VARGAS 18 AÑOS DESPUÉS

VARGAS 18 AÑOS DESPUÉS

Pedro Castillo

Hoy no echaré de nuevo el cuento de todo lo que vivimos y sufrimos aquellos días de diciembre de 1999. Sobre eso llevo ya 18 años escribiendo.

No lo negaré, estoy triste, los recuerdos me asaltan, siento que los amigos fallecidos nos piden cuentas, pienso mucho en si pude o no hacer más, por su memoria, porque sus muertes trágicas no fueran en vano y hubieran servido para desarrollar verdaderas políticas de mitigación y prevención de riesgos y un nuevo diseño urbano de Vargas.

Pienso en el destino de los sobrevivientes, en aquella diáspora guaireña que fue pateada, maltratada y humillada por todo el país y se vieron obligados a volver a los mismos sitios riesgosos de los que la avalancha los sacó.

Pienso en las oportunidades perdidas; en lo que pudo aprovecharse para construir un Vargas distinto, modelo para el futuro, con enormes posibilidades de ser el primer estado sustentable de Venezuela, con una economía boyante, basada en un desarrollo turístico y ecológico-ambiental que nos colocara de frente al mar y no de espaldas, como hemos estado siempre. Uno que lograra que nuestro mar deje de ser el gran basurero de la tierra,

Todo eso se perdió por la pequeñez y estrechez mental de nuestros gobernantes que, a más de super corruptos, han sido super ineptos y de miras muy cortas.

Pienso en tanta gente que hoy está peor que aquellos años, porque no tiene como sobrevivir, niños hambrientos y desnutridos; a los que sus padres ya no pueden ni comprarles un par de zapatos y eso me entristece mucho, me angustia y me hace pensar en que es obligante, -perentorio, indispensable, –hasta para mi, que no estoy en muy buenas condiciones físicas- seguir luchando hasta lograr un cambio en el que los seres humanos sean tratados como lo que son, y no como carne de cañón del clientelismo electorero.

Que Dios tenga en descanso eterno el alma de los caídos y proteja a todos los que nos salvamos de aquella tragedia natural, pro somos víctimas continuadas de esta tragedia política.

Artículo dedicado a mi amigo WILMER DOBLES ACEVEDO

In memoriam