Mi respuesta a “Dictadura del Movimiento gay”

Mi respuesta a “Dictadura del Movimiento gay”

Creo que esto no más que arrogancia disfrazada de religión, NADIE está IMPONIENDO NADA, simplemente un grupo de humanos quieren y merecen, por justicia social, porque vivimos en sociedad y no en una iglesia, tener los mismo derechos que todos, pues si tú y yo podemos casarnos, otros también tienen que poder hacerlo en los términos que su condición lo establezca. De lo contrario me pregunto: ¿que los negros hayan luchado por el derecho a votar, a estudiar y a vivir en las “mismas condiciones” (entre comillas porque siguen siendo una minoría excluída) es una imposición?, ¿que las mujeres ahora podamos incursionar en el mercado laboral “igual que lo hacen los hombres” (entre comillas por la misma razón) es una imposición?, también me pregunto ¿si cada lucha emprendida por estas minorías fueron un capricho o peor aún si cada conquista fue una dictadura para la “gente bien”?

Creo de todo corazón, que es arrogancia, mucha arrogancia… ¿Vivir bajo la fe cristiana o cualquier otra fe religiosa es de verdad creer que el resto del mundo está equivocado o es haber elegido una religión con la cual tu alma se regocija? Porque según lo que plantea este señor el derecho a ser reconocido y amparados por las leyes sociales, léase SOCIALES, no las de Dios, a él nadie lo está metiendo en este asunto, salvo los mismos religiosos, estos hombres y mujeres están pidiendo vivir en igualdad de condiciones que el resto de los hombres y mujeres que integran esta sociedad, no tu Iglesia, la sociedad, el mundo que estamos obligados a compartir, si no estás de acuerdo con el matrimonio gay, no te cases con un gay, si no estás de acuerdo con que las parejas gays adopten niños, pues no le des a tus hijos en adopción.

De lo contrario, les planteo a los religiosos que construyan un gueto en el que se viva bajo las leyes de Dios y solo las de Dios, ya que por estos lares se estila vivir bajo las leyes de los hombres ¿verdad que es odioso esto que digo? Porque hacer esto es reconocer que hay algo mal con ustedes, sería vivir al margen del mundo, sería como vivir en un closet y nadie quiere, ni merece vivir así, aspirar a que todos actuemos dando el “buen ejemplo” que merecen sus hijos e hijas es verdaderamente una dictadura, según la premura de este señor. Como mujer, es decir, como minoría excluída por este sistema patriarcal en el que vivimos, apoyo y reivindico a la comunidad gay porque al igual que la mujer han sido objeto de segregación, maltrato y discriminación, su lucha y la lucha de todo ser humano en pro de reivindicar su condición y hacer escuchar su voz es también mía.

Todos tenemos derecho a opinar, usted puede y tiene derecho a decir que no está de acuerdo a lo que no tiene derecho es a pretender que se haga su voluntad porque según usted está respaldado por la palabra de Dios, otra vez la arrogancia, a mí me enseñaron que Dios es un ser bueno e infinitamente misericordioso, a los negros se les acusaba de no tener alma ¿la razón? Tener un color de piel diferente y a veces ser diferente es ser malo, a las mujeres nos acusaron de brujas porque sangrábamos una vez al mes sin haber sido heridas ¿la razón? Ser diferentes al hombre ¿conclusión? No hay verdades absolutas, nadie tiene la última palabra, nadie tiene la verdad en sus manos.

Link en el que se poder leer el artículo al cual respondo:

https://laratablog.wordpress.com/2016/03/14/la-dictadura-del-movimiento-gay/

Por Adriana Cantaura

Expresa tu opinión

*