La monarquía adoctrina a los niños

SU majestad el rey católico Felipe VI nuestro señor ha entregado este 9 de marzo de 2020 en el palacio de El Pardo, los 20 premios del concurso “¿Qué es un rey para ti?”. Lo organiza anualmente la Fundación Institucional Española, y lo patrocina la Fundación Orange. Ha alcanzando su edición número 38, por lo que ya hay dos generaciones de jóvenes que han participado en el concurso. Este año lo han hecho 15.044 alumnos de 8 a 13 años, pertenecientes a 1.324 centros escolares de toda España.

La Fundación Orange tiene como finalidad fundacional promover actividades relacionadas con el campo de las telecomunicaciones. No explica qué relación tiene la monarquía española con las comunicaciones, pero después de tantos años de colaboración es seguro que haberla, hayla.

La ganadora de Galicia cree que es un soldado

El concurso anima a los profesores de los centros educativos nazionales a promover la participación de sus alumnos, con diversos incentivos. Se quiere que los niños, en esas edades sin conocimientos ideológicos adquiridos, muestren cuál es el papel que en su opinión tiene el rey de España en la sociedad actual, mediante el vehículo comunicativo que elijan. Esto implica que los profesores adoctrinen a sus educandos acerca de las funciones que ellos suponen corresponden al monarca español. El número de premios concedidos anima a los pequeños a participar, pensando que pueden obtener alguno de ellos con un poco de imaginación.

Y demuestran tener tanta como falta de conocimientos de la realidad constitucional. Parece que los profesores ignoran el artículo 62 de la vigente Constitución, en el que se enumeran las diez funciones que le corresponden al monarca, y se lo presentan a los alumnos como un taumaturgo todopoderoso omnipresente del que depende la felicidad del reino. Sic!

¿De quién son los hijos?

Se trata de lavarles el cerebro cuando lo tienen abierto a todas las influencias, para que después sean unos vasallos sumisos que paguen el mantenimiento de la familia irreal sin preguntarse por qué motivo están obligados a hacerlo, si ellos no la han elegido, ni sus padres, ni sus abuelos, ni sus bisabuelos, porque la última vez que se eligió al jefe del Estado español fue el 10 de mayo de 1936, a Manuel Azaña como presidente de la República.

Los profesores colaboran en esta operación propagandística porque les interesa para conservar el puesto. Ay de aquel que se atreviera a censurar el sistema desarrollado por la monarquía fascista del 18 de julio, instaurada por el dictadorísimo genocida para perpetuar su régimen. Caería sobre él todo el peso de la ley fascista, y no volvería a pisar la calle.

Y los medios de comunicación de masas y los vasallos lo aceptan por razones semejantes. Aquí solamente está permitido protestar contra las normativas que lesionan los intereses de la derecha nazional, con su portaestandarte la Iglesia catolicorromana, continuando la secular alianza entre el altar y el trono, tan beneficiosa para las dos instituciones frente al pueblo.

Unos pocos días antes, el bisiesto sábado 29 de febrero, tuvo lugar en Murcia una gran manifestación callejera, en la que según los medios de comunicación locales tomaron parte tres mil vasallos adoctrinados, probablemente algunos de ellos ganadores de los premios “¿Qué es un rey para ti?” en anteriores convocatorias. Bajo el lema “Nuestros hijos son nuestros” protestaban contra lo que llamaban “el adoctrinamiento en las aulas”, para que no se enseñe nada relacionado con el sexo, porque eso es pecado para los ultraderechistas organizadores, empujados por el partido ultraconservador Vox. Ellos tienen derecho a oponerse a la enseñanza en materia sexual en las escuelas, pero nadie lo posee para protestar contra el adoctrinamiento en cuestiones monárquicas. Así va la España de 2020.

ARTURO DEL VILLAR

PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *