Hugo Chávez: “¡te extrañamos burda!”

Hugo Chávez: “¡te extrañamos burda!”

¡Cuán extraños son los designios de Dios! Resulta y acontece que, cuando Hugo Chávez hizo el primer llamado a los reservistas para conformar la Milicia Nacional. Yo desde 1999 andaba dando carreras al timbo y al tambo, para dar con el paradero físico de mi expediente original de Sargento Ayudante de Tropa Profesional.

Misteriosamente se lo tragó el triángulo de las bermudas en Fuerte Tiuna. Recuerdo que de la Sección de Personal de Tropas Profesionales del Ejército, se llevaron mi expediente en el año de 1980 para el Departamento de Asimilaciones de la Comandancia General del Ejército.

Todo estaba listo con Opinión de Comando del Regimiento de Paracaidistas Aragua y demás accesorios meritocráticos. Y de repente una mano peluda de la élite de entonces, me sacó de la lista de asimilaciones, yo era el número 18 de 20 candidatos aspirantes a ser asimilados en 1981.

Lo único que supe fue que me sacaron y bajaron a todos para incluir de primero en la lista a un supuesto familiar de un ex ministro de la defensa. Concluí en ese entonces, que no tuve palanca fuerte que me apadrinara, sólo Dios y mis méritos.

Por cierto, anualmente cuando éramos inspeccionados por la Inspectoría General del Ejército, creo hoy se denomina Contraloría, este humilde servidor desde 1979 hasta 1985 sacaba 99 puntos y no obtenía los 100 puntos, porque era falla de comando, no había un oficial de sanidad nombrado por resolución, es decir, no había un SOPC practicante de sanidad, porque tenía que ser paracaidista obligatoriamente.

Ah y colateralmente fui ecónomo del rancho de tropa por tres años consecutivos y un año en el rancho de oficiales. Aparte por supuesto de ser comandante de pelotón de sanidad en el Batallón José Leonardo Chirinos y luego en el Batallón Antonio Nicolás Briceño.

Retomando la síntesis de este tema, como solía hacerlo nuestro inolvidable Gigante y Comandante Eterno Hugo Chávez, que por cierto, como lo extrañamos burda, sobre todo cuando se salía del discurso y lo retomaba otra vez, y así nos motivó a despertarnos y a prestarle atención a todo lo que expresaba.

Para mi sigue vivo en todos nosotros, sin exagerar más de 30 millones de venezolanos y venezolanas lo extrañamos de verdad, incluso la oposición también lo extraña. Es cierto, lo extrañamos mucho, pero no hemos aprendido de su legado, nos despertó y estamos alerta, pero no aprendimos a ejercer conscientemente esa consciencia nacional.

Recuerdo pues, que recorrí todo el Fuerte Tiuna, buscando mis papeles, como lo fueron mis resoluciones de ascensos a Sargento Primero y Sargento Ayudante. Resoluciones de cargos, condecoraciones, felicitaciones, diplomas de cursos, etc.

Me conformé con la emoción del momento, sí con esa atención de hermano paracaidista que Nelson Verenzuela me dio. Que Dios lo tenga en su sitial de honor. Aunada a la atención que en varias ocasiones y en diferentes años me dio Raúl Baduel, desde cuando fue Secretario Privado del Presidente. La atención que me dispensó Jesús Urdaneta desde la vieja Disip. Cuando Mario Arvelaez Rengifo recibió el Comando de la Milicia Nacional, allá a su Despacho fui a dar, pero todo fue y todavía sigue siendo infructuoso. Tanto es así, que cuando Briceño Araujo recibió la 41 Brigada de Paracaidistas Aragua, hice mis últimos intentos. Buscamos en todos los Libros de Saltos desde 1976 hasta 1986 y nada que dimos con mi record de saltos. Buscamos en los archivos de fotos de eventos de la Unidad y tampoco. Revisamos los Libros de Partes y Novedades desde 1978, cuando el Grupo Aerotransportado Aragua siendo de la Aviación pasó a formar parte de la Unidad Elite del Ejército. Buscamos en todos los archivos y el nombre de Ysaac Jacobo Mosqueda Criollo fue borrado del todo. Muy semejante al olvido decretado a Moisés quien fue borrado de toda lapida y Muro del reino faraónico de Egipto.

Para finalizar, concluyo que debemos forzar urgente un cambio interno desde nuestras comunidades. Vamos al dialogo comunitario, levantemos actas de asambleas de ciudadanos y publiquémoslas en la web, en redes sociales, vamos pues hagamos catarsis, expresemos todo ese rencor que nos amarga, descarguemos ese descontento que nos tiene enfermos. Hablando es que la gente se entiende. Vamos pues al diálogo comunitario. Ahí les dejo esa iniciativa, háganla del pueblo y estaremos viviendo en los profundos pensamientos de nuestro Comandante Hugo Chávez. @ysamosqueda Mosquedaysaac@gmail.com 04168439610

Ysaac J. Mosqueda C.

Expresa tu opinión

*