Usuarios llegaron a Vargas como sea: secuestraron unidades y se colgaron de las puertas

Usuarios llegaron a Vargas como sea: secuestraron unidades y se colgaron de las puertas

A la falta de camionetas por la problemática de repuestos se le sumó el incendio de un autobús en Boquerón II que impidió el paso vehicular desde el Litoral hasta Caracas

En un caos se convirtió la avenida Sucre de Catia, municipio Libertador, este lunes 30 de octubre. La acera donde está ubicada la parada Caracas-Vargas se quedó pequeña para las centenares de personas que residen en el Litoral y que esperaban abordar una unidad que las trasladara hasta sus hogares.

El incendio de un autobús dentro del túnel Boquerón II bloqueó el paso de vehículos desde Vargas hasta Caracas, por lo que era imposible que las camionetas llegaran a la parada de pasajeros.

Desde las 2:00 pm comenzó a verse la larga fila de usuarios, algo habitual por la poca cantidad de camionetas disponibles para cubrir la ruta. A esa hora llegó Yatmari Salazar, quien a las 8:00 pm no había podido subirse a un transporte que la llevara a su destino.

Como Salazar se encontraba el resto de varguenses en cola: horas y horas de espera sin poder ocupar un puesto. Conforme se fue acercando la noche, el desespero por llegar a casa se apoderó de los usuarios. Incluso, secuestraron camionetas que pasaron por la popular vía y abarrotaron las unidades disponibles de la ruta que, como pudieron, se acercaron a la zona.

“Yo no soy chofer, yo no voy a Vargas, soy empleado Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES)”, le dijo Gaspar Zerpa a las primeras personas que abrieron a la fuerza las puertas del vehículo automotor que utiliza para transportar a funcionarios policiales. Su aclaratoria no fue escuchada.

Con el autobús repleto, Zerpa decidió avanzar pero antes llamó a su jefe para notificar el inconveniente y consultar cuánto podría cobrarles a los pasajeros: “Tengo que ir Vargas, me tienen secuestrado, no me queda de otra”, dijo.

Unos metros más adelante se encontraba otra unidad que sí cubre la ruta diariamente. Su conductor comentó que el otro chofer que se encarga de la camioneta en la mañana y la tarde intentó subir a Caracas desde las 3:00 pm hasta que lo logró: a las 8:10 pm. “Me dicen que abrieron parcialmente. Yo arrancaré para que no me linchen y me pararé en donde encuentre la cola”, subrayó.

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) resguardaron las colas e intentaron poner orden.

“Lo de las colas es siempre porque casi no hay camionetas, pero lo de hoy es una locura”, dijo Nelson Suárez.

Los gremios de transportistas del país han denunciado que, debido a la falta de repuestos y al elevado costo de los cauchos, cada vez hay menos unidades disponibles.