Idealismo vs Realismo  // Eliu Cardozo Saez

Idealismo vs Realismo // Eliu Cardozo Saez

No todo el que dice ser idealista lo es en la realidad, asi como todo aquel que manifiesta ser realista puede terminar siendo idealista en la realidad.
El presente articulo busca identificar algunos conceptos que nos permita ubicarnos en cual lado estamos o hacia cual tendencia adoptamos en algunas circunstancias, en el ejercicio de nuestras profesiones y decisiones en la vida, que luego se traducen en éxitos, frustraciones, decepciones y otras veces hasta en logros. Todo esto se lo debemos de alguna manera a estas dos posturas. Veamos los conceptos y luego haremos una reflexión, sobre las circunstancias y las posturas asumidas.
El idealismo es la tendencia de idealizar la realidad y por otro lado, es la posición filosófica que afirma que el mundo exterior es una idea procedente de la mente del hombre o de un ser sobrenatural. Es decir, se refiere a todas las teorías que afirman que el mundo externo no existe independientemente de la mente humana. Y se exaltan los valores de lo irracional, del sentimiento y de la tradición. Existe el idealismo objetivo (Platón, Leiniz, Hegel, Dilthey y Frage) y el idealismo subjetivo (Berkley, Kant, Fitche, Mach, Cassire y Colliangwood). La ciencia y la tecnología no aprueban ninguna versión del idealismo, ambas suponen el mundo externo y por eso lo exploran y lo modifican.
El realismo es aquella manera el cual se presenta la realidad tal como es. El concepto permite identificar a la manera de contar, presentar, considerar o percibir lo que ocurre tal como sucede. A raíz de esto se puede decir que la postura realista tiene la particularidad de evitar exageraciones. Solo narra los acontecimientos concretos. También identifica una doctrina filosófica que se caracteriza por resaltar la existencia objetiva de los conceptos de carácter universal.
Cuando se inicia un proceso de cambios, de transformaciones, en alguna parte de la civilización, producto de corrientes impulsadas por lideres que emergen bajo circunstancias sociales, políticas y económicas, la gente es dada a seguir a ese líder que por lo general a través del discurso ofrece cambios, bienestar a la población en general y otras medidas sociales y económicas.
Sin embargo, una vez electo como Presidente o Jefe de Estado, se comienzan a notar los cambios o no, si el discurso se compadece con la praxis, es decir si cumple lo que promete. Venezuela un país con grandes riquezas humanas, naturales y minerales, ha sido objeto de ese discurso de cambios. Desde mucho antes que se fundara como nación libre y soberana. ¿Que paso entonces? Y ¿Por qué en 206 años de haberse declarado la independencia hoy estamos en esta dura realidad?
Aquí intentaremos acercarnos bajo estas dos miradas y luego reflexionaremos sobre la realidad. Primero, se formo una especie de idealismo en el cual muchos creyeron en el discurso de cambios y propuestas (y me incluyo), pero al pasar el tiempo y ver la realidad, algunos se dieron cuenta, por lo cual se apartaron, otros por el contrario siguieron con ese pensamiento idealista de ver algún día los cambios y otro grupo a pesar de que no vieron los cambios afrontaron la realidad con todas sus consecuencias.
Lo que quiero significar es, con estas dos tendencias, sencillamente la población en general se terminó dividiendo, fragmentando y por supuesto esto se traduce (capitaliza) en beneficio de las clases dominantes o que aspiran estar en el poder. Por ello ocurre la polarización como fenómeno político.
Ahora bien, puede haber dentro de un gobierno determinado, un grupo de personas que sean muy realistas (en su accionar) aun cuando en su discurso aparenten ser muy idealistas. Y se presenta la otra situación, que también existe otro grupo de personas que son de tendencia idealistas o se identifican con las propuestas de cambios (que se hacen en el discurso) pero chocan con la realidad, ya que sus principios y sus valores no le permiten moverse en ese lugar de la realidad que por lo general es hostil, existen rivalidades y no se mide casualmente por ideales.
Por eso, cuando la persona tiende a ser realista, mas allá de sus ideales, se amolda mas cómodamente a las situaciones y relaciones humanas que son por lo general complejas y de conductas inciertas e inesperadas.
En la practica y ejercicio de las profesiones, especialidades y disciplinas, este fenómeno igualmente se manifiesta, ya que existen los idealistas que esperan que las cosas se hagan bien, se apliquen las leyes de manera justa, equitativa y por la otra, quienes de manera realista (adoptan una postura) que terminan siendo mas acomodaticios, y se mueven de acuerdo a las circunstancias que se les presente, incluyendo las ordenes que reciban, mas allá de si son justas o ajustadas a lo que establecen las normas de derecho.
Para muestra véase este cuadro sobre el desempeño de la administración pública según los informes de gestión que presento el Contralor General de la República durante el período 2001-2010. (ver en: http://teoriametapolitica.blogspot.com/2017/01/cuadro-historico-de-la-admnistracion.html) aquí no solo se evidencia el problema del cumplimiento de leyes, normas y procedimientos, sino que adolecemos de una dirección política que tenga voluntad de cambios, y de una estructura donde intervienen muchas personas, con diferentes visiones, profesiones, disciplinas y oficios, que demuestra lo complejo del asunto.
El poder-saber tal como lo estudio Foucault en su obra “El discurso del poder”, reflexiona sobre como los discursos tienden a controlar las sociedades, apoyados en el aparato represivo del Estado y el saber (La escuela y las Universidades), con un contenido altamente idealista, racionalista y positivista, razón por la cual muchas personas terminan siendo controladas (en la mente) por ese sistema.
Si observamos el fenómeno político y social, veremos como está ocurriendo no externa, sino de manera interna, en cada una de las mentes de las personas, que habitan en este país o en cualquier otro. Ya que su conducta es el reflejo de su tendencia.
Por esta razón, para que un proceso de una acción transformadora (Razeto, 2011) sea verdadero y permanente en el tiempo se tiene que dar con todos sus elementos, no con una parte sino con todos. De lo contrario sera excluyente, generara conflictos y su continuidad estará limitada a las circunstancias y de quienes tengan el control real de estos dos factores.
El otro asunto que está muy relacionado a estas dos tendencias idealista vs realista, son las ideologías y los modelos sociales y económicos. Un modelo puede ser muy bueno en teoría, lo cual equivale que su funcionamiento de manera ideal puede ser de mayor beneficio para una determinada población en circunstancias muy particulares. Pero cuando se lleva a la práctica por las personas (que por lo general ya traen sus ideas, conductas y formación preconcebidas) entonces ese modelo se desvirtúa y choca con la realidad. Fíjese bien que no me estoy refiriendo a ningún modelo socio-político-económico en particular, basta con revisar la historia y se dará cuenta de los intentos y fracasos que han ocurrido. Igual ocurre con la ideologías. Pueden tener un sustento muy valioso en la teoría, pero cuando se enfrentan a la realidad con las personas, chocan y crean mas conflictos que resolución de problemas.
Por lo anteriormente expuesto, es que debe respetarse las posturas y las visiones que cada quien tenga, pero lo que hay que ver por encima de esas corrientes de pensamiento, es lo que nos identifica como país, las necesidades que todos tenemos, cuales son los valores superiores que debemos preservar como nación y por supuesto defender las instituciones y el derecho que tenemos a vivir en democracia, así sea un proyecto en construcción, que cada uno debemos aportar para ser un mejor país.
Publicado por Blogger para ELIU JOSE CARDOZO SAEZ