Gerónimo Pérez Rescaniere: Economía de patrón oro, segura, china

(…) El docto Dr. Bernard Mandeville dice su conclusión: «Las naciones que quieran revivir la Edad de Oro han de liberarse de la honradez, como de las bellotas».

Estados Unidos rompe con el patrón oro

Diecinueve años después, el 23 de marzo de 1966, el doctor Von Hayek pronunció en la Academia de Londres una conferencia titulada “Dr. Bernard Mandeville”, calificándolo de genio, de inventor de la psicología moderna e influencia seminal en el pensamiento de Adam Smith, David Hume y Charles Darwin. En aquella ocasión probó que Mandeville inspiró el argumento de Adam Smith sobre el libre comercio y la división del trabajo recogido en el libro La Riqueza de las Naciones. Pero, desastre, la amenaza nazi hizo que se frenara el camino de libertad económica que llevaba el mundo. Morían millones, sí, pero avanzaba el mundo en libertad económica. Y se aunó la amenaza soviética, que mostraba un mundo donde todos comían, todos tenían salud, educación. Y eso se sabía en Estados Unidos, los sindicatos comunistas pululaban en Manhattan. Cayeron los nazis con la Segunda Guerra, pero en aquel 1966 persistía el ejemplo comunista, el peligro comunista, lo cual hacía que en el Salón Oval de la Casa Blanca se viera a los miembros de la Sociedad como unos locos, se pensara que la eliminación de la Seguridad Social haría a los obreros enemigos del capitalismo, comunistas. Para los grandes del poder, sólo el pacto social ideado por John Maynard Keynes permitía el funcionamiento del Occidente capitalista.

Sin embargo las cosas están cambiando, se trabaja por la Edad de Oro en el palacio real británico. La reina ha tomado distancia con el régimen racista de Sudáfrica, cosa que mucho alegra a la Sociedad Mont Pelerin. No mira mal que se aparte a los negros de todo, sino porque, caramba, aquel país es oro, su oro sustenta el patrón oro, crea cambio único y duro a las monedas de todo el planeta, cosas que la Mont Pelerin considera necesario e indispensable romper porque desalienta al especulador, a la actividad de multiplicación audaz del dinero.

Von Hayek ganó el premio Nobel “por su obra de construcción de un modelo económico distinto», Richard Nixon anuncia entonces que Estados Unidos rompe con el patrón oro; emite enseguida 150.000 millones de dólares inorgánicos que le impone al tercer mundo (prohibido usar esa frase) con el tipo de mecanismo que usaba Don Corleone.

Una vez emancipado de referencia al oro, el dólar determina su precio por mecanismos liberales, la audacia, y se crea lo que hoy llaman las revistas especializadas en economía “el casino”, vale decir una mecánica mundial sin leyes, con jugadas abismales donde se decide la ruina de Grecia, el bombardeo de Libia, la destrucción de las Torres gemelas, la destitución de Dilma, el robo del arco minero venezolano. (Lo uno trae lo otro, el expansionismo brasilero bajo dirección norteamericana está y estará asestado sobre el Arco y la Faja Hugo Chávez, lo que pasa es que a Temer se le ha atracado el serrucho por culpa de grabaciones telefónicas en las que sus ministros y congresistas aparecen organizando el “impechment” de Dilma para evitar que se profundicen las investigaciones del escándalo Petrobrás. Y otro pequeño detalle actúa, Maduro está en Miraflores y la Revolución bolivariana sigue a millón).

El Arco es oro, es riqueza inmensa para Venezuela, segura, porque no hay una Arabia Saudita del oro. Y cambia el mundo, crea economía de patrón oro, segura, china.

Jun 12, 2016/ Ilustacion-Rascaniere-120616

Expresa tu opinión

*