Los 10 datos que se conocen sobre muerte de pareja tras ingesta de “guarapita” en Catia

Los 10 datos que se conocen sobre muerte de pareja tras ingesta de “guarapita” en Catia

Naylhi Sánchez (31) y Antonio Martinez (36) celebraban la venida del año nuevo el pasado 31 de diciembre. Brindaron con una “guarapita” casera que prepararon, pasadas las horas, la festividad se convirtió en tragedia para esta familia. Ambos murieron, y dejaron huérfana a una niña de 8 años.

Hasta el momento se desconocen las causas reales de la muerte; los familiares además, pidieron que se realizara un examen toxicológico pero les informaron que los resultados serían dados en al menos una semana, en la sede oeste del Cicpc. Se espera que los actos fúnebres sean realizados la tarde de este jueves.

Habla la familia de pareja que murió tras ingesta de guarapita en Catia
Aunque las primeras versiones indicaban que la bebida alcohólica era comprada, y los resultados de la investigación están en manos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Jonny Martinez, hermano de la víctima contó desde la morgue de Bello Monte lo que sucedió ese día. Conozca los detalles a continuación:

– Antonio hizo una cola en un supermercado de Catia el 31 de diciembre, para comprar caña blanca por un costo de 95 mil bolívares, uno de los ingredientes de la conocida “guarapita”, llegó a su casa bromeando, porque primera vez que hacía una cola para comprar licor, pero era la opción más barata que tenía.

– Esa caña blanca la mezclaron con jugo de fruta instantáneo, pero lo hicieron en otro envase, que fue presentado ante el Cicpc para realizar los estudios pertinentes sobre el caso. El hermano de la víctima dijo que no encontraron la botella donde colocaron la bebida mezclada.

– Él y su pareja fueron los únicos de la casa en tomar de la bebida a pesar de tener otras opciones, el resto no quiso porque “olía a benzol”.

– La celebración duró hasta aproximadamente las 3 de la tarde del primero de enero en el bloque 11 de las Lomas de Urdaneta. Todos se despidieron, ellos se fueron a dormir.

– Naylhi se levantó aproximadamente a las 5 de la mañana había vomitado durante el día, le dijo a su esposo: “Me siento mal, me voy a acostar”; él pensó que era producto de la misma “resaca”, pero ese malestar le causó la muerte horas más tarde.

– La mañana de 2 de enero, Antonio se levantó a las 10 de la mañana, tocó a su esposa y la sintió fría, la llamó para que despertara, pero ya estaba sin signos vitales.

– Tras el trágico episodio que también fue presenciado por su hija, Antonio se apersonó a la sede del Cicpc para declarar sobre lo ocurrido. Su hermano lo acompañó en las diligencias, antes de entrar a la delegación, estando en la parte interna y al salir vomitó, creían que estaba pasando el mal rato de la muerte de su esposa, pero lo llevaron a un centro médico cercano.

– Sus familiares lo trasladaron al Hospital de Lídice, allí le solicitaron diez ampollas, pero no las conseguían, y donde las habían, sus costos eran elevados de al menos 300 mil bolívares cada una. Consiguieron solo tres de las ampollas, esperaban por su mejoría, pero aproximadamente a las 4 de la tarde, les informaron que había fallecido.

– Tras tres días de espera, este jueves les entregaron los resultados de la autopsia. Naylhi sufrió insuficiencia respiratoria, hemorragia pulmonar y edema cerebral. Antonio, su esposo murió de edema cerebral severo e intoxicación exógenas.

– La pareja tenía al menos 8 años de casados. Antonio era el tercero de sus hermanos, Naylhi era hija única.