Especulación pone a volar los precios

Especulación pone a volar los precios

Papelón, yuca y sardinas están por las nubes. Los PMVP son fijados de acuerdo a expectativas de ganancia y no como ordena la ley.

Edgard Ramírez-Ramírez.- “Por el aumento del salario mínimo la semana que viene el papelón, y todos los productos, vendrán con precios nuevos”, aseguró un proveedor mientras despachaba su mercancía en el mercado de Quinta Crespo, en Caracas. Advertía sobre un nuevo incremento de este producto, que ya pasó de 80 bolívares en enero a casi cinco mil el kilo, en lo que va de año.

Pero èste no es el único producto. Muchos otros han sufrido un incremento desproporcionado, sin razones económicas claras y con considerables excesos en las ganancias de cada eslabón de la cadena de producción.

Comerciantes de los mercados de Quinta Crespo, Guaicaipuro y Coche, dijeron que el decreto presidencial del aumento del sueldo mínimo y el cestaticket impactará negativamente en el bolsillo. Ellos saben muy bien que los nuevos precios son fijados de acuerdo a las expectativas de ganancias de los empresarios y el aprovechamiento de la emergencia económica, y no por los costos de producción como dicta la Ley de Precios Justos.

Es lo que ha ocurrido con el papelón, la yuca y las sardinas debido al desvío hacia ellos de la demanda del azúcar, carbohidratos como el arroz y la harina, y las carnes de pollo y de res, de más alto costo.

preciosespeculativos300816_0

La ciencia económica cataloga como bienes sustitutos aquellos que pueden ser consumidos o usados en lugar de otros y lograr el mismo efecto o uno muy similar. Según la teoría clásica, los consumidores migran a productos sustitutivos cuando los incentivos para escoger su primera opción no son atractivos (aumento de precio, por ejemplo).

Sin embargo, en la particular economía criolla la preferencia de un producto sobre otro se da por su falta en los anaqueles debido a la guerra económica.

PAPELÓN POR AZÚCAR. En el caso del papelón, la escalada de precios hizo que se ubicara inclusive por encima del costo del azúcar. La presentación de un kilo del azúcar regulado cuesta Bs 26,57 y apenas se consigue en el mercado bachaquero en Bs 3.330, casi mil menos que la presentación de 900 gramos del papelón granulado. (…)

Aunque la Ley de Precios Justos estipula una ganancia máxima de 30% en cada eslabón de la cadena productiva, en el caso del papelón los márgenes de ganancia del productor rondan el 1.500%, del distribuidor 500% y del vendedor final 200%, según cálculos de un ex fiscal de la Superintendencia de Precios Justos que prefirió no identificarse.

preciosespeculativos300816_1

Sobre la escalada de precios de algunos productos fuera de regulación, William Contreras, superintendente de la Sundde, explicó que hay dos formas de fijar los precios de acuerdo a la ley: el Precio Máximo de Venta al Público (Pmvp), que debe atender unas reglas de márgenes comerciales de ganancias, que es fijado por las propias empresas, con un tope de 30%, y el Precio Justo (PJ), que lo establece la Sundde a aquellos productos esenciales o básicos.

SARDINA POR CARNE. Otro artículo tradicionalmente económico que subió su precio es la sardina fresca y en lata como sustituto de proteínas más caras. La fresca está en 500 bolívares promedio. Sin embargo, los cálculos de costos de producción se ubican por debajo de los 100 bolívares. Esto se evidencia porque en la Caravana de la Sardina, se vende en Bs 100 el kilo.

Los productores de las sardinas enlatadas también marcaron nuevos precios hace pocas semanas. Según el tamaño, la presentación y la marca, el precio al público puede oscilar entre Bs 365 (de 170 gr) y Bs 920 (de 270 gr).

YUCA POR HARINA – También la yuca, entre otros tubérculos, ha presentado alzas ante la escasez de harina de maíz y otros carbohidratos. Elio Quintero, productor de hortalizas del estado Mérida, explicó a Últimas Noticias que el campesino no es el culpable, sino los diversos intermediarios que actúan en la cadena de comercialización del rubro.

preciosespeculativos300816_2

Sobre el despunte en el precio de la yuca, dijo que desde hace dos meses es más pronunciado. “Hoy aquí en el mercado Soto Rosa (de Mérida) le están pagando al productor por cada saco (de 65 kilos) no más de 30 mil bolívares. Es decir, que el costo por kilo es Bs 461. De allí en adelante, la ganancia va para el transportista y el vendedor al detal. Si el kilo le cuesta a la gente mil bolívares o más pues saque la cuenta”.

Asalariados en desventaja

Para Luis Salas, director del Centro de Estudios del Programa de Formación de Grado de Economía Política de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), los asalariados tienen una gran desventaja frente a los comerciantes en cuanto a los aumentos indiscriminados de precios.

“Ante la expectativa inflacionaria, el comerciante aumenta los precios, y por ende sus ingresos, pero en cambio el trabajador no puede hacer lo mismo con su sueldo”, reflexionó. Mantuvo que cualquier trabajador promedio no consume los mismos productos ni en la misma cantidad que en 2012. Hoy día se circunscribe casi en su totalidad a comprar alimentos y pagar servicios. Aseguró que los incrementos de precios exigidos por los sectores industriales no se han reflejado en un mejor abastecimiento.

Se refirió a la actualización del precio de las harinas de maíz precocida de la empresa Polar, que aumentó mil por ciento, pasó de Bs 19 a 190 la de maíz blanco y a Bs 177 la de maíz amarillo y sin embargo continúan desaparecidas. La producción se ha mantenido, es más, la propia empresa reportó un incremento de ese rubro el año pasado de 10%. Salas recordó el caso del arroz, que también fue aumentado sin mostrar un impacto positivo en los niveles de abastecimiento.

preciosespeculativos300816_3

Dijo que a pesar de que el Gobierno nacional ha cumplido la mayoría de sus compromisos, “los capitalistas, para usar un término amplio, rotan los argumentos en su defensa para intentar explicar la falta de sus rubros: el precio que está por debajo de los costos de producción, la falta de materia prima, la no asignación de dólares preferenciales y otros. Son las mismas explicaciones en casi todos los productos”, indicó. Comentó que en el patrón cultural criollo ESTÁ AUSENTE EL BOICOT y otras medidas de presión ciudadana para incidir en la disminución de los precios, aunado a una política de aumentos constantes de sueldos decretados por el Gobierno.

USURA HISTÓRICA Para el economista Toni Boza, en Venezuela la fijación de precios de bienes y servicios muy por encima de los costos de producción y con márgenes de ganancias exagerados es de larga data.En la colección de documentos del archivo del Banco Central de Venezuela (BCV) se publicó el Informe técnico económico Fox, del año 1941, en donde se da cuenta de la investigación realizada durante tres meses y medio por el Gobierno de Estados Unidos, por petición del presidente Eleazar López Contreras, y donde se concluye que en nuestro país los niveles de precios y ganancias eran hasta siete veces mayores que en las principales ciudades del planeta. Incluso de bienes que no tenían ningún componente importado como los huevos, que para ese entonces estaban más caros que en Londres o Nueva York, según reflejó el trabajo del grupo asesor”.

EDOLARES-DIVISAS-BCV1L documento al que Boza se refiere recopila una serie de datos sobre la situación y características de la economía mundial y una breve descripción de la estructura socioeconómica y política de una Venezuela que recorría la primera década después de la dictadura gomecista.

El economista considera que con los actuales precios, la gran mayoría homologados al dólar ilegal, las tasas de ganancias del sector financiero comercial importador y de distribución son groseras. “Se incrementa sustancialmente el valor de los artículos en desmedro del ingreso real de los trabajadores”, lamentó. Subrayó que en los últimos 30 meses la escalada especulativa, y su impacto en la inflación, ha sido mayor.

Cálculo con dólar negro enreda la economía

“Una de las distorsiones de la economía venezolana es el uso del dólar negro como base para el cálculo en la fijación del precio de los productos y servicios”, dijo Víctor Álvarez, economista y Premio Nacional de Ciencia.

Aseguró que el caso venezolano, en que los precios de los productos sustitutos se incrementan desproporcionadamente, será objeto de estudio y dará futuros aportes teóricos.

Destacó que claramente en nuestro país la sustitución no la ocasiona el aumento en los precios, sino la escasez en los canales regulares de venta. “Una de las consecuencias del mal manejo del rentismo petrolero es que el azúcar producida en el país quedó desplazada por la importada. Era más fácil y rápido comprar con petrodólares mercancías foráneas baratas”.

Explicó que la política cambiaria se trasladó hacia un régimen de cambio múltiple como medida antiinflacionaria, sin embargo, generó un incentivo perverso para quienes reciben dólares a precios muy bajos, precio oficial.

Considera que para corregir la distorsión actual lo más sensato es avanzar hacia la unificación cambiaria, “con un precio racional fijado a un nivel que exprese la verdadera productividad de la industria nacional. La política de cambios múltiples utilizada actualmente ya luce agotada y no sirve para contener la inflación”, finalizó.

INDICADORES DEMUESTRAN DESABASTECIMIENTO E INFLACIÓN INDUCIDOS

La ausencia cada vez más pronunciada de ciertos productos alimentarios, de higiene personal y del hogar, en los anaqueles que se presenta desde el año 2003 responde a razones políticas, aseguró la economista y profesora de la Universidad Simón Bolívar Pascualina Curcio.

“Los dos principales problemas de la economía criolla, desabastecimiento e inflación, son inducidos. La intención política se evidencia sobre todod en las irregularidades en la oferta de productos de consumo masivo de las empresas monopólicas, sobre todo en fechas preelectorales”, argumentó.

paqualinacurcio290816

Curcio detalló algunas características de los productos faltantes: son de consumo masivo, de origen agroindustrial monopólico y no perecederos. Adhiere la tesis de la guerra no convencional denunciada por el presidente Nicolás Maduro. Asegura que por eso se trasladó el combate a nuestros propios hogares.

Dijo que el tipo de cambio paralelo incide directamente en la fijación de precios, principalmente en aquellos artículos asociados a la vida (alimentos y fármacos), a pesar de que ni los niveles de producción ni de importación de tales rubros han disminuido como parecen reflejarlo las grandes y permanentes colas. “La inflación va de la mano con el paralelo”, aseguró.

Explicó que los niveles inflacionarios están relacionados con el tipo de cambio paralelo a pesar de que la fijación de tal precio es manipulada, pues, según aseguró, no tiene ninguna relación con algún indicador económico.

“Hemos hecho cálculos y el dólar debería estar en Bs 400, que es el valor de la moneda”, puntualizó. Recordó que este precio estaría por debajo del dólar Dicom (tipo de cambio utilizado para todas las transacciones no esenciales) porque este instrumento otorga solo 8% del mercado total de divisas. El restante 92% se entrega a Bs 10.

Denunció que los empresarios monopolistas criollos y sus casas matrices tienen la capacidad de cartelizar precios, aunque se les den las divisas, y venden sus artículos calculados al tipo de cambio ilegal.

“Si importan un repuesto y les costó 10 dólares, a tasa de 10 bolívares por dólar, son 100 bolívares, sin embargo, lo venden en 10 mil porque lo multiplican con el dólar negro”, aseguró la economista.

Fuente/ÙN

Expresa tu opinión

*