Santos García Zapata /// DIARIO ABIERTO: Maduro para cuatro años más

Un mes sin Internet me ha llevado acercarme al 90 % del país que no sigue las noticias por Redes Sociales ni en los portales. Pertenezco a ese altísimo porcentaje  de ciudadanos que solo tiene para otear la realidad en una TV y radio mediatizadas. Menos del 1 % de los venezolanos asiste a las reuniones de los distintos partidos políticos de ambos bandos. Existen las televisoras oficialistas que abarcan el  8 % de la audiencia y hacen una propaganda martillanté  que explicaría el  por qué todas las encuestadoras serias le dan a Nicolás Maduro entre el 20 y 25 % de aceptación; son las Cadenas de Radio y TV del gobierno que llegan a millones de ciudadanos.

No es la praxis de la oposición ni su propaganda la que hace que un 80 % del país este descontento con el gobierno. Así mismo todas las encuestadoras señalan claramente que el 40 % de la población añoran al gobierno de  Hugo Chávez Frías.

Una invasión armada de USA y sus aliados latinoamericanos es imposible por los daños colaterales que tendría ese suceso que llevaría a más de  tres millones  de venezolanos a huir por todas las fronteras creando un caos social   en Brasil, Colombia, Ecuador y Perú. Un levantamiento de las Fuerza Armada como un caracazo seria imposibles por el apoyo de un 20 % de la población de Nicolás Maduro.

Con todos los sufrimientos de la mayoría de la población venezolana mitigados en parte por el reparto de alimentos de los CLAP, los Bonos y las remesas que envían casi 3 millones de venezolanos en el extranjero Nicolás Maduro con el actual  bloqueo o una mayor acentuación del mismo puede seguir en el gobierno.

II

Los venezolanos (ambos bandos)  tienen el extranjero entre 600.000 y 800.000 millones  de dólares. La estrangulación económica y persecución que hace el gobierno de USA con el apoyo de diputados opositores puede asustar, como lo están haciendo a estos capitales inmensos. Si Nicolás Maduro es hábil, y lo es,  disminuyendo la corrupción en un porcentaje pequeño pero significativo una parte de esos capitales regresarían al país. Con una nueva elección de la Asamblea Nacional con observadores de la ONU, Rusia, China, Argentina, India, Turquía, Irán, Méjico aún sin el reconocimiento del gobierno de USA  aflojaría la presión de una parte importante del mundo.En los paraísos fiscales de Inglaterra hay más de 200.000 millones de dólares de venezolanos; al gobierno inglés  le perjudicaría mucho que retiraran ese dinero.En USA los grandes consorcios no están muy contentos con abandonar Venezuela, en cualquier momento llegarían un acuerdo con los rusos, los chinos y se dividirían los negocios.  Hay que ser realistas aun a cambio de ser confundidos con el cinismo. El Arco Minero tiene en el subsuelo miles de billones de dólares, la Faja del Orinoco otros miles de billones de dólares. 

III

El apoyo de los principales financieros de Wall Street y otros banqueros internacionales en la subida al poder de Hitler en Alemania. Antony C. Sutton demuestra que la II Guerra Mundial no sólo estuvo bien planeada, sino que además resultó extremadamente provechosa para un selecto grupo de privilegiados financieros. Trazando cuidadosamente este secreto celosamente guardado, mediante documentos originales y relatos de testigos, Sutton perfila el papel jugado por J. P. Morgan, T. W. Lamont, la familia Rockefeller, General Electric Company, Standard Oil, National City Bank, Chase & Manhattan, Kuhn, Loeb & Company, y otras corporaciones de la élite financiera.”

IV

A partir del estudio de documentos del Departamento de Estado norteamericano, archivos personales de personajes clave de Wall Street, biografías, artículos de prensa y libros de historiadores clásicos, se revela el papel que jugaron los dirigentes de los bancos del grupo Morgan en la ruta ilegal del oro bolchevique a los Estados Unidos; la apropiación indebida de la misión de la Cruz Roja norteamericana en Rusia por la poderosa Wall Street.

V

Un libro escrito a finales del 800 Interpretación económica de la Constitución un historiador norteamericano demuestra fehacientemente el aspecto económico que se escondía detrás de cada artículo de la Constitución de los Estados Unidos de  1776.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *