¿Ahí viene una fiesta de elecciones?

José Gregorio Yépez – https://contrapunto.com/

La decisión de la Asamblea Nacional de iniciar el trámite para designar el Comité de Postulaciones que escogerá los candidatos para integrar el CNE, marca un punto de partida para lo que puede ser una serie de mediciones electorales en el país.

El chavismo se viene preparando para elecciones y no lo esconde. Las viene anunciando y su maquinaria está en pleno movimiento apuntando a ese objetivo. Diosdado Cabello ha sido elocuente y tiene un canal expedito para comunicarse con su base todos los miércoles.

“Con el Mazo Dando”, se ha convertido en el vehículo para enviar y recibir la línea del partido oficialista y el interlocutor es Diosdado Cabello. Maduro acude a esa tribuna para garantizar la comunicación con la base dura del chavismo.

Foto: Twitter -@ConElMazoDando

Con los resultados electorales en Argentina y Colombia, sumados a los sucesos de Chile, Perú y Ecuador, el Psuv tiene un punto de apoyo para el discurso de la reivindicación social.

La derrota de Macri y los disturbios de Chile -paradigmas de los modelos adversos al chavismo- le dan herramientas para neutralizar los cuestionamientos a la estrategia asistencialista que despliega el Gobierno de Maduro.

Si es cierto lo que afirma Datanálisis, cuyas cifras arrojan que los Clap han tocado al 80% de la población (en mayor o menor medida), y los números de Delphos, que reflejan que el Plan País es desconocido para los sectores populares, el chavismo crea un escenario competitivo frente a una oposición desarticulada.

Foto: AFP

Mirando esta puesta en escena, se proyecta la promoción de elecciones en todos los espacios que sea posible.

Ya vemos como empuja a las universidades nacionales autónomas.

También está la amenaza del adelanto de las elecciones parlamentarias y podrían tomar la iniciativa de promover elecciones en el sector sindical.

¿Perderá espacios?

Es posible. El chavismo sabe que los años no pasan en vano y una gestión deficiente trae facturas.

Están dispuestos a ceder espacios que ya de hecho no controlan, pero también pueden ganar en escenarios que, con la atomización de la oposición y con unas reglas electorales nuevas, pueden volverse competitivos.

Este es el caso de las universidades.

Aún perdiendo, como lo indican las proyecciones de las encuestas, tienen la oportunidad de generar fisuras al interior del movimiento opositor. Estos desencuentros por la disputa de candidaturas en sectores como sindicatos, en la educación superior, son elementos que podrían horadar la unidad superior de sus adversarios de cara a las elecciones nacionales, como las parlamentarias y unas eventuales presidenciales, que estarían proyectadas para el mediano plazo.

La oposición sigue teniendo el reto de articularse y así capitalizar el descontento que existe por la asfixiante situación económica.

¿Subirá cerros su discurso? ¿Llegará al barrio la conexión con la gente de los líderes de oposición? ¿Superará las divisiones en universidades y sindicatos?

El chavismo comenzó hace tiempo el trabajo y que nadie se sorprenda si llegan elecciones hasta de juntas de condominios, si son necesarias.

¿Tiene el G4 y la llamada oposición minoritaria la madurez para articularse y convencer a la gente de ir nuevamente a votar y capitalizar el descontento? ¿Podrá Guaidó conseguir la fórmula de aglutinar a toda la oposición, siendo el líder de mayor posicionamiento?

Esa historia está por escribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *