Elecciones Regionales es la entrada al Diálogo por la paz y la Mejor Propuesta para detener toda violencia

Elecciones Regionales es la entrada al Diálogo por la paz y la Mejor Propuesta para detener toda violencia

Tenemos que Interpretar el clamor general de la población y partiendo de la base de que la CONSTRUCCION DE LA PAZ  es un asunto complejo y laborioso que nos concierne a todos y a todas, sin excepción alguna, entendiendo que las partes en conflicto –el Gobierno/PSUV y la Oposición/MUD– han asumido evidentes posiciones irreconciliables, donde el acuerdo, la negociación e, incluso, el mismo diálogo se hacen cada vez más distantes, y donde las posibles soluciones se desdibujan, dando lugar a una situación de “juego trancado” de consecuencias impredecibles, es indispensable ampliar la participación democrática y las venideras elecciones Regionales y Municipales seria su mejor demostración, con nuevos actores políticos y sociales, en la búsqueda de soluciones y propuestas distintas.

Es apremiante y una obligación de carácter humano y de implicaciones éticas, ponerle fin a la creciente conflictividad social que ya contabiliza la cifra alarmante de más de 90 venezolanos asesinados, a causa de la violencia política, centenares de personas heridas, incalculables daños a bienes públicos y privados, y que además nos ha llevado a una alteración diaria, inhumana, del ritmo natural de nuestra vida cotidiana. 

La inmensa mayoría de nuestra población es ajena a este conflicto en lo que atañe a los hechos de violencia de calle que a nadie sirven, porque no tiene como principal preocupación la convocatoria a la ANC que propone el gobierno, ni la participación en las manifestaciones que impulsa la oposición, sino su quehacer cotidiano con todas las vicisitudes que enfrenta el ciudadano común en su vida diaria. 

Más allá de las gravísimas implicaciones antes mencionadas, estas confrontaciones tienen un costo demasiado alto que afecta la ya precaria situación económica y particularmente del pueblo que trabaja, estudia y convive en las comunidades, desviando recursos en gastos inútiles que bien pudieran utilizarse en atender nuestra población más necesitada, ya agobiada por el alto costo de la vida, el desabastecimiento de medicinas y la inseguridad, que en este sentido, le dan una connotación no sólo política, sino también ética, al esfuerzo que todos y todas debemos hacer para superar la situación actual. 

Es Necesario la comprensión a toda nuestra población, en el sentido de entender que un diálogo distinto, plural y diverso, político y social, de carácter nacional e incluyente, debe aceptar que las partes en conflicto no pueden deponer o suspender sus iniciativas políticas, mientras no se inicie el trabajo de diálogo y de negociación a la convocatoria a la ANC; y en el caso de la oposición, a las manifestaciones de calle por lo tanto necesitamos de mucha madurez y ecuanimidad, paciencia y perseverancia ante tantos problemas que nos agobian a todos por igual..

CESAR RINCONES DIRIGENTE SOCIAL