España y El Reacomodo del Neoliberalismo

España y El Reacomodo del Neoliberalismo

La corrupción es inherente al neoliberalismo, como práctica político-económica del Estado y del gobierno. Es decir, no puede haber neoliberalismo sin corrupción, tal y como ha venido sucediendo en España, en donde la madeja de corrupción en la corona española o mal llamada familia real y en el gobierno parlamentario que presidía el inefable Mariano Rajoy, con el falangista y franquista el Partido Popular (PP), son de tal cotidianidad, que de no imponerse, por la vía del engaño a un sector con aquello del derecho divino y por la vía de la fuerza, con represión hacia todo adversario, ya la monarquía española no existiese y los estados nacionalistas, como el catalán, el vasco, el gallego, ya fuesen soberanos.

El caso es que entre los sectores la derecha española hay pases de factura y una pugna por el control del poder económico, lo que ha llevado a la develación judicial de la madeja de corrupción, conocida como el Caso Gürtel, que encochina y pone al descubierto al gurú de ese grupo de corruptos, el recién depuesto presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, oportunidad que la derecha extrema de los partidos nacionalistas no desaprovecharon, así como tampoco la Izquierda Unidad, Podemos, el partido de derecha y escisión del PP, el partido Ciudadanos y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el que por medio de Pedro Sánchez, se asumió la Moción de Censura del parlamento español.

Atrás quedan Mariano Rajoy y el PP, sin pagar penalmente como debieran todos sus delitos y culpas contra el Pueblo español, mientras que, a partir de ahora, queda una monarquía corrupta a expensas de que esta experiencia se repita y tanto la derecha como la izquierda se sacudan a la monarquía parasitaria que les impuso Francisco Franco, al mismo tiempo que los países que reclaman su soberanía, como Cataluña, el país Vasco y Galicia tienen la oportunidad de oro de obligar al nuevo presidente Pedro Sánchez a gobernar tomándolos en cuenta y respetando sus autonomías, hasta que, finalmente, cristalicen estas repúblicas separadas de España.

En lo que respecta al pueblo español, esta es una maravillosa oportunidad que el PSOE no puede desaprovechar, aunque el mundo sabe del resentimiento y pugna interna de Pedro Sánchez con su partido, dadas sus posiciones extremistas de derecha en beneficio de la corona española, además de las rencillas internas por el hecho de que el PSOE ayudó a reelegir al depuesto Mariano Rajoy en contra del nuevo presidente.

Pero, más allá de los partidos, el pueblo español ansía y espera la liberación de raperos, artistas, cantantes, autonomistas e izquierdistas, apresados bajo el mandato de Rajoy, de lo contrario, se le seguirán alzando hasta hacer la situación ingobernable, cosa a la que le temen los parásitos que dicen ser de sangre azul, es decir, la nobleza o corona española.

Igualmente, en lo económico y en cuanto a la seguridad social, el pueblo español reclama auxilio directo, así como se lo dieron a los ricos dueños de la banca privada. También reclaman la restitución de los derechos sociales, que no son regresivos, tanto como las pensiones y la edad para ser beneficiarios, la atención de la salud, educación y vivienda, en donde se paren los desahucios, que en promedio, superan los cinco por día.

En cuanto a la política exterior, confiamos que la misma abandone la fijación que Mariano Rajoy centró contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, como forma de ser más eficiente en el servilismo hacia los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU). Urge entonces, un gobierno español que rescate su soberanía y que su política exterior sea de respeto a la soberanía de otros pueblos, que no participe en golpes de estado, ni en conspiraciones y que no convierta a España en refugio de corruptos y prófugos de la justicia. Con todas las dificultades que se vislumbran en el camino, cualquier cosa es mejor que el gobierno del corrupto Mariano Rajoy y el PP.

NOTAS NECESARIAS:

1. Cumpliendo con la palabra empeñada por el Presidente Nicolás Maduro y a disgusto de la mayoría nacional (a la que lo único que le importa en este momentos es, que le resuelvan la hiperinflación con urgencia), salen en libertad, todos los políticos presos o actores circunstanciales, que a cuenta de hacer política cometieron diversos delitos, muchos de ellos, como el asesinato frustrado de chavistas. Los sentenciados por asesinatos, no saldrán (eso esperamos). Ojalá, estas personas retomen el camino de la paz y no reincidan en el terrorismo y la violencia contra el Pueblo. Somos muchos, a los que no nos complace en lo absoluto esta medida de gracia y sabemos que esto no ayudará a la paz, cuando la violencia está en curso y está caminando un golpe de Estado con mascarada de insurrección popular, porque el terrorismo económico se ha agudizado, sinque nadie le dé un parao.

2. Ojalá, el Presidente Nicolás Maduro, el Vicepresidente Tareck el Aissami, el Fiscal General de la República (FGR), Tarek William Saab y, por supuesto, el Servicio Bolivariano de Inteligencia nacional (SEBIN), estén enterados o actúen oportunamente, acerca de funcionarios diplomáticos venezolanos a los que ningún gobierno los ha puesto en sus listas de sancionados y que, extrañamente, han salido, recientemente, a comprar propiedades y abrir cuentas bancarias en Canadá, EEUU, Costa Rica, Panamá y España.

3. Sigue la mortandad en Palestina y la ONU no hace nada, más allá de ser celestina de Donald Trump y de sus aliados israelíes. Siguen los ataques contra Siria y eso no le importa a la ONU. Siguen las agresiones contra Irán, la que está en su legítimo derecho a la defensa y a desarrollar energía atómica, pero eso tampoco le importa a la ONU. La gota que derramará el vaso, la veremos con las pachotadas que el retroconservador y pornopuritano hará en los próximos días en contra de Corea del Norte, pero eso tampoco le importa a la ONU. Y no descartamos que en cualquier momento, tal y como han amenazado desde el Comando Sur y la White House, una mañana, a media noche o en un atardecer de estos días, el gobierno estadounidense ataque vilmente y asesine a miles de venezolanos en su incursión para derrocar a Nicolás Maduro, aunque eso no le importa a la ONU. Vendrá otra guerra mundial, necesaria y habremos de ser testigos de la desaparición de este órgano al servicio de los intereses imperiales de EEUU y sus aliados de la OTAN.

Prof. Luis Pino

@l2pino2