Roberto Malaver: Magistrados

Roberto Malaver: Magistrados

¡Pal´carajo los enfermos! Seguimos jodiendo en la Asamblea Nacional, ahora cometimos la locura de suspender a 34 magistrados, una pendejada, fueron nombrados en diciembre de 2015, y hasta el gato con botas sabe que esa vaina es ilegal, pero nosotros le echamos la bola pareja a la provocación.

Uno no sabe sí esa es una orden de la Embajada, o si se le ocurrió a Espoleta Allup para que sigan hablando de él hasta que lo pidan para presidente, en fin, que en esta vaina uno siempre queda con la boca abierta, como en la Carmonada cuando el compañero y amigo Daniel Romero comenzó a leer el decreto que conmovió a todo el mundo: “Se suspenden 34 magistrados…” y todos nosotros gritando en la Asamblea y en nuestras casas: “Libertad, libertad, libertad”, y uno de esos jodedores que nunca falta, gritó con todo el gañote: ”Te queremos, Espoleta”.

Ahora le tocó a los magistrados, y la vaina estaba clarita, es que nos la tenían aplicada, uno aprobaba en primera y segunda discusión la Ley de Amnistía, y llegaban ellos y zúas, esa cosa es ilegal, uno venía y le quitaba un poco de poder al presidente Maduro, y llegaba el TSJ, y esa vaina es ilegal, uno aprobaba la ley de propiedad para todos esos compañeros que recibieron 32 mil casas, según Julio –Matemático–Borges, y entonces llegaban ellos y zúas, esa vaina es ilegal. Hasta que nos cansamos de los magistrados y comenzamos a ver cómo era la vaina, y dijimos nosotros zúas, esa gente es ilegal. Y ahora se formó el berenjenal, porque Espoleta le dio con el tobo a Escarrá y Escarrá dijo que esa es una Carmonada parlamentaria y nos clavó con ese calificativo porque ahora la pinta de golpistas al portador no nos la quita nadie.

Sin embargo el compañero Espoleta Allup, sabiendo que está en su período de transición, dice que no está dispuesto a ceder ante el Tribunal Supremo, y no acatará la orden. Vamos a ver cómo lo baila Miguel, porque esa vaina se ve muy jodida de cumplir. Además, lo importante es que nuestros aliados en el exterior, esos medios que son del carajo, ya publicaron ese peo y ahí estamos quedando muy bien, y así seguimos con ese apoyo y nuestra gente sabe que le estamos echando bola a la caída de Maduro con esto y con la guerra económica que por lo visto también va camino de Belén.

El papá de Margot cuando se enteró de que eran 34 magistrados los que estaban suspendidos preguntó: “¿Los contó Julio Borges?”. Nadie le respondió y fue caminando en cámara lenta hasta la puerta del cuarto y la agarró en cámara rápida y le pegó aquel coñazo tan duro, que casi no se escuchó cuando dijo: “Dejen de joder y pónganse a trabajar, carajo”. Un vecino tocó la puerta y preguntó: “¿Tuvieron un terremoto particular?
–No me obligues que cante que no puedo–, me canta Margot.

Expresa tu opinión

*