Leopoldo Puchi: “La constituyente le permitió al Gobierno retomar la gobernabilidad”

Leopoldo Puchi: “La constituyente le permitió al Gobierno retomar la gobernabilidad”

  • VANESSA DAVIES /  Fotos: Ernesto García

El oficialismo se enfrenta al reto de recuperar su caudal electoral, pero para ello debe dejar el sectarismo, mejorar la gestión pública y superar los problemas económicos, señala el sociólogo y analista político

Si no doliera tanto lo que sucede en el país, cada día en Venezuela sería digno objeto de estudio para un sociólogo como Leopoldo Puchi: cuatro meses de protestas que la oposición calificó como “resistencia”, la represión y los abusos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado contra las manifestaciones, dos semanas de gestión de la asamblea constituyente que incluyen el adelanto de las elecciones de gobernadores, un CNE que no pudo organizar el revocatorio en un año pero voló para orquestar los comicios de la constituyente, la advertencia del Gobierno de Estados Unidos sobre una posible intervención militar en Venezuela, la inflación que engorda y engorda…la lista es larga.

De ese país que cambia cada minuto habla Puchi, sociólogo y analista político, quien aseguró a Contrapunto que no se puede descartar del todo que Estados Unidos actúe con sus soldados en territorio venezolano. Puchi, constituyente de 1999 y exsecretario general del Movimiento Al Socialismo, participó este martes en el foro “Perspectivas 2017” organizado por la Cámara de Industria y Comercio Venezolano-Argentina, donde expuso su visión sobre la situación política.

-Pareciera que el Gobierno se estabilizó con la constituyente.

-La constituyente ha permitido al Gobierno retomar la gobernabilidad, en la medida en que esa institución permite que los poderes públicos respondan a las directrices del centro político del país. Eso le brinda un punto de apoyo para la estabilidad y para la gobernabilidad. También los acontecimientos que ocurrieron le brindaron la posibilidad de volver a movilizar a su gente. Uno de los efectos de los meses con protestas y disturbios es un reagrupamiento de fuerzas, un renacimiento del espíritu de cuerpo. Jugaron cuadro cerrado quienes forman parte de una colectividad y sienten amenazada su sobrevivencia.

Giro opositor abre nueva fase

-¿Y la oposición? ¿Con la decisión de las elecciones regionales gana o pierde?

-La estrategia opositora de la “primavera” (insurrecciòn popular) no dio resultados. Se había planteado como objetivo la deposición de Nicolás Maduro de la Presidencia, y posteriormente se propuso otro objetivo, que era evitar la realización de la asamblea constituyente. A pesar de que durante cuatro meses se realizaron actividades de calle tanto pacíficas como violentas, la oposición no alcanzó los objetivos propuestos. Frente a esta circunstancia, la dirección opositora se planteó tomar el camino institucional para alcanzar las metas propuestas, y progresivamente ha levantado “la calle” y ha decidido incorporarse al proceso electoral de gobernadores. Este giro abre una nueva fase, para los próximos meses, que seguramente estará centrada en la participación…

-¿Electoral?

-Electoral. La oposición dispone de una fuerza importante, muy grande, y habría que ver si está en condiciones de movilizarla. Esa fuerza no se le ha fugado de las manos; todavía la conserva, y buena parte de ella tiene que ver con una votación tradicional, muy grande, a la que se le ha sumado el malestar producto de problemas graves como la escasez o la inflación.

-¿Ese sector molesto que se ha sumado a la oposición se puede mover de un lado a otro?

-Uno pudiera pensar que una franja mayoritaria de ese sector se inclina, según los estudios de opinión, hacia la oposición. Está por verse si efectivamente es movilizado a participar en los comicios.

-Ese giro de la oposición, de volver a la “lucha institucional”, ¿en qué escenario nos coloca? ¿Se atornilla el presidente Maduro? ¿O sale perdiendo?

-Obtener mayor gobernabilidad es uno de los objetivos que buscaba el Presidente con la constituyente, y ese objetivo lo ha logrado: tomar las riendas de los poderes públicos que le permita más gobernabilidad. Eso lo ha obtenido. Pero un gran problema que tiene son los aspectos económicos y la disminución del caudal electoral, que es una situación que puede expresarse o no en un determinado momento.

-¿Y en la oposición?

-En el campo opositor se combina la nueva estrategia, producto del giro, que es la de ir acumulando fuerzas por la vía institucional, con factores que conservan iniciativas con una estrategia distinta: hay quienes apuestan por alzamientos militares, por acciones de guerrilla urbana. Se ha mencionado la posibilidad de una intervención extranjera. Hay una simultaneidad de tácticas de lucha por parte de distintos sectores de la oposición.

-¿Esa simultaneidad de tácticas de lucha va a llevar a la oposición a lograr sus objetivos de derrocar el Gobierno?

-Visto en el cuadro actual no parece que hubiera muchas probabilidades de que eso ocurriera, pero nunca puede descartarse. El escenario principal pareciera ser el de las deliberaciones de la asamblea constituyente para los cambios institucionales y la celebración de elecciones presidenciales en 2018.

Cerco económico, un primer paso

-Usted habla del escenario de la intervención extranjera. ¿Lo ve probable?

-Lo ha dicho el presidente de Estados Unidos; no es una opinión emitida por periodistas o comentaristas. Por más que pueda criticarse o realizarse observaciones por la forma que hace política Trump, él es el presidente de un país y responsable de la fuerza armada de su país. Se desconoce en qué consiste exactamente la decisión tomada. Uno puede presumir que se trate, inicialmente, de iniciativas de embargo, que puede ser parcial y en áreas específicas, de manera que haga más difícil la gestión gubernamental en materia económica y que esos efectos sociales terminen de debilitar al Gobierno.

-¿Presencia militar aquí?

-Tampoco puede descartarse de buenas a primeras, porque a lo largo de la historia son repetidas las intervenciones en el extranjero. No es descartable, porque existen antecedentes de intervenciones militares repetidas, tanto en el continente como fuera del continente. Una intervención militar no puede considerarse algo descabellado.

-¿Pero es el escenario que ve más probable?

-No. Creo que primero vendría un esquema de cerco económico, o medidas de cerco económico.

El malestar se convierte en voto opositor

Leopoldo Puchi subraya que el oficialismo ha tenido una pérdida de su votación, que no es nueva. ¿La podrá recuperar? “Una parte tiene que ver con la situación económica”, recuerda.

-¿Es recuperable para el oficialismo ese caudal electoral?

-Sí. Tendría que superar deficiencias internas, tener alguna apertura, menos sectarismo, mayor capacidad de gestión pública, superación de los problemas económicos, un relanzamiento del discurso político. No es sencillo luego de un periodo largo de agotamiento, pero ahora se nota una cierta recuperación, especialmente producto de los acontecimientos de los últimos meses. De todos modos, el chavismo, en términos electorales, está en un promedio de 55%, no de 80%. Y la oposición siempre ha tenido muy buenos resultados electorales.

-¿Las regionales van a ser una prueba de fuego para ambos sectores?

-Ya las encuestas mostraban –que se expresó en las elecciones de la Asamblea Nacional- una disminución del caudal electoral del chavismo. Pero ha habido coyunturas, ha habido errores de la oposición, se encaminaron por una estrategia distinta de la electoral y seguramente eso tendrá algunos efectos en su votación. Puede haber un cierto desasosiego en la población, disminución del ánimo al no haber alcanzado su objetivo de derrocar a Maduro.

-Usted habla de la posibilidad de una guerrilla de la oposición. ¿Lo ve viable?

-El asalto al Fuerte Paramacay es típico: un grupo que incursionó dentro de una instalación militar. Es una acción típica de guerrilla urbana. Es una actividad de propaganda armada.

-¿Le ve vida a esa vía como estrategia política?

-No. Puede considerarse que no es adecuada ni conveniente, pero quizá algunos sectores de la oposición ven que puede tener utilidad. No siempre ese tipo de acciones son exitosas, y quizá no siempre se proponen el objetivo de tomar el poder, sino de erosionar la gobernabilidad. La gente puede equivocarse al tomar caminos y formas de acción política como estas. Lo cierto es que han ocurrido dos eventos de esa naturaleza: Paramacay y el helicóptero.

-¿Hacia dónde cree que se va a direccionar el malestar de la población en los próximos meses?

-Se ha direccionado, hasta ahora, en el incremento del voto de la oposición. Y en alguna medida ha sido el sustrato de la protesta en los últimos meses. Hasta ahora se ha expresado de estas dos formas. Sin embargo, no ha habido una desbandada del sector gubernamental. Aunque haya habido distanciamiento y separación emocional, no ha habido una ruptura masiva de amplios sectores que también se ven afectados por la situación económica y social.

Fuente original http://contrapunto.com/noticia/leopoldo-puchi-la-constituyente-le-permitio-al-gobierno-retomar-la-gobernabilidad-154238/