Llegó la hora de pensar en Venezuela

Caracas/ Por: Brayann Baptiste- El mundo entero recibe un contundente golpe; por primera vez en el siglo XXI una enfermedad se propaga de forma tan veloz y profunda en todo el orbe; la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado alerta global ante la presencia y extensión de esta terrible pandemia.

Un importante número de países, siguiendo las recomendaciones de los expertos sanitarios, asumieron la contención como política preventiva; ante esta tragedia, sus implicaciones y consecuencias, ha sido también necesario que los Estados asuman gran parte de las actividades económicas de las Naciones; observamos esfuerzos significativos en países como Estados Unidos, Francia, España, entre otros, dictando medidas de protección social y de carácter intervencionista, aún siendo muchas de estas medidas contrarias a las ideologías de sus gobernantes.

Venezuela asumió las medidas de aislamiento recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y por todos los expertos sanitarios, siendo necesaria para evitar el incremento acelerado de personas afectadas. Es necesario manifestar que nuestra Nación, según la opinión de médicos y expertos nacionales e internacionales así como de los propios ciudadanos, padece las consecuencias del deterioro alarmante en el sistema de salud y de la caótica crisis económica y social que ha dejado como consecuencia una considerable ruina, el colapso en los servicios básicos con el consiguiente impacto en todos los espacios de la venezolanidad.

El común de los ciudadanos ha dado muestras de responsabilidad individual, como ha sido la contención voluntaria a la cual se han sometido, y los gestos de solidaridad entre vecinos y familias. Muchos se han dispuesto a elaborar tapabocas para obsequiarlos a quienes por algún motivos no han tenido acceso a ellos. En medio de tanta penuria surge una luz esperanzadora en la actitud de cooperación espontánea en cada conciudadano.

Los gobernadores Laidy Gómez, Ramón Guevara, Alfredito Díaz y Antonio Barreto Sira, son un vivo ejemplo de la humanización de la política: sin complejos, han asumido el trabajo mancomunado con la sociedad civil para atender el oscuro momento que nos ha tocado enfrentar.

Debe haber una mirada reflexiva en quienes hoy detentan fácticamente el poder; el eje central de la lucha debe ser el factor humano; la preservación de la vida debe ser el norte de toda la Nación. Enfrentamos una batalla en medio de una crisis económica global, no solo por los efectos colaterales de la pandemia sino que a todas estas dificultades se suma la caída en los precios del petróleo y la cada vez menor producción por la destrucción de PDVSA que una vez fuera orgullo nacional.

Nos parece que el régimen debe bajar su prepotencia y promover un entendimiento con todos los actores del país. Gestos valorables, admitiendo la obviedad de que Nicolás Maduro ejerce el control territorial de la República, debería consistir en aceptar una comisión de médicos venezolanos, el reconocimiento a la Asamblea Nacional legítima y a todos los actores de la sociedad civil para canalizar ayuda humanitaria y económica en beneficio de nuestro pueblo.

Por último, resalto la reflexión del rey de España: “Debemos dejar de lado nuestras diferencias y unirnos para superar esta grave situación”.

Venezuela entre los tres países de Latinoamérica que más interactúa sobre el Covid-19

Decretan cuarentena en California tras incremento de casos de coronavirus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *