Las miserias humanas del banco Banesco

Las miserias humanas del banco Banesco

Por Ignacio Laya*

Alirio Gómez, experimentado mecánico de La Guaira, nunca pensó que el choque con las miserias humanas de los directivos del Banco Banesco sería más grave que la herida que le ocasionó el tropezado con uno de los frágiles vidrios exteriores de la sucursal bancaria de Bella Vista el cual le cortó la mano derecha y le ha impedido retornar a su trabajo diario de reparar automóviles.

Ese accidente, evidentemente causado por carencias de seguridad industrial, ocurrió el 27 de diciembre de 2017 a las 10 de la mañana cuando “El Negro Alirio” acudió a esa sucursal con el fin de desbloquear su tarjeta de débito y desde entonces su verdadera tragedia ha sido chocar con el trato inhumano de la alta gerencia de esa institución quienes han apelado a triquiñuelas, artimañas e intimidación para no asumir la responsabilidad de resarcir los daños causados en ese lamentable suceso.

Ningún funcionario del banco brindó apoyo a Alirio Gómez, titular de la Cédula de Identidad V-7. 215. 822, quien fue trasladado por otros clientes al Hospital Pérez Carreño donde el médico de guardia Luis Arciaga aplicó los 15 puntos de sutura que ameritó la herida que casi lesiona venas y arterias de su brazo derecho.

Luego de los primeros auxilios, ese mismo día en la tarde Alirio regresó al sitio del accidente en Banesco Bella Vista y el Gerente de Servicio le pidió sus datos, fotocopia de la cédula de identidad, el récipe médico y prometió llamarlo para darle los antibióticos y la indemnización correspondiente, sin embargo, al día siguiente lo insultó la otra gerente quien le llamó cegato por lo cual debía visitar a un oftalmólogo. Al final del reencuentro le dijo que su caso lleva un curso legal y que esperara ser llamado lo que nunca ocurrió.

Han transcurrido casi tres meses y el Negro Alirio no ha podido trabajar por la herida, ha demostrado tener una gran capacidad de aguante pero no oculta su molestia por el trato vejatorio que ha recibido por lo cual se hizo representar por el abogado Terry Jesús Harry Blanco quien lo asistió ante los gerentes que para colmo argumentan que Alirio se encontraba en estado de ebriedad; tremendo error el mecánico automotriz ni toma ni fuma. El caso fue denunciado ante el Ministerio Público y luego visitaron la sede principal ubicada en Ciudad Banesco donde fueron atendidos por los abogados de la entidad bancaria a quienes les entregaron un documento donde se solicitó la correspondiente indemnización.

Para colmo ahora los abogados del banco le argumentan a la Fiscal del Ministerio Público que el señor Alirio Gómez salió corriendo en intentó de fuga luego de tropezarse con el vidrio para no pagarlo.

Alirio, me pidió que interviniera en este asunto y sólo pude escribir esta breve crónica sobre esos vulgares ventajismos donde los más fuertes ejercen toda su fuerza contra los más débiles, exponen al país decente ante una conducta indecorosa de poderosos que saben torcer el rumbo de la justicia en un evento tan miserable que debe llamar la atención del Fiscal General de la República Tareck William Saab y del propio presidente de Banesco Juan Carlos Scotet quien debe rodearse de gente más honesta para que no sigan dañando la imagen de esa institución bancaria de la cual se dicen tantas cosas bochornosas.

*Periodista

cimarronvargas@yahoo.com