Vargas, La Ciudad Comunal. De la utopía a la realidad

Vargas, La Ciudad Comunal. De la utopía a la realidad

Por: Geóg. Migdalia Solano

Nuestra Ley de Comunas, establece que la Ciudad Comunal, “es el sistema de unión de comunas, que dentro de un eje geográfico y territorial definido poseen una memoria histórica compartida, usos, costumbres y rasgos culturales que los identifican, con intereses comunes y agrupadas entre sí, con fines políticos, administrativos y económico-productivos, que persiguen un modelo de sociedad socialista de equidad y de justicia, en concordancia con los lineamientos establecidos en los planes nacionales y en los programas y las políticas dictados por el Ejecutivo Nacional.”

Partiendo de lo territorial, Vargas tiene un eje geográfico definido entre la montaña y el mar, con una extensión en su franja costera de 170 km, por allí tenemos una ganancia a favor de esa ciudad comunal, espacios con potenciales bien definidos, aspectos estos importantes para la definición de esa Ciudad Comunal, que indica la ley. Contamos con parroquias potencialmente agrícolas, como el Junko y Carayaca, al Oeste y Caruao al Este, muchas veces un mal uso de sus tierras. Además contamos con el valor escénico de nuestra extensa franja costera, con parroquias donde el aprovechamiento esta en el turismo-recreativo de esparcimiento y otras actividades marinas y comerciales, que pueden enaltecer ese valor económico-productivo tan necesario.

Pero que tenemos actualmente, a nivel de organización social, una población con carencias diarias, donde la prestación de servicios es el gran desafío, pero no imposible, todo es organización, planificación y enseñanza. Si logramos educar a nuestros ciudadanos a no arrojar desechos sólidos a cauces de ríos y quebradas, si le brindamos espacios donde se establezcan horarios para la recolección de desechos sólidos, podremos potenciar un recurso, el valor escénico, contando con un Vargas limpio donde nos provoque transitar. El agua lo veo más simple, aunque no depende ni de la Gobernación ni de la Alcaldía entre sus competencias directas, podemos emprender una mejor distribución y uso del agua que llega a Vargas y sumar la que se obtiene de pozos “privados”, en equidad y justicia, basados en la Ley, “el agua es un recurso del dominio público y no puede ser parte del dominio privado ni de ninguna persona natural o jurídica”

Creo fervientemente con la incorporación de soluciones viables y factibles, ya que contamos con las herramientas legales y constitucionales para fijar nuestro rumbo hacia esa Ciudad Comunal, si establecemos motores de desarrollo en nuestras parroquias, acorde con las potencialidades de nuestro espacio territorial.

Todo es organización y educación.