Colocaron contenedores en la Caracas-La Guaira pero no hay restricción de tránsito

La medida la ordenó el comandante de la ZODI La Guaira, vicealmirante Gustavo Romero Matamoros

Por Víctor Ternovsky

El pueblo ruso está demostrando una gran solidaridad ante la compleja situación en la que se encontró la joven colombiana Valeria Guerrero, a quien se le diagnosticó cáncer. La enfermedad la alcanzó en plenos estudios de Medicina en la Universidad Federal de Kazán (UFK), en la república rusa de Tartaristán.

Llegó a saber la triste noticia en unos momentos en los que las conexiones internacionales iban suspendiéndose a toda marcha por el brote de coronavirus, de manera que acabó atrapada en Rusia. Sus peticiones a las autoridades colombianas para que le organicen un vuelo humanitario rumbo a su país todavía no dieron mucho resultado.

No obstante, la estudiante, quien soñaba desde niña «con ser doctora y ayudar a los que estaban enfermos», no acabó abandonada. Y es que multitud de rusos no se quedaron indiferentes ante su desgracia y le tendieron la mano.

​Entre quienes están haciendo todo para ayudar a esta barranquillera —quien tiene muchas posibilidades de curarse si es sometida de inmediato a quimioterapia— se encuentra el Comité Nacional para la Colaboración Económica con los Países de América Latina (CEPLA), una entidad con sede en Moscú. Convocó en su página web una recaudación de fondos a fin de que la enferma reciba urgentemente el tratamiento necesario, dado que su seguro médico no lo cubre.

«Les pedimos que ayuden a Valeria y le den un chance de recuperase para que pueda terminar sus estudios, regresar a su patria y reunirse con sus parientes», señala el texto.

La directora general del CEPLA, Tatiana Mashkova, tomó el asunto como suyo, estando en contacto permanente con todos los involucrados. Durante una conversación con Sputnik, comunicó que actualmente Valeria se encuentra en casa de su compañera de curso —ya que la residencia universitaria en donde vivía fue cerrada como consecuencia de las medidas contra el COVID-19—, cuya familia «le está regalando todo su amor y cariño».

Indicó que, una vez que se supo de la enfermedad de la joven colombiana, los estudiantes y profesores de su universidad «enseguida» recaudaron dinero y le compraron un pasaje para que pudiera regeresar a su tierra natal, algo que al final resultó imposible.

«Hay que destacar la actuación de la señora Dina Andréeva, vicedirectora del Instituto de Medicina Fundamental y Biología de la UFK, que está atendiendo a Valeria con la ternura de una madre, organizando todo lo que es necesario para ayudar a la chica desde el punto de vista médico», subrayó Mashkova.

La directora general de la organización añadió que, a pesar de que Valeria está padeciendo una enfermedad bien gravelos pronósticos médicos son muy buenos

«La universidad pudo organizar, por cuenta propia, un estudio médico completo y exhaustivo, y los médicos rusos están dispuestos a prestarla todo el tratamiento necesario del más alto nivel», enfatizó, y apuntó a que el coste de todo el curso de la quimioterapia rondará los 800.000 rublos (unos 10.500 dólares), un dinero que ya se está recaudando.

Asimismo, Tatiana Mashkova apreció los esfuerzos de la Cancillería rusa, así como de la Embajada colombiana en Moscú, «para salvar a Valeria».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *