Muera la política, viva la política…!

Muera la política, viva la política…!

Gaspar Velásquez Morillo

El ocaso ideológico político de la derecha está más que demostrado, es la continuidad de la debacle que les acompaña desde que por decisión libérrima del pueblo, asume el Comandante Hugo Chávez la presidencia de la República y a la par la Constituyente da soporte a la aprobación del nuevo texto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela; además, la derecha en su impotencia toma el camino de la ultra radicalidad para reafirmarse y mantener una membresía mediatizada y desprovista de criterios y valores doctrinarios de las propias ideas que dicen defender, porque entre ellos, han sido víctimas de sus particulares y genéticas apetencias grupales, así como la endofagia secular y el arribismo interno que les adorna, que en sumatoria son conductas y comportamientos de enfermizo fanatismo burgués que dan al traste con la política con P mayúscula, para orientarse entonces, hacia el fascismo y mirar con desdén e indiferencia las concepciones y los debates políticos y deslizarse en el tremendismo, en el escándalo pero sin proponer nada en concreto y todo ajeno al sentir nacional, a la soberanía y la independencia de nuestra patria, toda su línea discursiva burguesa fascista es hueca, es retórica, reiterativa, orientada y empecinada a dibujar al gobierno bolivariano como felón, violador de los derechos humanos, corrupto. Ironía de la vida, no se miran el origen de sus partidos y en la clase burguesa que los amamantan.

Todo lo dicho en el párrafo anterior, es evidencia que socialdemócratas, democratacristianos y sus derivados, niegan la Política, pero es a la vez la política burguesa en esta oportunidad, donde el sustrato fuerte, queda en mano de la secretaría de la OEA, en la Administración estadounidense y en la mediática.

De manera pues, que la burguesía declara el fallecimiento de la política, porque además, en sus desempeños en las instituciones que ostenta la ultraderecha, no son demostración fehaciente, de lo alternativo, de la superación gubernamental de lo que hicieron en un pasado cuando gobernaron las últimas décadas del siglo XX, su desempeño en la administración pública es y ha sido para conspirar y desestabilizar el proyecto bolivariano.

Aunque el fascismo enarbola la bandera de los procesos electorales para expresar su poder organizativo, en el fondo, es un discurso peregrino porque el propósito es desestabilizar desde la propia institucionalidad, es más expedito, acudir al golpe de Estado para desembarazarse de compromisos de Estado con otras naciones y no presentar obstáculo para llevar el contubernio burguesía apátrida – imperio estadounidense.

El PSUV y las distintas instancias del pueblo organizado, así como del Polo Patriótico deben sobre criterios políticos ideológicos, principios de lealtad y compromiso, con valores de fraternidad y tensión de las fuerzas y de estar consciente que no hay otra oportunidad histórica, de aceitar su maquinaria organizativa político – electoral, pero vale advertir no una maquinaria festinada, “franquizada”, adornada de papelillos, serpentinas, de bambalinas; pues, todo lo contrario, ha de ser de exposición del proyecto político socialista bolivariano, de constatar obras y acciones, de exponer y ratificar el programa y el plan de gobierno, que asumamos el artículo 66 constitucional, pero también y sobre todo, las comunidades han de acudir, apelar e interpelar las gestiones gubernamentales municipales y regionales de oposición y a las nuestras con base al contenido de dicho compromiso electoral y que a la letra dicta: “Los electores y electoras tienen derechos a que sus representantes rindan cuentas públicas, transparentes y periódicas sobre su gestión, de acuerdo con el programa presentado”. que concordada esa interpelación con la pregunta de ¿a quién ha beneficiado la gestión gubernamental aludida?

El actual momento político exige, mucha, muchísima madurez en las y los cuadros políticos, quizás no estén visibilizadas y visibilizados, pero nuevas y nuevos cuadros políticos están fertilizando y paulatinamente hay un refrescamiento del liderazgo político, y desde luego entender, que hay un liderazgo partidista institucional que es imprescindible presencia, por lo que es de impostergable necesidad, trazar orientaciones al respecto con tiempo y velar con celoso cumplimiento las mismas, guardando las distancias históricas, geográficas y circunstancias sociopolíticas, la Revolución Bolchevique, la Cubana, la Nicaraguense y otras experiencias revolucionarias, donde el triunfo y la longevidad del proyecto consistió en el ejercicio de la disciplina consciente, para no hablar de la férrea disciplina, pero es que hace falta la férrea disciplina, así como en la comprensión personal de cada quien, que se puede ser útil en otras y distintas trincheras e inclusive hay que enfatizar en enamorarse de los cargos y sufrir de “jefaturismo” donde se destierre la auto visualización que incurren algunas y algunos cuadros, “me veo es como jefa o jefe, en otra condición no…!”

Ya se ha dicho en otras oportunidades, asistir al proceso electoral y triunfar, es derrotar al Imperio y a su membresía cipaya. En la actualidad, lo electoral, es una modalidad de lucha necesaria…pero hay que acumular la fuerza necesaria…no hay otra oportunidad histórica para un después. El propósito de la burguesía e imperio es quitar de nuevo el cuadro de Simón Bolívar del Salón Ayacucho del Palacio de Miraflores y borrar de la vida político institucional de Venezuela al pueblo y confinarlos a las empobrecidas barriadas que circundan las urbanizaciones y ciudades de Venezuela; de nuestra parte, seguir impulsando la Revolución Socialista Bolivariana que es un Estado Social, de Justicia y de Derecho que reconoce al pueblo como líder de la Democracia Participativa y Protagónica.

gasparvelasquez4824@gmail.com

Blog El Mural de Gaspar

Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

@gasparvelasquez