Luis Vicente León y Vladimir Villegas, dos casos de intoxicación intelectual

Luis Vicente León y Vladimir Villegas, dos casos de intoxicación intelectual

El tendedero de heridos en los seguidores y la dirigencia de la MUD post-1S tiene un obvio correlato en el desesperado intento por parte de los formadores de opinión del antichavismo de darle un poco más de tiempo de vida a un hecho que se supone, por lo que dijeron, debería hablar por sí mismo e imponerse en la agenda por su propio peso.

Como esto no sucede y el 1S es más huerfáno que padre, opinadores como Vladimir Villegas y Luis Vicente León, parte del conglomerado de periodistas, encuestadores y expertos que hacen de soporte intelectual de la MUD, están dedicados a fabricar el imaginario de la marcha y, por supuesto, a transferir las culpas al Gobierno por si esta “demostración de fuerzas” no logra conseguir la realización del referéndum antes de año. Lo que evidencia una profunda debilidad tanto discursiva como política, y una profunda inoperancia por vender la “agenda del cambio” que dicen pregonar.

El juego de quién movió más personas

Un grave problema en el análisis político, en el que se suele incurrir, es creerse lo que uno mismo dice y repetirlo tantas veces hasta intoxicarse y desconectarse con la realidad. A Vladimir Villegas parece ocurrirle esto mismo cuando a una movilización opositora, cuyo número no supera a la cantidad de personas que se identifican con el escualidismo, la describe como una “que se identifica con el descontento y digusto popular”.

Incluso Villegas llega al punto de comparar una marcha como la de la MUD, inyectada de dinero y propaganda, con una del chavismo realizada a mitad de máquina, bajo la siguiente sentencia: “El chavismo antes movilizaba miles de autobuses en todo el país, pero el jueves se vio débil, se congregaron en un solo espacio de Caracas, donde ya son minoría en casi todas las parroquias. En cambio, la oposición ocupó varias zonas y con más gente”.

Sentencia que contrasta con varias realidades. 1) La movilización opositora se realizó en su tradicional bastión del este de Caracas, 2) el 1S no tuvo repercusión en los sectores descontentos con el chavismo que dicen representar, 3) la declaración de Freddy Guevara sobre que en la movilización del jueves “no había suficiente gente”.

Vladimir: no te lo decimos nosotros, te lo dicen los propios dirigentes de la marcha. Arréglate con ellos.

El mito de la nueva mayoría

Antes y después de las elecciones, Luis Vicente León de Datanálisis ha hablado de una supuesta mayoría en ciernes que la MUD podría representar por consecuencia del “modelo económico fallido” del chavismo y su consecuente descontento. Así que no llama la atención que afirme: “Lo relevante, es que la gente ahora está dispuesta a participar, a marchar, a defender sus derechos de nuevo en la calle. Pero, además, siendo mayoría y con la seguridad de que llegaría a cualquier elección para ganar”.

analisismisverdad190916

Por lo que para Vicente León en una “batalla que hace rato no es institucional sino política, la oposición reconectó con sus masas y le recordó al gobierno que sí se puede y lo puso pendiente de su hoja de ruta”, como si fuera que no hubiese un manifiesto descontento de los propios seguidores de la MUD con su dirigencia, y como si los dirigentes del chavismo no desplazaran a segundo lugar el berrinche del revocatorio después de los problemas reales de los venezolanos.

En el momento más complicado del año para el chavismo, la MUD no puede capitalizar políticamente

Lo cierto es que, si fuese que la MUD expresara una nueva mayoría, no tendría que haber preparado durante cinco semanas una marcha para apoyar su agenda política y menos hubiese gastado una cuantiosa cantidad de recursos para poder concretarla, ya que sus movilizaciones no necesitarían tanta capacidad organizativa y su agenda política se expresaría espontáneamente.

Una lástima, pues para Vicente León y la MUD esto demuestra que bastante lejos están de conectar con el descontento que hay en la calle por la situación económica, y menos aún de poder capitalizarlo a favor de su agenda política, hoy enfocada en un estéril referéndum revocatorio que los aísla de los problemas reales de la gente y de aquella última cola que prometieron para el día después del 6 de diciembre pasado.

Huir hacia adelante y otra vez alegar demencia

La incapacidad manifiesta de hablar con honestidad a sus seguidores por parte de la MUD es palpable, pero aún más lo es el autismo político bajo el que se movilizan los supuestos formadores de opinión de una importante franja de población que busca identificarse con lo que afirman y seguir sus mandatos, como si hubiesen bajado del monte Sinaí con los diez mandamientos a cuesta.

Decimos esto porque no sólo operan descaradamente a favor de un sector político, transfiriendo todas las culpas de los fracasos propios de la MUD hacia el chavismo, sino porque básicamente hablan a partir de una realidad estática, que no se está viendo ni en hechos concretos ni en una tendencia política en el mediano plazo que le asegure a la MUD una mayoría electoral viable y, por ende, el acceso a ser gobierno.

Si fuera de esa manera, como pronosticaron a principios de año, el gobierno y el chavismo estuviesen en retirada y entregando el poder, debilitado en su peor momento. Para más inri: se da en un panorama post-1S en el que el vacío político no capitalizado por el antichavismo busca ser aprovechado por los dirigentes del chavismo para reconectarse con la población, a través de soluciones a los problemas del desabastecimiento y al alto costo de los alimentos que aquejan a la mayoría de los venezolanos.

Así que no sólo se están encerrando en sus propios ombligos, no aquejados por los embates de la crisis, sino que peligrosamente mantienen a una importante parte de sus seguidores con una expectativa inexistente, lo que puede derivar en nuevas frustraciones. Mientras, la dirigencia de la MUD está presa de mirarse en un espejo y decirse lo “bello y esbelto” que son, como si fueran misses encantadas a la espera de un simple referéndum revocatorio para coronar su reinado.

El mismo error de raíz que no les permite entender por qué el chavismo sigue siendo gobierno y hace que desaprovechen sus oportunidades.

Misión Verdad/ SEPTIEMBRE 6 DE 2016

Expresa tu opinión

*