Responsabilidad del partido en los actos de sus cargos

HEMOS sufrido en el Ayuntamiento de Madrid desde el 13 de junio de 2015 hasta el 8 de octubre de 2019, durante cuatro años largos, a un concejal alcohólico, que cuando bebe pierde la noción de las cosas, no se entera de lo que hace ni después lo recuerda, y se convierte en un sátiro perseguidor de muchachas. Eso es lo que ha confesado Pablo Soto, concejal por el grupo Más Madrid, en una carta fechada el 8 de octubre de 2019, al presentar su dimisión del cargo, que le ha sido inmediatamente aceptada.

El pasado día 30 de setiembre fue denunciado por una correligionaria, que le acusaba de acoso sexual. El grupo municipal de Más Madrid encargó una investigación externa, que corroboró los datos de la denunciante, y los calificó como “de extrema gravedad”. Por ese motivo el grupo pidió a Soto que renunciase al cargo, como lo hizo al difundir una carta el día 8 de octubre en sus redes sociales.

En la carta explica el sátiro que se mueve en silla de ruedas por estar inválido, cosa que al parecer no le invalida para tener subidones de lujuria. El día de autos, digo, de silla de ruedas, pidió a una correligionaria que le acompañase al baño, a lo que ella accedió, sin imaginar lo que iba a suceder. En realidad no sabemos lo que pasó, ya que no se ha revelado la identidad de la denunciante, ni tampoco su escrito inculpatorio, y el sátiro alega ignorarlo, debido a estar inconscientemente borracho:

Yo no fui consciente de ninguno de los dos episodios; no recuerdo ni haber ido al baño aquel día, ni tampoco sabía nada cuando estuve en aquella reunión, pero eso no quita que hay una persona que se ha visto dañada por mi actitud.

No sabe, no contesta, pero tampoco niega que hiciera algo indebido, porque cuando bebe se convierte en una fiera sin memoria, entendimiento ni voluntad, que son las tres potencias del alma, según aprendí en el Catecismo del padre Astete hace muchos años. Aunque no está demostrado que Soto posea alma. Sólo sabemos que es el Soto de copas. En qué estado se encontraría para no recordar nada. Y qué haría, si debido a su invalidez no puede moverse fuera de la silla de ruedas. La atropellaría seguramente. Ya lo dice el eslogan de la Dirección General de Tráfico: “Si bebes, no conduzcas.” Van como locos cuando se les sube el alcohol a la cabeza: en cuanto se les sube pasan estas cosas lamentables. No se les puede dejar solos. Pero si les acompaña una doncella es peor todavía. Fíate de un inválido y no corras. Esto parece un cuento de miedo, y lo es sin duda para la acosada. Pero el acusado se declara inocente, porque es un indecente.

Un sátiro inválido alcohólico amnésico

Lo curioso del caso es que Más Madrid es un matriarcado, que exige castigos ejemplares a los que ejercen violencia contra las mujeres, y tiene como lema la defensa del feminismo. Una de sus portavoces, o portavozas, mejor dicho, municipales, Rita Maestre, se escandalizó al conocer la denuncia, y trató de impedir que se hiciera pública. Es consciente del daño que va a provocar en el partido, saber que acepta la incorporación de sátiros alcohólicos nada anónimos en sus listas electorales. Como para confiar en personas que actúan rijosamente impulsadas por el alcohol, y después sufren una amnesia que les impide recordar nada de sus actos.

Le hubiera gustado a la masmadrileña señá Rita que el tema quedara anónimo, pero el sátiro dio a conocer electrónicamente su mea culpa, y se organizó la rechifla generalizada contra Más Madrid. Por eso ella se apresuró a recordarle a Soto que tié madre, que estará llorando al enterarse de los malos pasos mecánicos de su hijo, y que tales conductas “son incompatibles con ser cargo público”. En consecuencia lógica, le exigió su dimisión para evitar ser expulsado del grupo: o se iba voluntariamente o le empujaban la silla de ruedas a la calle.

Más Madrid es uno de esos cien mil hijos nacidos de la manifestación del Movimiento 15 de Mayo de 2011 en la madrileña Puerta del Sol. Están muy bien organizados y manejan mucho dinero, que alguien les da por algo con alguna (mala) intención. Aseguran que son de izquierdas, pero se han apresurado a desunir a la izquierda. De allí nació Podemos, y de una escisión de Podemos surgió en 2015 Ahora Madrid, y ahora de una nueva escisión de ese grupo se fundó el 7 de febrero de 2019 Más Madrid con sus ninfas y sus sátiros, como en una novela griega clásica, con la Manola Carmena como la ninfa Egeria dando consejos a todo el mundo. Al no ser elegida alcaldesa, porque los madrileños tenemos memoria, anunció que se retiraba de la vida pública y debe de estar arrecogida en algún convento, pero nos dejó su herencia, y qué herencia. No queremos Más, preferimos que sea Menos.

Alguien es el responsable

Soto se ha eclipsado, a no ser que la denunciante lo haya hecho también ante la Policía, ya que ignoramos lo sucedido en el baño de los horrores. Pero a Soto lo eligió el presidente de Más Madrid, ese canto rodante por los partidos llamado Íñigo Errejón, por algo sería, aunque no acertemos a imaginarlo. En las elecciones municipales del pasado día 26 de mayo Soto ocupaba el cuarto puesto en la candidatura de Más Madrid, detrás de la Manola Carmena, Marta Higuera y la señá Rita, por lo que resultó elegido.

Debido a esa desdichada ocurrencia hemos padecido un concejal alcohólico, que cuando se emborracha pierde los estribos de la silla de ruedas, se convierte un hombre lobo y loco y asalta a las muchachas solitarias, sin que cuando se le pasa la indigestión etílica recuerde nada. Hasta la próxima. ¿Nos merecíamos eso los madrileños?

Yo creo que no, y por eso debemos pedirle explicaciones a Errejón, antes de que se vaya a fundar otro partido. Que rinda cuentas por su ineptitud al incluir a este sujeto de esta calaña en la candidatura, y en cuarto lugar, para que fuese elegido. Es el responsable final de los actos delictivos cometidos por su patrocinado. Por todo lo cual también él esta obligado a dimitir, y retirarse de la vida política, en la que no ha hecho más que cometer errores.

El 21 de abril de 1934 pronunció Manuel Azaña un importante discurso, como todos los suyos, en la Sociedad El Sitio, de Bilbao, en el que afirmó algo que debiera ser norma de conducta para todos los políticos, y lo cito por el quinto volumen de sus Obras completas editadas por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales en 2007, página 118:

[…] la fibra más delicada del pueblo español en conjunto reside en la sensibilidad para apreciar la pulcritud de la conducta, y que antes perdona el pueblo español a un incompetente, a un inepto, a un criminal reconocido, que a un hombre sucio en la conducta.

No cabe mayor suciedad que la demostrada por el sátiro Soto, pero el verdadero culpable de que cometiera esa felonía, y probablemente otras antes, resulta ser el que lo eligió para integrarlo en la candidatura de su partido. La errática conducta de Errejón ya nos advertía que cuanto hiciera sería erróneo. Nuestra sensibilidad repulsa tales actitudes, por lo que debemos exigir que dimita el facilitador: Errejón, dimisión. Además, rima.

ARTURO DEL VILLAR

PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *