La pandemia tumba mascaras como nunca antes

Cesar Alonso

“La medicina se ha convertido en el negocio más despiadado de este sistema de negocios que nos rige a los seres humanos, porque negocia con la salud, con la vida. Entonces no existe, porque no previene, no prepara y no puede actuar a tiempo y hace que lo que hoy en día podría ser nada más que una infección controlable, se convierta en terror, en elemento de represión, en un encierro insoportable e interminable.” La inflación incontrolada al igual que el alza del dólar es insoportable.

Dentro de un mes Venezuela será otra; dos meses de cuarentena son una prueba tremenda para una sociedad, muchas deficiencia como el agua situación que durante 20 años el gobierno chavista no ha podido resolver. Una educación en crisis con los educadores posiblemente con los más bajos salarios del mundo. Un corrupto que destruyo parte importante de salud pública como Carlos Rotondaro, el hombre que amasó una fortuna desde la presidencia del IVSS, con total impunidad y descaro; todo apareció en esta crisis con toda claridad.

No se trata de perseguir a miles de miembros del PSUV o funcionarios públicos; por ejemplo en Vargas no son más de una docena los que pueden ser encarcelados por corrupción-en procesos justos , con pruebas y evidencias concretas- y otra docena de empresarios privados que abusaron en su relación con los funcionarios públicos. Vamos hacia una transición donde no habrá una cacería de brujas ni una persecución hacia esos cientos de miles, millones que alguna vez fueron chavistas. Con realismo no solo porque somos demócratas y buenos sino porque hay que ser realistas. El chavismo por muchos años no dejara de ser una fuerza importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *