El Espejo| JVR: La carta en la manga

El Espejo| JVR: La carta en la manga

1 MIENTRAS 80% DE VENEZOLANOS -según todas las encuestas- quiere diálogo, y en el mundo hay un pronunciamiento unánime en el mismo sentido, la oposición no lo quiere.

Lo rehuye con argumentos inconsistentes. Verdaderamente deplorables. Poniendo condiciones inaceptables, descabelladas, reveladoras de la decisión adoptada por la cúpula de la MUD de negarse, terminantemente, a dialogar, ¿y ahora modificada?

2 ¿POR QUÉ LOS DIRIGENTES DE LA OPOSICIÓN ACTÚAN DE ESA MANERA? ¿Qué los inspira? ¿Acaso creen que el diálogo es una trampa? ¿Que el presidente Maduro, el chavismo, el papa Francisco, la Unasur, los facilitadores, Rodríguez Zapatero, Fernández y Torrijos, la OEA y la ONU, lo promueven para engañar a la opinión pública y asestar una puñalada trapera a la oposición? No creo que políticos veteranos, con muchas horas de vuelo, acostumbrados a manejar situaciones complicadas, de verdad abriguen el temor de que cuando se propone dialogar es porque los que auspician la iniciativa tienen el propósito de montarles una celada. Esto me hace recordar lo que solía decir el jerarca nazi: “cuando hablan de diálogo me provoca sacar la pistola”.

3 NO HAY RAZÓN PARA TEMERLE A LA PROPUESTA DE DIÁLOGO SIN CONDICIONES, con plena garantía de igualdad. La política en esencia es diálogo y constituye una práctica constante en la historia. Sin ir muy lejos, hay ejemplos que lo confirman. El diálogo en París entre los representantes de EEUU y Vietnam, en medio de un cruento conflicto bélico, culminó con la paz. Ambos bandos recelaban entre sí por razones obvias, pero finalmente se impuso la paz a través de la política. Igual pasa con el conflicto del Estado colombiano y las Farc. Todos recelaban del diálogo, y la mesa que se instaló en La Habana siempre estuvo rodeada de escepticismo, de recíprocas sospechas. Pero el éxito coronó la iniciativa, y todo indica que se logrará el objetivo de la paz después de 50 años de muerte y desolación. ¿Acaso los venezolanos no estamos en capacidad de un logro similar cuando contamos incluso con la ventaja de que aún no nos matamos?

4 ¿QUÉ CONSPIRA CONTRA EL DIÁLOGO? No es lo que suele aducir la MUD. Es decir, el aprovechamiento de la circunstancia para obtener ventajas miserables, como valerse del llamado para adelantar una maniobra politiquera. Mas no es así. La oposición no acepta los llamados a dialogar del presidente Maduro por otra razón: porque considera que llegó el momento de acabar con el gobierno bolivariano sacando de Miraflores al Jefe del Estado. Es el cálculo equivocado que condujo a esta misma oposición -que no cambia su comportamiento-, hace 14 años, a lanzarse a la aventura del 11-A, del paro de la industria petrolera y las guarimbas. En otras palabras, es la carta marcada en la manga. ¿O es que acaso la oposición, a la luz de las versiones que circulan, se dispone a cambiar de estrategia? Difícil, por no decir que imposible. Pero no hay que perder la esperanza.
Conjura global

La acción desestabilizadora y golpista contra la democracia venezolana la confirma la existencia de una operación montada para acabar con el orden constitucional.

Consiste en la concertación que hay entre la derecha que trabaja internamente y la que opera fuera del país. Nunca se había vista algo similar. En el exterior todos quieren meter mano en Venezuela. Hay una conjura de sectores político-partidistas; ex banqueros corruptos que huyeron y operan con absoluta impunidad en EEUU; gobiernos europeos y también latinoamericanos; corporaciones, empresas transnacionales y el poder mediático que, noche y día, atacan por cualquier motivo -y aún sin motivo- al Gobierno venezolano, a sus instituciones. Dirigentes políticos de otras naciones, Parlamentos, gremios, no vacilan en descargar contra Venezuela todo tipo de infamias, coreadas con frenesí al interior del país.

La oposición cipaya no descansa en el esfuerzo de mentir para distorsionar la presentación de la realidad e inventar infamias contra las instituciones, como en el caso del Consejo Nacional Electoral, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Poder Ciudadano, el Tribunal Supremo de Justicia.

El propósito no es otro que derrocar el gobierno legítimo y constitucional. De ese esfuerzo participa la hez de la política mundial: Gobernantes corruptos como los del PP español; personajes que son presidentes porque arribaron al cargo mediante un golpe de Estado, como los de Paraguay y Brasil, y de otros que lo hicieron apoyados en el poder de los medios y de las corporaciones para ejecutar una política neoliberal que en pocos meses ha empobrecido al pueblo, como es el caso del mandatario que hoy gobierna en Argentina. Lo mismo sucede con el Presidente mexicano, salpicado de sangre y corrupción.

Tal es la caterva que agrede a Venezuela y que opera, conjuntamente con la oposición cipaya, contra la soberanía e independencia de la nación. No hay que llamarse a engaño: son las hienas al acecho.

Expresa tu opinión

*