Matan al pran del retén de El Marite, a su esposa, a su escolta y a su chófer

Matan al pran del retén de El Marite, a su esposa, a su escolta y a su chófer

La Policía investiga el crimen como una venganza. Interrogan a los familiares y amigos y verifican el prontuario y los antecedentes de las víctimas.
Los asesinos condujeron el Mitsubishi, rojo, placa VAR-91H, hasta un callejón del sector El Cañito, en Los Puertos de Altagracia, municipio Miranda.

Cerraron las puertas y se marcharon. En su interior escondieron los cadáveres de Jonathan Moisés Ortega Rosales, alias el “Convive”, líder del pabellón C del retén El Marite; su mujer, Liz Portillo; su escolta, Anthony José Pérez Puche, y Ciro Adolfo Meleán Sánchez, de 28 años, propietario del vehículo.

Los vecinos escucharon unas detonaciones ayer a la medianoche. A las 7.00 de la mañana denunciaron el carro abandonado. Los funcionarios de la Guardia Nacional y la Policía regional encontraron los cuerpos. Abrieron las puertas y tomaron las primeras fotografías.

A Meleán lo mataron con las manos en la espalda y de rodillas en el asiento del copiloto. Al “Convive” y a su mujer los montaron muertos en la parte trasera, a ella le dispararon en el pecho y la lanzaron al piso y a él lo acomodaron encima. En el maletero ocultaron el cadáver de Pérez, le doblaron las piernas y los brazos para que entrara y lo empujaron hacia la corneta. Ninguno portaba documentos de identificación. En la barriada nadie los lloró.

Los familiares de Ciro y Anthony fueron los primeros en llegar a la morgue del Hospital Adolfo D’Empaire en Cabimas. No daban crédito a lo sucedido. Desconocían los motivos que ocasionaron el cuádruple asesinato.

La emboscada

El “Convive” se escapó del retén El Marite el 5 de abril en la noche. Huyó con armas y dinero horas antes de que el Ministerio de Asuntos Penitenciarios desalojara las instalaciones. Desde ese momento se refugió en Trujillo. Desde allá coordinaba su banda y continuaba delinquiendo.

“Recibió una llamada y coordinó un encuentro con los Meleán en Cabimas. Iba para hacer negocios y lo emboscaron”, comentó un informante. Presume que en esa reunión lo liquidaron junto a sus acompañantes.

La Policía investiga el crimen como una venganza. Interrogan a los familiares y amigos y verifican el prontuario y los antecedentes de las víctimas. No descartan hipótesis ni bandas involucradas.

Fuente/LaVerdad (Zulia)

Expresa tu opinión

*