Roberto Malaver: Diálogo íntimo

Roberto Malaver: Diálogo íntimo

Viene con toda su belleza a verse conmigo, y en el camino al cafetín del centro comercial San Ignacio, la gente se detiene, la miran con admiración, le toman fotos, y ella como que toda esa emoción fuera con otra persona. El mesonero se coloca a mi lado y dice: “Es lo más bello que ha pisado esta tierra de gracia”.

Me da un beso. Toma asiento. Abre su cartera Prada. Saca su laptop. Con la mano derecha se quita un mechón que le estaba escondiendo su lindo ojo derecho, y cuando siente que ahora puede tomar la palabra, dice: “Está de moda el diálogo. Y el Presidente llamó a dialogar a Ramos Allup, quien todavía sigue en Washington, es decir, llamó a dialogar con el que menos se puede hablar. Ese no habla ni con él mismo, porque no se soporta. Dicen que desde hace muchos años, es decir, desde que es secretario general de Acción Democrática, se quitó la palabra, porque se puso bravo con él mismo. Y si ese hombre no puede tener un diálogo íntimo, es decir, con él mismo, es porque no se puede hablar con él. Menos mal que aclaró a tiempo que él no era el líder de la oposición, que allí no había capataz, porque todos eran líderes, esa es otra barbaridad, porque eso es precisamente lo que hace falta allí, líderes”.

El mesonero llega y coloca la botellita de agua Evian -“ya quedan pocas”, comenta- y el café negro sobre la mesa. Y dice: “Señorita, usted tiene que estar presente en ese diálogo, si se da, para ver si esa gente, viéndola a usted, se deciden a conversar, porque ante una belleza como la suya, nadie se puede quedar callado”. Cinthya sonríe y el mesonero se marcha con una emoción tan grande.

Y sigue diciendo Cinthya: “Ramos Allup se llevó en el viaje de turismo parlamentario a su señora para que lo maquillara, no vaya a ser que se despeine y lo confundan con un chavista. También se llevó a Ismael García, quien había ido hace algún tiempo a Washington con Omar Barboza y Timoteo Zambrano, y recordarás que aquella vez García llegó diciendo que había visto una lluvia de nieve, a lo mejor ahora la quería volver a ver”.
Mira fijamente su laptop, y dice: “¿Cómo se puede dialogar con una oposición que tiene todos sus planes calladitos? Que ni siquiera hablan con ellos mismos, porque no se pueden ver. Que no tienen un diálogo íntimo. Una oposición a la que le están dando zapatero en política”.

@RobertoMalaver

Expresa tu opinión

*