Víctor Millán y sus Diablos del Corpus toman la Galería de Arte Nacional

Entre sus diablos venezolanos pintó a los de Ocumare, Turiamo, Yare, Patanemo y Naiguatá, que van a estar representados en su expo conmemorativa de la GAN.

Este año se ha estado conmemorando el centenario del nacimiento de uno de los grandes nombres de la pintura ingenua de Venezuela: Víctor Millán, nacido el 15 de agosto de 1919, en Punta de Araya, Estado Sucre. Por ello la Galería de Arte Nacional (GAN),inaugura el próximo viernes 11 de octubre la exposición “Los Diablos del Corpus en Víctor Millán”, con 18 de sus obras

Millán, entre las 2000 obras que dejó, pintó retratos y autorretratos, desnudos y semidesnudos, mujeres, “selvitas”, paisajes y estampas pueblerinas, motivos y fiestas populares, procesiones, vírgenes, a Bolívar, paisajes marinos y puertos (como marino que también fue), naturalezas muertas y diablos danzantes.

Francisco Da Antonio, ex Director de la GAN, lo ha recordado así: “Víctor no solo fue un gran pintor y un artista cabal, sino también un trabajador, activo, ingenioso, alegre, franco y sencillo”.

Y es que a este hombre popular, espontáneo, de origen humilde y oriental, y que aprendió a leer y escribir cuando lo reclutaron para el servicio militar en 1937, se le considera, al lado de Bárbaro Rivas y Feliciano Carvallo, como uno de los fundadores y grandes nombres del arte ingenuo venezolano.

Su primera exposición individual fue en 1954, en el Taller Libre de Arte en Caracas, y a partir de entonces vendrían muchas otras en el Centro Venezolano- Francés, en la antigua Librería Cruz del Sur, de Sabana Grande, en el Palacio Municipal capitalino, en el Museo Armando Reverón de Macuto, en el Museo de Arte Popular de Petare, en el Museo de Bellas Artes, en el Centro de Bellas Artes de Maracaibo, en la mencionada GAN o en la sala Trasnocho Arte y Contacto (TAC), entre muchas otras individuales o colectivas.

A nivel internacional participó en la IV Bienal de São Paulo, Brasil, en 1957, en la exposición “Naive Painters of Latin America” de la Duke University de Durham, North Carolina, Estados Unidos, en 1962, y en la Galería de Artes Visuales de la Unión Panamericana en Washington DC, en 1972.

Víctor Millán, murió en La Vela de Coro, el 17 de septiembre de 1991, le sobreviven sus pinturas, su obra, su legado, su ejemplo, presentes en colecciones varias, públicas o privadas, tanto en Venezuela como en el exterior, entre ellas, en el Museo de Arte Moderno de América Latina, de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la capital de EEUU, o el lienzo Fiesta de San Francisco de Yare, que forma parte de la Colección Museo Internacional de Arte Naif Manuel Moral en Jaén, España, con fondo de más de 400 piezas de artistas procedentes de 19 países.

También debemos citar la Fundación Víctor Millán, dedicada a la investigación y divulgación de su obra, en cuyas conquistas creativas se inspira.FUENTEContrapunto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *