fanb, así como en sus altos mandos, estarán conscientes de esa situación, siempre atentos a su desarrollo, a cualquier cambio de conducta y hasta de modo de vida, y sabrán como enfrentarla y mediatizarla.

Presiones a Uruguay

De Montevideo recibí un breve informe, escrito supuestamente por alguien de la Embajada venezolana y de donde extraigo esa nota, que reproduzco, porque parece retratar bien la situación de Venezuela en la presidencia de Mercosur:

Hola, por aquí esperando a ver que pasa, legalmente no podrán sacar o suspender a Venezuela. Uruguay nos apoya a medias, mas por la presión que hace el PIT-CNT y sectores del frente amplio que por el Gobierno. Al canciller de aquí se le sale lo Almagro, pero con mucha arrechera, debe acatar la línea del gobierno. Hay que reconocer que la presión sobre Tabare debe ser grande para que apoye la suspensión de Venezuela. Esperemos a ver si aguanta“.

Coincidirán en que la resistencia de Uruguay, si así puede llamarse, puede tener un límite, que dependerá de la fuerza de esas presiones, las cuales, naturalmente, no se limitarán a la de los otros países miembros de Mercosur, deben ir mucho mas lejos, hasta Washington, pasando por grupos “venezolanos”.

No se si saben que el venezolano José Aristimuño es el subdirector nacional de prensa del comando de Hillary Clinton. Como se supone estará cerca de ella, ¿por qué no aprovecha y le pregunta si revocará el Decreto declarando a Venezuela una amenaza a la seguridad de EEUU y de su política exterior? Sería una noticia de interés internacional.

Desde lejos, y pese a la confusión habida en torno al incidente de Villa Rosa, en Margarita, parece que hubo alguna imprudencia presidencial, una extraña ausencia de su guardia, y una organizada provocación opositora.

El presidente Santos declaró que después de ese millón de personas que pidieron el revocatorio, al gobierno no le queda otra salida que concederlo. Como se ve que leyó El Tiempo y Espectador, que difundieron esas cifras en Colombia. La verdad sea dicha, entre las dos manifestaciones no sumaron 500 mil personas.

En Chile hay un poco más de dos millones de familias que están endeudadas con el pago de los estudios universitarios de sus hijos. Es el país con las matrículas de educación superior más caras del mundo, y donde 70% de los estudiantes lo hacen en universidades privadas. Y la Bachelet no ha podido dar un paso atendiendo las consignas de las manifestaciones que reclaman la educación gratuita y de calidad.

“Desconocer la inmunidad parlamentaria es un duro golpe a la representación popular”, declaró el abogado Alberto Arteaga, olvidado del desconocimiento que hubo a la inmunidad de los 12 parlamentarios del PCV y del MIR, en años de AD-Copei.

¿Les resulta tan difícil a la oposición esperar hasta el miércoles, cuando el CNE les fije los tres días, entre el 24 y el 30, para recoger las firmas por el revocatorio? Aunque sea tiempo perdido…

El jefe del partido de la oposición colombiana, Oscar Zuloaga, declaró alarmado que el acuerdo Gobierno-Farc le abre una autopista pavimentada hacia el socialismo del siglo XXI a los guerrilleros!! ¿Cómo la ven?

Eleazar Díaz Rangel | Domingo, 11/09/2016

Expresa tu opinión

*