Niños con diabetes requieren cuidados

Niños con diabetes requieren cuidados

Establecer un plan de alimentación, ejercicio y medicación, es de suma importancia para el control metabólico del paciente

Padres y docentes deben aprender a manejar posibles complicaciones agudas

La especialista en endocrinología pediátrica, Anabel Mejías, aseguró que los niños con diabetes tipo 1 deben recibir los mismos cuidados que cualquier otro infante, con la característica que se debe organizar una rutina diaria para la correcta supervisión y control de los niveles de azúcar en la sangre, combinando la medición de glucemia capilar, las horas de comida, la administración de insulina, siempre tomando en consideración el nivel de actividad física que realice el niño, ya que en la mayoría de los casos asisten a actividades deportivas.

A juicio de la especialista en endocrinología pediátrica, es vital establecer una rutina en la que se ajusten los horarios para la administración de insulina en función de las comidas del niño. Explicó que antes de cada comida se recomienda medir los niveles de glucemia capilar, lo que permitirá calcular la dosis de insulina que será aplicada, tomando en cuenta los nutrientes va a ingerir.

Control médico periódico

Una inquietud frecuente en los padres es la frecuencia con que deben llevar a los niños a consulta. Al respecto, la doctora Mejías aclaró que esto varía dependiendo de la edad del paciente, cuándo se le diagnosticó la enfermedad (recién diagnosticado el paciente requiere controles más frecuentes) y la existencia de alguna complicación, como puede ser un proceso infeccioso.

“Es muy importante que la evaluación médica se cumpla regularmente para el logro de un óptimo control de los niveles de glucosa en sangre y evitar complicaciones de la enfermedad, además de verificar que el proceso de crecimiento y desarrollo del paciente se cumpla en forma adecuada” puntualizó la especialista.

En cuanto a los controles que realiza el médico en cada visita, Mejías aseveró que deben revisarse los registros de las mediciones de glucemia capilar realizadas en casa diariamente, lo cual permitirá hacer los ajustes necesarios en cuanto a la dosificación de insulina y los patrones de alimentación. “Además se realiza un examen físico para verificar el crecimiento, desarrollo y condiciones clínicas del niño, con el apoyo de pruebas de laboratorio”, agregó.

Abordaje multidisciplinario

Una de las indicaciones formales de parte del médico especialista es la evaluación por otros médicos, como son el oftalmólogo, nefrólogo, psiquiatra o psicólogo y un nutricionista para que le oriente acerca de las comidas y su valor nutritivo. Las consultas también sirven para despejar dudas. En cada visita es recomendable que los familiares hagan todas las preguntas sobre el manejo del paciente en casa, colegio y otros ambientes donde el niño participe.

La doctora Mejías destacó que los niños con diabetes requieren un manejo interdisciplinario, que también incluya terapia psicológica y asesoría nutricional; así como orientación para su entorno familiar y escolar, para que sepan cómo manejar posibles complicaciones agudas.

Alimentación y actividad física

Con la ayuda de un nutricionista, se puede diseñar un plan de alimentación que conste de las tres comidas principales y dos o tres meriendas diarias, siempre adecuándolo a las necesidades particulares de cada paciente, para garantizarle los requerimientos nutricionales que le permitan mantener un ritmo adecuado de crecimiento y desarrollo.

En relación con la actividad física, la doctora Anabel Mejías recalcó la importancia de conocer la intensidad del ejercicio para cubrir el gasto energético que conlleva, con la administración de meriendas o ajustes de la dosis de insulina que requiera el niño.