El “no” en los acuerdos de paz y las pugnas interburguesas en Colombia

El “no” en los acuerdos de paz y las pugnas interburguesas en Colombia

Gaspar Velásquez Morillo

Los análisis de personalidades y especialistas en la temática, los despachos de la prensa internacional que a diarios se emitían desde La Habana y así como los provenientes desde la misma Colombia, además de las declaraciones y las ruedas de prensa de las partes involucradas y sentadas en la mesa de negociación, entre otras modalidades comunicacionales referían el curso de los acontecimientos y quedaba subyacente que todo sería “un tiro al piso”, pues resultó que no!

Ya conocidos los resultados, mapeados las zonas geográficas del SI y del NO, hecho ya los pronunciamientos oficiales, entre otros aspectos, surgen por lo tanto, un sinnúmero de interrogantes más que aseveraciones, por lo que me pregunto:

¿El gobierno de Juan Manuel Santos carece de legitimidad y los resultados le endosan fragilidad institucional?

Pero profundicemos: ¿serán inermes e indiferentes los sectores económicos colombianos proclives a Juan Manuel Santos y los sectores económicos que sirven de plataforma a Álvaro Uribe? ¿Se ve en puerta una acentuada confrontación político – económica entre los representantes de ambos sectores burgueses? ¿Congeniaran ambos sectores burgueses con los proyectos geoestratégicos donde está involucrada Colombia con los intereses imperiales de EE.UU en el Pacífico? ¿Qué dirán las burguesías y gobiernos de Chile, Perú, México? ¿Cuál sector burgués colombiano sacará la mayor tajada de dichos acuerdos? ¿La decisión final para atenuar o imponer o inclinar la balanza hacia uno u otro sector burgués económico en Colombia se dirimirá en la Casa Blanca en Washington?

Otro ángulo de involucra de forma directa a la familia presidencial:

¿Quedó derrotado el poder mediático neoliberal del emporio económico del presidente Juan Manuel Santos cuya familia es propietaria de varios portentosos medios de comunicación en Colombia?

Sectores interesados desde EE.UU y el coro de países con gobiernos neoliberales vociferaban a los cuatro vientos, “Venezuela está polarizada y hay que propiciar la intervención de organismos internacionales para tutelar al gobierno”.

Entonces, con los resultados de los Acuerdos de Paz:

¿Existe una alta fragmentación social y una acentuada polarización en Colombia por la diferencia que es mínima?

Un factor fáctico es la Fuerza Armada Colombiana: qué dirá, serán sus mandos militares eunucos, entonces: ¿Qué dirán los mandos medios y bajos de los militares colombianos que en definitiva son los que combaten en la guerra interna? ¿Seguirán los militares siendo las bajas en los combates y / o seguirán siendo lanza y escudo de los sectores burgueses colombianos? Sin contar las y los fallecidos: existe ya un ejército de mutilados, heridos de guerra, familias huérfanas, así como traumadas y traumados por los efectos de la guerra y demás consecuencias psico-sociales

Así como estas interrogantes, habrá más preguntas, de seguro, y quienes me dan el honor de leer estas modestas líneas, también tendrán sus propias y múltiples inquietudes.

Habrá un amanecer en Colombia para la Paz o para la Guerra, los sectores económicos financieros en Colombia tienen -desde luego- sus cartas debajo de la manga, entonces: ¿las élites políticas se sujetarán a las élites económicas o jugarán duro para entenderse con la intención de aplacar con plomo y fuego las contradicciones capitalistas y el reacomodo del capitalismo en el mundo o andarán cada quien por su parte?

El capitalismo es un régimen de exclusión y los gobiernos capitalistas –Colombia es uno más en la región- a pesar de la prédica electoral o de gestión de gobierno, no podrá cumplir con sus compromisos sociales todo sujeto al juego y rejuego de sus intereses particulares y de clase, eso desde luego impactará a todo el subcontinente latinocaribeño.

El rugir del pueblo colombiano está contenido pero en algún momento gritará sus verdades.

Expresa tu opinión

*