Paraguay: guerrilla retoma fase ofenisva

Paraguay: guerrilla retoma fase ofenisva

Un sorpresivo revés sufrido por los funcionarios militares y civiles de inteligencia del Paraguay el pasado 28 de agosto provocó un enérgico reclamo del presidente Horacio Cartes a su “Gabinete de crisis” ante la subversión armada.

Cinco miembros de una célula guerrillera del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) atacó mientras dormían 25 efectivos del Ejército y la policía que custodiaba una propiedad ganadera privada. El saldo fue de cinco militares secuestrados y muertos.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, dijo que las Fuerzas Armadas “están listas para intervenir” en la zona norte del país al recibir la orden” del mandatario.

El ministro de Defensa forma parte de la “mesa de crisis” que instaló el Ejecutivo para encarar los planes de combate al EPP, que opera en los departamentos de San Pedro y Concepción, los más pobres del país, reportaron los medios.

Gabinete en emergencia

Se trata del primer ataque guerrillero que se registra en el país desde que el presidente Horacio Cartes asumió el poder hace tres años. Aunque ninguna organización se atribuyó el atentado, el Gobierno responsabiliza directamente al EPP surgido en 2007 tras una alianza de movimientos guerrilleros radicales y moderados, de los cuales algunos se han independizado recientemente. La policía afirma que desde ese año la organización ha dado muerte a 31 personas, 21 de ellas civiles y 10 policías.

Castigo a los poderosos

El EPP también obliga a sus víctimas, en su mayoría empresas multinacionales y terratenientes, a regalar centenares de kilos de carne en barrios pobres de su zona de operaciones e incluso en el cinturón de miseria que rodea la capital. Según la fiscal especializada, Sandra Quiñónez, alertó sobre la posibilidad de que miembros de las Fuerzas Armadas de Liberación de Colombia (FARC) se integren al EPP. “Es factible que vengan a Paraguay. Ya lo han hecho con anterioridad”, aseguró.

Según el portal forocomunista.com, el Ejército del Pueblo Paraguayo, que lleva operando desde el 1°de Marzo de 2008, es un grupo guerrillero autoproclamado marxista-leninista nacionalista, que tiene fuerte presencia en algunos distritos del departamento de Concepción, en el noreste del país. Su raíz fundacional es el Partido Patria Libre, del cual surgió una amplia alianza con partidos de extrema izquierda y organizaciones de izquierda moderada que dieron origen a no pocas discrepancias internas y disidencias.

La primera acción insurgente

Según el Foro, el primer golpe del EPP fue incendiar una maquinaria agrícola contaminada por los agroquímicos de las empresas multinacionales apoyadas por terratenientes, lo cual dio lugar a que el EPP se definiera como organización política antioligárquica, militar y ecológica.

Entre los líderes de la organización subversiva se encuentra Tomás Zaya, un “marxista-trotskista” que fue candidato presidencial por el Partido Patria Libre en las elecciones de 2003. En una entrevista concedida al portal opinionsocialista.org en 2014, Zaya denunció que “el Estado paraguayo es una mafia”, en la que confluyen empresas multinacionales como Cargill, Monsanto y grandes propietarios extranjeros como Tranquilo Favero, “el Rey de la Soja” y otros más, que se adueñaron de las tierras indígenas y campesinas”.

Paraguay es un estado mafioso

Igual que su compañero y excandidato presidencial Tomás Zaya, la guerrillera Carmen Villalba definió el Estado paraguayo como una “mafia” en la que coinciden todos los políticos de la extrema derecha oligárquica. En la actual coyuntura paraguaya no se diferencian mucho los partidos tradicionales, el Colorado y el Liberal y otros partidos de derecha que aparecieron después del golpe de Estado del 89”, sostiene.

Represión carcelaria

Carmen Villalba comenta que “quienes formamos parte del EPP en las cárceles somos alrededor de 15 y también hay numerosos presos de organizaciones campesinas. Las condiciones en las que vivimos son muy malas a nivel del trato y del aislamiento, sobre todo porque nosotros no bajamos la cabeza y seguimos confrontando el sistema político y económico imperante”.

“Nuestros militantes, agrega, sufren un régimen carcelario diferenciado con respecto a otros compañeros, sin derecho a trabajos manuales, estudio y otras posibilidades habituales para otros”.

Las transnacionales de la pobreza

Carmen Villalba justifica la lucha armada con cifras de la Cepal: “más de 54% de la población es pobre y un alto porcentaje está en la indigencia, 43% de los niños sufre desnutrición y cada año nueve mil familias campesinas son expulsadas de sus tierras para implementar la agroganadería intensiva de las transnacionales, vinculadas a los partidos políticos”.

Fuente: Raúl Pineda / CIUDAD CCS

Expresa tu opinión

*