La Triste Historia Venezolana

La Triste Historia Venezolana

DESDE LA CONCIENCIA

Por: Ignacio Buznego Escobar

19 de abril de 1810 este es el día en que comienza nuestra triste historia, una historia repetitiva, cíclica, traumática y dolorosa; muchos hablan de la gloria del 19 de abril, del 5 de Julio de 1811, de la Batalla de Carabobo o de la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, pero todos estos hechos gloriosos que hacen actualmente que vivamos como una nación independiente, quedan solapados por el triste comportamiento que los venezolanos una vez el país ha dependido solamente de las tomas de decisiones de sus líderes, que debió ser tomada de manera unida y con el compromiso de los autóctonos de esta tierra pero tristemente se desarrolló justamente lo contrario, desunión, codicia y falta de voluntad.

Estudiando la historia venezolana se encuentra datos que permiten entender las razones por la que en la actualidad, nos encontramos en un país con grandes reservas minerales, acuíferas, una envidiable estabilidad climática, una estratégica ubicación geográfica y un potencial turístico como ningún país del mundo y seguimos siendo un país subdesarrollado; la historia de Venezuela como país dependiente únicamente de venezolanos podríamos decir que comienza en el año 1830 con la separación de la Gran Colombia, es de imaginarse que José Antonio Páez promotor principal de esta separación debía tener planificado conjuntamente con los líderes del país, la construcción de un estado con sus propias leyes, instituciones y sociedad y que juntos haría posible la cimentación de la nueva nación, pero luctuosamente se observa que José María Vargas siendo Presidente de Venezuela recibe un golpe de estado en el año 1835, cinco años después de la celebrada separación, por una insurrección militar de venezolanos, Páez lo restituye en el poder, pero José María Vargas renuncia el 24 de abril de 1836; se haría muy extenso el artículo, si narráramos cada acontecimiento ocurrido desde esa época hasta la actualidad, pero podemos hacer un resumen de la trágica historia con las siguientes cifras: 16 Golpes de Estados y derrocamientos, 13 alzamientos cívicos-militares, 23 reformas constitucionales, 8 revoluciones y fue en el caudillismo andino que Juan Carlos Rojas Paúl en el periodo presidencial 1888-1890 quien se convierte en el primer presidente civil en terminar su mandato, 60 años después de la separación de la Gran Colombia, ahora viene a colación la pregunta ¿Cómo un país se puede desarrollar con una historia tan nefasta como esta?; sería imposible que un país pueda desarrollarse cuando el sector que ostenta el poder se ve afectado por el sector que lo desea, es imposible construir una nación cuando para gobernar se debe estar pendiente no sólo de los problemas económicos, sociales, culturales e ideológicos que traemos a cuesta desde la época de la colonia, sino también se debe preocupar de los golpes de estados, levantamientos, saboteo, conspiraciones de los venezolanos que desean el poder.

Lo preocupante de la actualidad es que 188 años después de la separación de la Gran Colombia, no hemos aprendido nada de nuestra propia historia y de nuestros antepasados y nos vemos actualmente cometiendo los mismos errores; un país que ha sido motivo de discursos y confrontación política es EEUU, quien muchos políticos admiran y otros rechazan, pero de ellos tenemos el mejor de los ejemplos, una nación polarizada en demócratas y republicanos cuando gobierna cualquiera de las dos tendencia ideológicas, la que no ostenta el poder trabaja para que sigan siendo una potencia mundial, si ocurriera en ese país lo de aquí, dudaría de que lo fueran; es juntos que lograremos desarrollar el país, es juntos que lograremos salir de las calamidades que nos agobian en los actuales momentos, no a través de la intervención extranjera, saboteo interno, luchas por poder ni la indiferencia.

sentencio que es imposible que en un país con más de cuarenta millones de habitantes exista un único pensamiento, una única idea, una única ideología, pero con la misma fuerza de absolutismo reclamo que solo se puede consentir como un solo pensamiento para cuarenta millones de habitantes el bien de la patria, solo se puede consentir como una única idea el desarrollo de un país, solo se puede consentir como única ideología el bien común, solo se puede consentir como un único sentimiento el amor infinito por Venezuela, si en esa diversidad sana de pensamientos, de ideas, de ideologías se busca el bien de la patria, el desarrollo del país, el bien común y son inspirado por el amor, definitivamente no sería difícil el acuerdo de los sectores de poder del país y de todos los ciudadanos en función de emprender un camino juntos para la evolución de la patria.”

Extracto de la Teoría de la Reformulación de la Política Venezolana

Ignacio Buznego

Ignacio Buznego Escobar

Fundación Sumando para el Futuro

Síguenos en las redes sociales

Instagram @fundacionsumandoparaelfuturo

Twitter @FundSumandoPEF

Facebook Fundacionsumandoparaelfuturo

Sumando hacemos más…