¿Quién es el dueño de empresa Kimberly Clark?

La empresa transnacional Kimberly Clark, cuyos dueños norteamericanos abandonaron las instalaciones en Venezuela y burlaron a sus trabajadores dentro de la Guerra Económica que aplican sectores poderosos contra el país, nunca ha tenido problemas financieros ni de liquidez y sus ingresos mundiales superan el Producto Interno Bruto (PIB) de cualquier país del tercer mundo.

Así lo develó el analista político e investigador Orlando Romero Harrington, durante una interesante entrevista en el programa En Tres y Dos, que transmite VTV.

Las revelaciones producto de investigación documental, demuestra las verdaderas intenciones de esta firma norteamericana que paralizó la producción de papel higiénico, toallas sanitarias femeninas y productos de aseo personal con la excusa de pérdidas, falta de materia prima y divisas, pero que en realidad forma parte de la Guerra Económica para generar la supuesta escasez de estos rubros.

“Forma parte de un oligopolio en productos de higiene y aseo personal que opera en más de 170 países del mundo”, dijo Romero, al presentar los resultados de la pesquisa periodística, la cual evidencia cómo Kimberly Clark es una transnacional, probablemente una de las más poderosas del planeta, que controla la producción de estos materiales y mercancías para el aseo e higiene personal y hace uso político de esta condición.

“Cuando hablamos que Kimberly Clark toma la decisión de abandonar un país latinoamericano, esta decisión está consensuada en varios países”, alertó el analista, al explicar que debido a su presencia geográfica en el continente, posee un poderoso potencial de intercambio entre sus filiales, “es decir, lo que no tenga en Chile lo tiene en Uruguay o en otra nación, para sus operaciones y comercialización”.

Dueño de la fábrica y de los ataques mediáticos: “Lo interesante de esto es que, como toda transnacional y oligopolio del poder fáctico mundial, Kimberly Clarktiene dentro de sus filas a directores de medios de comunicación”, advirtió Romero.

Informó que el presidente de Kimbertly Clark es el congresista norteamericano J. Sensembrener, el más conservador diputado del Partido Republicano quien estuvo detrás de la redacción de la “Ley Patriota” en EEUU.

“Es decir, este señor pertenece al Clan Bush”, acotó Romero, en referencia directa al expresidente de EEUU, George W. Bush, quien en la primera década del siglo 21 impulsó la adopción de la llamada “Acta Patriota” para violentar todo Derecho Humano en su país y que se ha aplicado sistemática e ilegalmente en todo el mundo, tras los atentados terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York, en 2001.

Comentó que Sensembrener fue calificado como un radical e intolerante por muchos de los integrantes de su propio partido, el Republicano. “Este señor, además, tiene asociación estratégica entre Kimberly Clark y nuestros archienemigos mediáticos de The New York Times”, reveló el analista.

kimberlyclarktransnacional250716_1

“¡Imagínate tú lo que puede venir contra Venezuela”, auguró sobre los nuevos y futuros ataques mediáticos provenientes de ese medio de la derecha internacional, al señalar que falló la estrategia de la transnacional al abandonar las instalaciones en Venezuela para forzar un presunto colapso en la producción de estos rubros de consumo. Recordó que los trabajadores pidieron acompañamiento del Gobierno Bolivariano y lograron la recuperación de la empresa, ahora en poder de la Clase Obrera, y según la normativa legal venezolana los antiguos dueños ya no podrán reclamar nada.

Cartel transnacional:

Para abundar en la conducta de esta empresa transnacional, durante la entrevista se difundieron viejos artículos de prensa que revelan cómo la conducta impropia e interesada de Kimberly Clark traspasa las fronteras nacionales.

Se hizo referencia a varias publicaciones de la revista colombiana SEMANA, empresa periodística que no puede ser acusada de “chavista”, las cuales revelan que Kimberly Clark fue sancionada por participar en un cártel empresarial mediante el cual fijaban precios abusivos e ilegales en productos de consumo sensible como el papel higiénico, pañales y cuadernos para estudiantes.

En efecto, la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia declaró la responsabilidad administrativa por asociación ilegal de acuerdos de precios desde el año 2001 hasta por lo menos diciembre de 2011. Diez años haciendo manejos dolosos junto a otras empresas del ramo, en una trama para forzar el incremento exorbitante de precios que afectaron significativamente al mercado y a los ciudadanos colombianos.

(VTV)

Expresa tu opinión

*