Viene otro golpe económico

Viene otro golpe económico

Más allá de cualquier mezquindad y cálculo político para derrocar al Presidente Nicolás Maduro, se hacen evidentes las manifestaciones de cierto repunte macroeconómico, que, poco a poco, tiende a manifestarse en la microeconomía familiar e individual, aunque quienes han forzado por quebrar la economía y lucrarse de ella en medio de la crisis orquestada, están buscando nuevos e inusitados modos de burlar cuanto paliativo o mecanismo de estabilización político-económica ha ideado el gobierno revolucionario, lo que ha traído consigo el hecho de que estamos frente a una espiral de pugna económica, que por la vía de la especulación, usura, desabastecimiento programado, club trabando, bachaqueo, escasez deliberada y anarquía comercial, fuerzan por liquidar la capacidad adquisitiva del trabajador, mientras los ricos se están haciendo más ricos y los delincuentes beneficiarios de esta coyuntura están empezando a emerger como una próspera casta empresarial, que no lo es tal, amén de que se preparan para una restauración del viejo modelo político cuartorrepublicano, con el mismo modelo económico neoliberal, que, cual ignorancia aprendida, aflora y se expande en la inconciencia popular, luego de repetido mil veces por pseudoacadémicos de esas intocadas universidades, las que, paradójicamente, se fortalecen a la sombra del Estado revolucionario y se aprestan a liquidarlo.

Esos peligros que afectan a todos los sectores económico- sociales que militantemente protegen una economía parasitaria derivada del rentismo petrolero y demás recursos llamados en un español de gafos “comodities”, son productos de que el gobierno chavista que preside el obrero Nicolás Maduro, ha tenido en los últimos seis (6) meses, tres (3) fortalezas:

1. Ha enfrentado y resistido al boicot alimentaría, con iniciativas cuyo protagonismo lo ha asumido el Poder Popular, sobre todo, los trabajadores, con programas de abastecimiento, como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), CASA, PDVAL, MERCAL y otros, cuyas caras visibles de Diputado Freddy Bernal y el General en Jefe, Vladimir Padrino López, han remoralizado al las masas y han ganado confianza y ruptura del descreimiento, lo que es manifiesto en el entusiasmo e incorporación de sectores populares en los CLP, las UBCH, algunas pocas comunas y otros tantos colectivos;

2. Se han adelantado pasos significativos para el impulso de la economía hacia un desarrollo industrial, que siendo incipiente, representa una fuente principalísima de generación de riqueza real diversificada, aunado al esfuerzo comercial que genere divisas en renglones no convencionales, todo ello, con la retórica pedagógica acertada, tanto del Presidente Nicolás Maduro, como del Vicepresidente Ejecutivo Aristóbulo Istúriz, aunque insuficiente, lo que han implicado la posibilidad de que el discurso antigubernamental se imponga, con los resultados favorables al golpismo, que ha ganado terreno político, desde el pasado seis de diciembre del dos mil quince (06/12/2015);

3. A pesar de la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales, provocada por el dumping, explotación de esquistos por fracking y venta en el mercado negro de petróleo robado que han adelantado EEUU, Turquía y el DAESH, además de las camisas de fuerza que se autoimpusieron en la OPEP y sus timoratas políticas en favor del gobierno estadounidense, la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), ha impulsado, en colectivo, con otras estatales petroleras, un conjunto de acuerdos que han posibilitado recuperar, gradualmente, un precio justo del barril de petróleo, el que puede ser boicoteado nuevamente, si no se aplican sanciones y restricciones contra la competencia desleal y delitos penados internacionalmente.

Ahora bien, estas fortalezas mencionadas, entre otras de carácter político, son y serán insuficientes frente a la arremetida y golpe económico que adelantan los sectores plutocráticos en connivencia con el gobierno que preside Barack Husseín Obama. Se trata de otra ofensiva económica, bien articulada en la que combinarán:

  1. El ahogamiento económico con prácticas desleales como la que adelantan calificadoras de riesgo, como Standard & Poor’s, la que se está encargando de mostrar como riesgosa toda inversión en Venezuela y mantiene una campaña artificial de desprestigio de PDVSA, para devaluar el valor de la ofertarse los papeles y bonos petroleros que se ofertarán el próximo mes de octubre;

  2. Bloqueo económico -comercial no declarado contra Venezuela, en el que el gobierno estadounidense está chantajeado a gobiernos, como acaba de hacer con el de Uruguay, para enrarecer la atmósfera de intercambio comercial, además de alentarlos a no pagar la deuda petrolera a Venezuela, como está haciendo el gobierno de Paraguay, gobierno que además, fuerza, junto con el golpista de Brasil y el corrupto de Argentina para aislar a Venezuela en el MERCOSUR;

  3. Profundización del desabastecimiento programado ralentización, escasez deliberada, especulación y sobreprecio, combinados con actos terroristas y asesinatos selectivos de chavistas, para mostrar al mundo una falsa “crisis de gobernabilidad”, que justifique el golpe de Estado con intervención del gobierno estadounidense y otros vecinos súbditos y así la derecha fascio parlamentaria venezolana asumir su llamada “gobernanza”, categoría política de los neoliberales, que desde los noventa del siglo pasado, impusieron esta palabra como expresión del buen gobierno de los ricos, con un falso equilibrio entre el Estado, la economía y la sociedad, en donde el Estado no interviene en lo económico, pero sí puede encargarse de robar al Pueblo y sus trabajadores para preservar los intereses de la burguesía.

Ante este panorama de colapso económico para forzar la salida violenta de Nicolás Maduro, urge que el gobierno actúe, en concordancia con el Pueblo, asumiendo, entre otras prácticas:

  • Primero, congelación de precios por un lapso de dos años para su nuevamente revisados y actualizados;

  • Segundo, aplicar una reconversión monetaria eliminando tres ceros al actual Bolívar Fuerte;

  • Tercero, perseguir, confiscar y sancionar con medidas ejemplarizantes a quienes estén cometiendo cualquier delito económico;

  • Cuarto, apoyar económica y técnicamente a los gobiernos regionales en la conformación del aparato productivo, industrial, agrícola y pecuario.

Enfrentar el golpismo pasa por recuperar la capacidad adquisitiva de la familia venezolana, sin importar que el gobierno y la revolución bolivariana, socialista y chavista, se lleve por delante a esa parasitaria burguesía, que ha trastocado la economía venezolana, por el afán de entregar las riquezas energéticas al gobierno estadounidense, a cambio de prebendas y espejitos para una clase política corrupta e ignorante de la derecha criolla y para una clase media desclasada, que sueña con parecerse a la burguesía e ir a Disney.

Prof. Luis Pino

@l2pino2

Expresa tu opinión

*