“Yo aprendí a dar,  porque sé  lo que no es tener nada”

“Yo aprendí a dar, porque sé lo que no es tener nada”

Por: Jhonar Corro/ Periodista y Profesor Universitario.

El proceso actual que vive nuestro país de confrontación política afectó de una forma directa el desarrollo de la vida de todos los venezolanos, donde pareciera que vamos en un carro con dirección hacia un barranco, lo cual nos dejará un saldo negativo como resultado.

Estamos en un gran laberinto económico con ausencia de soluciones, a la gran cantidad de problemas que cada día a día no los encontramos por doquier. El Gobierno del Presidente de la República, Nicolás Maduro, aplica unas soluciones que en teoría, parecen ser factibles, pero en la práctica suelen ser utópicas, motivado a un sistema que desde la base social, se siente cansado y muy molesto.

El pueblo pide a gritos y por eso es necesario sacar gente de posiciones, pues no saben solucionar o en el peor de los casos gerenciar con una política acertada de planificación. Es bueno que se hagan elecciones pronto, para poder salir de gestiones que son una verdadera muestra de lo que no se debe hacer.

Es por ello, que el voto debe ser secreto siempre en todos los ámbitos, el momento se está acercando, donde estamos a pocos días de procesos electorales como la elección de los miembros a la Asamblea Nacional Constituyente, posterior aprobación del proyecto de enmienda que presentarán al país, luego en diciembre será el esperado y atrasado proceso de las regionales.

Hay gran cantidad de los llamados líderes de ambas tendencias políticas, que creen tener el volante del carro o el timón del barco a todo nivel, sobre todos aquellos que sufren de colapsos mentales. El pueblo a través de la organización y sumado a la impotencia por las injusticias, les pasará una factura bien cara a la hora de ejercer su derecho constitucional, ejerciendo el voto.

Yo aprendí a dar, porque sé lo que no es tener nada”. Esta frase se la escuche un día de una persona mayor, sabia y de gran experiencia en la vida, pues me indicó que debemos ser mejores personas y no negar alimentos. Esto lo traigo como reflexión ante estos días que estamos viviendo donde en la calle se puede ver la necesidad del pueblo, ante la ausencia de los productos de primera necesidad.

Debemos ser mejores personas y bajarle a la violencia que nos está matando en un mundo el cual parece perdido, sin valores morales donde abunda el egoísmo y la maldad”.