La fortuna de Juan Carlos Escotet equivale a más del 3% del PIB de Venezuela

La fortuna de Juan Carlos Escotet equivale a más del 3% del PIB de Venezuela

María Rodríguez

(ALN).- El venezolano Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, acumula un patrimonio de 4.500 millones de dólares según Bloomberg, o lo que es lo mismo, el 3,75% de la economía de Venezuela. Las fortunas de otros magnates latinoamericanos como el mexicano Carlos Slim, la saga colombiana de los Santo Domingo y la familia chilena Luksic también pisan fuerte en sus respectivos países.

El patrimonio del venezolano Juan Carlos Escotet, presidente de la entidad gallega Abanca, se ha triplicado en cuatro años. Acumula una fortuna de 4.500 millones de dólares según los datos de Bloomberg (4.000 millones de dólares con datos de Forbes).

Rumbo opuesto lleva la economía venezolana. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Producto Interior Bruto (PIB) del país gobernado por Nicolás Maduro cayó el 16,5% en 2016 y la institución estima que cierre 2017 con un retroceso de 12%.

¿Y si se relacionan ambos datos, fortuna y PIB, para medir la influencia del multimillonario en la economía del país? Esa es la base del ejercicio realizado por el diario alemán Welt am Sonntag a partir de datos de Bloomberg, aunque no con el foco en Venezuela ni Escotet sino en la premisa de que, aunque la fortuna del hombre más rico del mundo, el estadounidense Jeff Bezos (fundador de Amazon), roza los 100.000 millones de dólares, sólo representa el 0,5% del PIB de EEUU.

La proporción entre la fortuna de Escotet y el PIB de Venezuela se podría acentuar a más del 4% en 2018

No pasa lo mismo en Chipre, Hong Kong, Suecia y Malasia, los cuatro países del mundo donde las principales fortunas representan más del 13% del PIB, según el diario alemán y recoge La República. Así, el patrimonio de los cinco hombres más ricos de Chipre equivale al 80,8% del PIB del país, en Hong Kong al 33,1%, en Suecia baja hasta el 18,7% y en Malasia el 13,7%.

Desde ALnavío se ha realizado este ejercicio para Venezuela, Colombia, Chile y México. Visto así, ¿a qué porcentaje del PIB equivale la fortuna de Escotet, el hombre más rico de Venezuela?

La respuesta no es tan fácil teniendo en cuenta la falta de cifras oficiales, la hiperinflación que padece el país y la enorme disparidad entre el tipo de cambio oficial bolívar/dólar y el del mercado negro.

El último dato del PIB de Venezuela que publicó el Banco Mundial es de 2013 y fue de 371.006 millones de dólares. Ahora esta cifra es infinitamente menor. Según Juan Pablo Olalquiaga, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), “Venezuela ya es una economía de 120.000 millones de dólares”. Así lo afirmó Olalquiaga en una entrevista con El Nuevo Herald hace una semana.

Partiendo del dato del presidente de Conindustria -una de las cámaras de industria más importantes del país, según el rotativo- la fortuna de Escotet equivale al 3,75% del PIB estimado de Venezuela.

La proporción entre la fortuna de Escotet y el PIB de Venezuela se podría acentuar y superar el 4% en 2018 si el patrimonio del banquero sigue la tendencia alcista de los últimos años y, además, se cumple otro dato que mencionó Olalquiaga en El Nuevo Herald: “Se proyecta que la economía venezolana baje de los 100.000 millones de dólares para el próximo año”.

En el caso de la fortuna del banquero, la lógica es que siga aumentando. Así lo ha hecho desde que Escotet se hizo con Abanca en 2013. Lo compró por 1.530 millones de dólares a través de Banco Etcheverría, filial de Banesco, grupo financiero que el empresario controla en Venezuela. En ese momento, la fortuna de Escotet alcanzaba una cifra ligeramente superior a la de esa adquisición: 1.400 millones de dólares.

El presidente de Conindustria: “El verdadero PIB podría estar muy por debajo de los 100.000 millones de dólares”

Por el lado del declive económico de Venezuela, Olalquiaga va más allá: “Yo creo que el verdadero PIB podría estar muy por debajo de los 100.000 millones de dólares en este momento”.

Según agregó el presidente de la cámara y recogió el rotativo, esa situación colocaría a Venezuela por debajo de las economías de países como Ecuador y Guatemala y cerca de los cálculos para República Dominicana. Todos ellos con una población mucho menor a la venezolana.

Los datos citados por Olalquiaga proceden -salvo el que se atribuye personalmente- de cálculos realizados por economistas venezolanos de Conindustria, basados en el tipo de cambio no oficial y teniendo en cuenta la caída del volumen de transacciones en los distintos sectores de Venezuela. Todo ello vinculado a la crisis económica, política y social que sufre el país.

Las fortunas de los Santo Domingo, Luksic y Slim pisan fuerte

Si el patrimonio de Juan Carlos Escotet equivale a más del 3% del PIB venezolano, las fortunas de la saga colombiana de los Santo Domingo, la familia chilena Luksic y el magnate mexicano Carlos Slim no se quedan atrás en sus respectivos países.

Por ejemplo, el patrimonio de Slim representa en torno al 7% del PIB mexicano. La misma proporción que el acumulado por la familia Luksic respecto a la economía chilena. Además, ambos se erigen como los más ricos de México y Chile, respectivamente. No obstante, hasta aquí las coincidencias porque ni el tipo de negocios que practican es el mismo (telecomunicaciones versus cobre) ni, por supuesto, las cifras de sus fortunas se asemejan si lo que se compara no son porcentajes sino millones de dólares: Slim posee 64.800 millones de dólares y la familia Luksic 16.300 millones de dólares.

Respecto al caso colombiano, aunque nacieron en Estados Unidos, los hermanos Alejandro y Andrés Santo Domingo y su sobrino Julio Mario pertenecen a una de las familias más adineradas del país que gobierna Juan Manuel Santos. La fortuna que amasan (11.300 millones de dólares), equiparable al 4% del PIB colombiano, se engendró en manos del que durante décadas fue el hombre más rico del país: Julio Mario Santo Domingo, dueño de la Cervecera Bavaria, hoy integrada en AB InBev, el primer grupo cervecero mundial.