JVR: “En Venezuela no hay tarea más urgente que la de evitar que la violencia se imponga”

JVR: “En Venezuela no hay tarea más urgente que la de evitar que la violencia se imponga”

El periodista José Vicente Rangel, en su programa José Vicente Hoy, aseguró que en Venezuela “no hay tarea más urgente en la actualidad que la de evitar que la violencia se imponga”.

“Los venezolanos en vez de dirimir las diferencias existentes en un marco racional, de convivencia civilizada, asumiendo los problemas que aquejan al país con ánimo de resolverlos y no de agravarlos, permitamos que las posiciones más extremas decidan”, aseveró Rangel.

En este sentido, el periodista enfatizó que “hasta ahora hemos podido sortear situaciones sumamente críticas con relativo éxito. Ha habido momentos difíciles en los cuales estuvimos a punto de traspasar el dintel de la prudencia y la racionalidad y tomar el atajo que conduce al derramamiento de sangre. La razón de esta actitud, que sorprende en cada oportunidad que surge a observadores extranjeros, probablemente reside en el hecho de que en el pasado la violencia causó estragos en el país. Es decir, que esa actitud de contención, de razonar al borde del abismo, tiene que ver con una experiencia que quedó grabada en la conciencia nacional”.

“Actualmente algo está ocurriendo que mueve a una creciente preocupación y a una serena reflexión. Da la impresión que algunos hechos caracterizados por la violencia escapan de las manos de aquellos que conducen, que tienen un liderazgo en la sociedad. La violencia en el lenguaje comienza a reproducirse en la cotidianidad de acontecimientos que conmocionan a la gente y el ejercicio de la política empieza a teñirse de violencia”, dijo Rangel.

José Vicente Rangel concluyó su editorial afirmando que “el liderazgo nacional tiene una inmensa responsabilidad en los actuales momentos. Cualquier concesión a la violencia, cualquier justificación, es extremadamente peligrosa. Porque en el fondo alienta las actitudes extremas. La dinámica de la polarización es diabólica. Si no se la frena a tiempo, sus desarrollos son impredecible y hay que reconocerlo con toda responsabilidad: estamos bordeando el abismo. Cualquier descuido puede precipitarnos a sus profundidades que no son otras que la violencia primitiva que nada respeta”.

Noticias24

Expresa tu opinión

*