Decretado el toque de queda en todo Bogotá tras las masivas protestas

El presidente ha asegurado que sacará al Ejército a las calles y ha anunciado un diálogo social pero sin anunciar reformas concretas

Bogotá ha decretado el toque de queda a partir de las 21.00 (hora local) en toda la ciudad tras los actos vandálicos que se han producido en algunas zonas. El presidente, Iván Duque, ha anunciado que sacará al Ejército a las calles en patrullas mixtas con la policía para garantizar el orden público. Un día después de una enorme movilización en el país, la capital se dividió este viernes entre dos sonidos superpuestos: los cacerolazos de ciudadanos pacíficos que se repitieron en la tarde del viernes y los de las bombas aturdidoras de la Policía que se enfrentaron durante todo el día a actos vandálicos y saqueos que causaron el caos, sobre todo, en el sur de la ciudad.

“Debemos rechazar categóricamente cualquier forma de violencia”, subrayó el presidente Iván Duque en un mensaje televisado al comienzo de la noche. La decisión, que restringe la libertad de movimiento, ha sido tomada momentos después de que el alcalde decretase esta medida en tres zonas populares: los distritos de Bosa, Ciudad Bolívar y Keneddy. Aquí la medida empezará a aplicarse una hora antes que en el resto de localidades de la capital: a las 20.00 horas. Por el momento, al menos 146 personas han sido detenidas.

En estas zonas populares se produjeron durante este viernes ataques a las estaciones del Transmilenio, el principal sistema de transporte de la capital, saqueos a supermercados y enfrentamientos con la policía. “Lo que tenemos es una horda de delincuentes que destruyen los bienes de todos los ciudadanos, que saquean y roban, que quieren acabar con la ciudad. Son una minoría”, dijo Peñalosa la tarde de este viernes. 

En total, 76 estaciones del Transmilenio fueron atacadas y parcialmente destruidas, así como 79 autobuses del Sistema Integrado de Transporte (SITP), que funcionan en los barrios. A través de su cuenta de Twitter, el presidente del país, Iván Duque, apoyó la medida. “Nuestro objetivo es garantizar la seguridad de todos los bogotanos”, aseguró el mandatario.

Tras las críticas que ha recibido el presidente por no dar respuestas a las reivindicaciones de los ciudadanos que salieron a manifestarse el jueves, Duque ha llamado a una conversación nacional con diversos sectores sociales, aunque sin anunciar reformas concretas.

Mientras la policía antidisturbios continúa tratando de dispersar a estos grupos que han sembrado el caso en el sur del país, miles de bogotanos caminan largas horas intentando llegar a sus casas, debido a la suspensión total del Transmilenio. Otros van apiñados e incluso colgados de autobuses y hay quienes se suben a camiones para tratar de llegar al sur de la ciudad.

En medio de la crispación, un grupo de manifestantes protagonizó una cacerolada pacífica en la Plaza de Bolívar que ha sido dispersada por la policía con gases lacrimógenos. Numerosos bogotanos se han unidos con sus cacerolas a esta protesta en otros barrios del centro y el norte de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *