Luis Contreras, el bombero que recorre Venezuela para salvar a personas mordidas por serpientes

Jade Delgado – Caraota Digital

La falta de suero antiofídico se ha convertido un grave problema para quienes sufren mordeduras de serpientes, sin embargo, en el estado Zulia un hombre intenta salvar vidas cada vez que recibe una llamada de emergencia para ser notificado que alguien fue atacado por una serpiente.

El Mayor Luis Contreras tiene más de 20 años recorriendo el país para llevar el suero antiofídico a las personas mordidas por serpientes, señaló que a comienzos de 2021 murió un niño en el estado Falcón, «no había gasolina y fue muy difícil para llevarlo al hospital, cómo no había suero antiofídico lo tuvieron que llevar al Hospital Universitario Alfredo Van Grieken y murió el 2 de enero», señaló.

Otra de las víctimas del veneno fue una niña en la población de Tucaní, estado Mérida. «A mí me llamaron para ir el viernes en la noche, pero cómo lo hacía con el problema del transporte, la gasolina, el sábado me fui en la mañana y la habían llevado para el Hospital de Mérida, murió porque la mordió una serpiente guayacán, ese veneno es muy tóxico, da hemorragia», detalló.

A su juicio se debe suministrar el suero antiofídico por lo menos durante las primeras 6 horas de haber sufrido la mordedura de la serpiente, porque muere la persona, queda con secuelas o insuficiencia renal, «lo mismo que le ocurrió a la niña le pasó al niño de Coro», lamentó.

En Caja Seca se atendieron tres casos, en Tovar y en Mérida durante los primeros días y se recuperaron.

Contreras cada vez que recibe una llamada de ayuda busca la manera de llegar hasta el lugar, ya sea en transporte público o en cola, dijo que la escasez de gasolina es un mal que afecta a las personas que necesitan ser llevadas de emergencia a los hospitales del país, «la mayoría de casos ocurren en sectores alejados de las ciudades», señaló.

El mayor Contreras tiene más de dos décadas recorriendo el país para llevar suero antiofídico a las personas atacadas por serpientes, desde la tragedia de Vargas, momento en el que impulsó un banco de sueros. «Yo hice mi banco de sueros con ayuda internacional», manifestó.

Gracias a su gran labor muchas vidas han sido salvadas, y ha recibido condecoraciones y reconocimientos a nivel nacional e internacional por la labor humanitaria que hace, aunque es jubilado del Cuerpo de Bomberos continúa trabajando para ayudar a las personas», recibo llamadas de todas partes de Venezuela», precisó.

Los primeros días de febrero, Lucidio Mendez de 53 años de edad fue mordido por una serpiente mapanare en el estado Táchira y murió en el Hospital Central de San Cristóbal, fue atacado mientras realizaba trabajos de limpieza en un potrero.

Se conoció por algunos portales digitales de esa región, que no pudo ser llevado de inmediato al centro de salud debido a que los vehículos no disponían de combustible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *