«No firmaré el comunicado del Colegio Nacional de Periodistas sobre el derecho a la información en tiempo de pandemia Covid-19», anuncia Manuel Isidro Molina, ex presidente del CNP

No firmaré el comunicado del Colegio Nacional de Periodistas y otros entes vinculados a la comunicación social, sobre el derecho a la información en tiempo de pandemia Covid-19 en Venezuela, por motivos de peso que escribí en comunicación pública previamente difundida por las redes sociales, y que se explica por si misma. 

Me entero del asunto por la amiga colega Ivonne Andara, secretaria de Organización del CNP, quien circuló este texto:

Invitación a suscribir el comunicado en Defensa del Derecho a la comunicación y la Libertad de información en tiempo de pandemia en Venezuela,  promovido por el ININCO y el Observatorio Global de Comunicación y Democracia: https://forms.gle/QgHG32mjSUTgBvoq7

Esta fue mi respuesta:

En general, estaría de acuerdo con ese documento, pero no lo firmaré por dos motivos de importancia:

1.- Se intenta excluir -sin mencionarlas- a las máximas autoridades del Poder Ejecutivo (Presidente, Vicepresidenta Ejecutiva y Ministro de Comunicación e Información) como voceros legítimos del Poder Público Nacional. En todos los países, sus jefes de Estado y de Gobierno y otras altas autoridades informan y orientan a sus países, sin que nadie en sano juicio lo objete.

La redacción concreta escogida lo demuestra:

«Es importante que sean las autoridades venezolanas con competencia técnica y científica en materia de salud, quienes ofrezcan información completa y oportuna sobre la situación del COVID-19″.(Subrayado MIM)

Es fácil percibir la exclusión perseguida con esa expresión.

2.- El CNP, institutos universitarios de investigación, entre otros, no deben soslayar las claras limitaciones establecidas en los artículos 57 y 58 de la CRBV, en cuanto a libertad de expresión, derecho a la información y ejercicio profesional del periodismo en todo tiempo, y más en situaciones de emergencia nacional como lo es la de «alerta sanitaria». Ello se concatena con el Código de Ética del Periodista Venezolano   y la Ley de Ejercicio del Periodismo (1994), ambos vigentes, aunque un tanto arrinconados, desestimados incluso por entes gremiales y escuelas e institutos universitarios de Comunicación Social.

Atentamente, Manuel Isidro Molina

Ex presidente del Colegio Nacional de Periodistas

Período 1996-1998

manuelisidro21@gmail.com 

Caracas, 11.04.2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *