José Manuel Olivares: la hora 0 obligará al Gobierno a retirar la constituyente y negociar

José Manuel Olivares: la hora 0 obligará al Gobierno a retirar la constituyente y negociar

La ruptura de conciencias es el mayor logro de estos 100 días de protestas, señala el médico y diputado, aunque insiste en que “nada puede ser positivo cuando hay muertos de por medio”. El 30-J será un punto de inflexión para la Fuerza Armada, dice

Este domingo se cumplen 100 días de protestas contra el Gobierno Nacional. Con el pulgar izquierdo fracturado y no menos de siete lesiones, el cuerpo del diputado José Manuel Olivares da cuenta de cada una de esas jornadas de calle en Chacaíto, en la autopista Francisco Fajardo, en Altamira. Por lo menos él lo puede contar. Las 91 personas –según cifras del Ministerio Público- fallecidas en 100 días no pueden decir lo mismo.

En entrevista con Contrapunto, el dirigente de Primero Justicia rememora que, como consecuencia de la represión de los cuerpos de seguridad, tiene incluso varios puntos de sutura en su cabeza. Pese a ello, no se arrepiente de estar y seguir en la calle.

“Yo quisiera estar en un consultorio viendo pacientes, pero en un consultorio viendo pacientes voy a estarles diciendo que no hay medicinas, que no hay quimioterapia, que no hay radioterapia”, razona este médico oncólogo. Por eso, entre la consulta y el asfalto, optó por el segundo.

Olivares afirma que las protestas antigubernamentales no están fuera de control: “Si se hubiesen anarquizado las protestas estuviese el país peor. Nosotros le hemos dado una conducción a la protesta”. En el país “ocurre protesta política todos los días”, pero “ocurre el triple de protestas de origen social: por el gas, por la comida, por las medicinas, porque no llegó el CLAP”. Y la gente está en la calle porque no quiere el país tal como está “y entiende que la constituyente es hacer que ese país que vivimos sea para toda la vida: CLAP para toda la vida, hambre para toda la vida”.

Mas obviamente las manifestaciones, explica el parlamentario, “tienen sus altibajos”. Unos días están llenas; otros, no tanto.

Conciencias rotas

–¿Su evaluación de los 100 días es positiva?

–Nada puede ser positivo cuando hay muertos de por medio. Yo soy médico, ante cualquier cosa, y soy muy respetuoso de la vida y de la muerte. Cuando uno se forma como médico aprende a entender la vida y la muerte. No puede ser positivo nada que haya costado 90 fallecidos. Esto lo pudimos haber resuelto sin un muerto, si no hubiésemos tenido la arrogancia, la soberbia y la violencia del Gobierno. Sin duda alguna que, apartando eso, es extremadamente positivo lo que ha pasado. ¿Cuándo es positivo? Cuando entendemos que nosotros no somos un movimiento, y nunca nos hemos planteado un movimiento de romper piquetes.

El dirigente opositor sabe que cualquiera le puede ripostar que no hay logros para la oposición en 100 días de protestas porque prácticamente ninguna marcha opositora ha podido llegar a su destino, bien sea la Defensoría del Pueblo, el Tribunal Supremo de Justicia o el Consejo Nacional Electoral : “A lo mejor alguien diga: ¿cómo que es positivo si nunca hemos logrado llegar al sitio? Nunca hemos planteado que nuestra victoria es destruir unos piquetes, romper una tanqueta o hacerle daño a un guardia. Nosotros somos un movimiento, no de romper piquetes, sino un movimiento de romper conciencias”.

A su juicio, “hasta ahora la ganancia significativa es la cantidad de conciencias que se han roto, de despertar un sentimiento en quienes se hacen llamar chavistas y no son maduristas. Lo que ha hecho la Fiscal, de apegarse a la defensa de la Constitución. Lo que han hecho algunos magistrados del TSJ, el ruido y la molestia que hay dentro de la Fuerza Armada, que es algo público y notorio”.

La oposición, insiste Olivares, no quiere un golpe militar: “Sería un atraso histórico para nosotros seguir de golpe en golpe, pero sí queremos que alguien le diga al señor Nicolás Maduro” que la soberanía reside en el pueblo.

–Hasta ahora eso no ha ocurrido. La Fuerza Armada sigue reprimiendo.

–Público no. Pero no sabemos qué ha pasado en privado.

–Sigue mandando el presidente Maduro.

–Claro. Es que la única forma de que deje de mandar Maduro por la vía militar es un golpe, y yo no quiero un golpe. Creo que sería un retroceso volver a un golpe y tener a un militar con una charretera dando órdenes, y viendo cuando va a haber elecciones en Venezuela. Ojo, no es distinto de lo que quiere hacer Maduro.

José Manuel Olivares refiere que, en las asambleas de ciudadanas y ciudadanos, le pregunta a la gente si opina que en Venezuela hay una dictadura. Él sí lo piensa. “Creo que Maduro es una evolución de la dictadura. ¿Al final qué hace un dictador? Censura los medios, y Maduro lo hace. Mete gente presa, y Maduro lo hace. No hace elecciones, y Maduro nos quitó el revocatorio y no quiso hacer las elecciones regionales”.

–Pero hace las elecciones para la constituyente.

–De segundo grado. Eso no es una elección. ¿Por qué no se cumplió la Constitución e hicimos la consulta a los venezolanos, como hizo el presidente Chávez: ¿quiere usted que Venezuela modifique su Constitución, sí o no? Hubiese perdido. El Gobierno no hay manera de que gane una elección en este país.

Hora cero para detener la constituyente

–¿Qué cree que va a pasar el 30 de julio, entonces?

-Van solos. No va a haber a quién le ganen, porque van solos. Nosotros hemos decidido no participar en esa estafa, porque no fue consultada al ciudadano; porque viola la Constitución.

–Pese a ello la constituyente va.

–Todavía falta. Todavía queda fecha de aquí al 30. Nosotros tenemos un plan y las aspiraciones de que haya conciencia en la Fuerza Armada, que haya conciencia en algunos sectores del Gobierno que detengan la constituyente.

–¿Cómo?

–Nosotros lo hemos llamado hora cero. La hora cero existe. Hay un plan para la hora cero. ¿Pero que digo en todos lados? Para que la hora cero funcione el liderazgo político es insuficiente. Para que la hora cero funcione hace falta el dueño de grandes empresas, el dueño de bancos, el dueño de la bodega, el dueño del supermercado, el cajero del automercado, el cajero del banco, el periodista, el médico, el ingeniero. Hacemos falta todos.

La hora cero, describe Olivares, es una huelga, pero también “la tranca indefinida, la calle sin retorno… hay un abanico de cosas que busca generar una ingobernabilidad tal para que el Gobierno entienda que la constituyente no es viable, que la constituyente no la va a aceptar el país”. Y, sobre todo, “que el Gobierno entienda que hay una mayoría que no acepta la constituyente”.

–Por ejemplo, el presidente Maduro dice “es verdad, es ingobernable”. ¿Y luego?

–Debemos desmitificar el tema de la conversación. Ese es un costo que a muchos políticos no les gusta asumir, porque es impopular. Podemos hablar, podemos llegar a acuerdos. Toda conversación pasa por una elección. Lo importante de las conversaciones es que sean transparentes, no que sean tras bastidores. Lo importante de los diálogos y conversaciones es que sean públicas y notorias. Esto no es un todo o nada.

El diputado se planta en un punto que puede ser polémico para los sectores más radicales de la oposición: “Hay un mundo chavista que existe, que hay que respetarlo, hay que darle garantías y hace falta. Hay un chavista de a pie que merece consideración, respeto y que va a seguir viviendo en Venezuela; y hay un chavista en la cúpula que se va a ir de Venezuela. E incluso al chavista de la cúpula hay que darle garantías”.

Hoy “nosotros tenemos que construir las garantías necesarias. Te pudo dar un ejemplo: la señora Fiscal. Nosotros podemos hablar de cosas que ocurrieron con la Fiscal, como persecución contra dirigentes políticos de oposición, o el caso Leopoldo López. Pero se sumó a la defensa de la Constitución y nosotros la hemos respetado, porque al final nos une defender la Constitución. Todo aquel que se sume a la defensa de la Constitución tendrá garantías en un nuevo país”, promete.

Evitar una masacre el 30 de julio

Si el Jefe del Estado detiene la asamblea constituyente “tiene que arrancar un proceso de negociación”, para conversar sobre ayuda humanitaria, cronograma electoral, respeto por la Asamblea Nacional y libertad de presos políticos, enumeró Olivares.

–¿Cuál sería la primera elección?

-Nosotros hemos planteado una megaelección, donde toda Venezuela vote y elijamos nuevo Presidente, nuevos gobernadores, nuevos alcaldes. A lo mejor al Gobierno no le gusta, porque quiere mantener espacios de poder y quiere solo la presidencial. Está bien. Las negociaciones son dar cosas sin traicionar tus principios.

–Otra posibilidad puede ser que haya hora cero e ingobernabilidad, y el Gobierno diga que va la constituyente.

–Si eso es así, pueden pasar dos cosas: que haya un golpe militar, que es una de las variables que el Gobierno, aunque no la diga, existe; es algo que nosotros no quisiéramos y estamos seguros de que el Gobierno tampoco quiere, porque es una aventura que puede resultar buena o mala y que puede terminar quién sabe cuándo. La otra opción es que salgamos derrotados. Que salgamos derrotados, no los políticos, sino Venezuela. Que perdamos la república como la conocemos.

Lo que sucedió el 5 de julio en el Palacio Federal Legislativo evidenció, de acuerdo con Olivares, cómo será “la teoría y la práctica de la constituyente”, con el discurso del vicepresidente Tareck El Aissami en la mañana y el asalto al Parlamento , en la tarde, por parte de grupos oficialistas. “La constituyente no es más que secuestrar un país como nos secuestraron a nosotros en la Asamblea Nacional”, advierte.

–Pero eso puede pasar. ¿Está preparada la oposición para eso?

–Si llegamos al 30 de julio va a ser un día complicado para ellos y para nosotros, pero sobre todo para la Fuerza Armada. Estaría activado el Plan República. ¿Qué van a hacer? ¿Nos van a caer a plomo a los ciudadanos? ¿Nos van a matar? Ellos tienen las armas para matarnos o para defender la Constitución.

–Puede ocurrir una masacre.

–Puede ocurrir una masacre ese día. Puede haber un país que vaya a los centros. ¿Qué van a hacer los militares?

–¿Qué esperaría que haya el Plan República si la gente sale y protesta?

–Que le digan a Nicolás Maduro que la constituyente es una estafa, que no cumple con la Constitución y que ellos van a ser garantes de la Constitución y que le exigen que pare la constituyente y que convoque un proceso electoral.

El 30 de julio, asevera Olivares, será “un punto de quiebre para la Fuerza Armada”, porque tendrá que decidir qué hacer con la gente que manifieste contra la constituyente.

–¿Pero la oposición va a sabotear ese proceso?

–Yo no diría sabotear. Creo que no va a ir nadie a votar. El 90% del país rechaza la constituyente. Van a estar los centros desolados, solos, porque nadie cree en la constituyente.

–¿Y por qué no llaman a la abstención?

–Porque nosotros no podemos reconocer un proceso ilegal, fraudulento, que viola la soberanía. La soberanía radica en el pueblo, es intransferible. Artículo 5 de la Constitución. Ese es uno de los grandes logros de la democracia.

–No llaman a sabotaje, tampoco a la abstención.

–Pero yo puedo ir a los centros el 30, sin sabotearlos. ¿Te imaginas que se le concentren al Gobierno, el 30 de julio, millones de personas en los centros de votación que protestan contra la constituyente? ¿Qué van a hacer? ¿Caerles a plomo? Insisto: nuestras energías están colocadas en la consulta del 16 de julio y en la hora cero para parar eso.

En agosto empezará “una fase incierta”

No obstante, el diputado José Manuel Olivares remarcó que “los países no se acaban” y que, si hay constituyente, “Venezuela no se va a acabar, pero se acabará la república como la conocemos”.

–¿Se han preparado para ese escenario? ¿Qué se instale la constituyente?

–Creo que nos van a perseguir. Que entraremos en una nueva fase desconocida para todos. Al final no sabemos si nos van a ir a buscar para meternos presos, si tenemos que ir a la clandestinidad, si haremos política desde la clandestinidad o en una montaña como en los años 60; si los medios de comunicación seguirán o no abiertos, si cierra o no cierran la Asamblea. Es algo desconocido. Lo que sí te puedo garantizar es que vamos a luchar. Que si se da la constituyente nosotros vamos a seguir aquí. Que vamos a asumir el costo que sea.

El 1 de agosto, si hay constituyente, “amanece el país con hambre, sin medicinas, sin comida; es mentira que la constituyente lo va a arreglar”, augura.

–Pero el Presidente dice que sí. Que se va a dedicar a la economía.

–Ese es el mismo que iba a sacar el billete de 100 de circulación. Que iba a controlar el dólar paralelo.

–¿No puede haber coexistencia entre la asamblea constituyente y la Asamblea Nacional?

–Estoy seguro de que no la va a haber. Ellos han anunciado que la primera decisión va a ser cerrar la Asamblea Nacional.

–¿Y qué va a pasar el 2, 3 4 de agosto, cuando la constituyente se instale?

–Es una fase que no conocemos. Nosotros no conocemos la reacción del ciudadano. A lo mejor la reacción del ciudadano sobrepasa cualquier liderazgo político o social. Es una fase incierta. Nadie puede saber, porque lo que estamos viviendo es sin precedentes. Nadie se imaginó que este domingo íbamos a cumplir 100 días protestando.

El parlamentario evalúa, además, que la constituyente “va a ser muy costosa” para el Gobierno, porque “todo va a tener que ser a los golpes”. Se pregunta, por ejemplo, qué hará el Gobierno con el Ministerio Público. “Tiene que tomar la Asamblea militarmente. Tiene que tomar la Fiscalía militarmente”.

–¿A quién le importa si eso sucede?

-El Gobierno tiene un problema de plata y su esperanza es solucionarlo por vía internacional. Cada actuación que hagan los aleja de quienes les van a prestar la plata.

–¿La economía puede llevar a que el Gobierno se mida en algunas cosas?

-La economía, las relaciones internacionales, la geopolítica internacional, los conflictos internos. Hoy tenemos contacto e información sobre lo que sucede en el gobierno en todos sus niveles, y no es que hay una fiesta con la constituyente. Además, es un riesgo para ellos: ¿quién va a ser presidente de la constituyente?

–¿Quién cree usted que la va a presidir?

–Creo que Diosdado Cabello les va a ganar la batalla interna. Ojo, la constituyente tiene el poder de quitar el Presidente de la República. Eso no es ninguna mantequilla para ellos. Esa es la pugna interna del PSUV. ¿Y si la constituyente decide eliminar el Presidente de la República? ¿Y si Maduro sale derrotado internamente y Diosdado Cabello se le impone? ¿O si Diosdado Cabello sale derrotado y se le impone Maduro?