Earle Herrera: Hambre sonante

El dueño de la asaltada panadería de La Urbina –sector clase media- no acepta que quienes “saquearon” su negocio lo hicieron “por hambre”, como lo reseñaron medios nacionales e internacionales.

Enlatados, tortas, dulces, panes, quesos y jamones no fueron tocados. Los hambrientos solo se llevaron las balanzas (pesos) y la caja registradora.

Medios y redes lanzan al aire la palabra “saqueo” y el hambre se precipita sobre los objetos de valor, para pena de la OEA y otros Almagros.

Jun 13, 2016

Expresa tu opinión

*