CÓDIGO 7 | CÓMO TERMINARÁ TODO EN VENEZUELA

• Los códigos ocultos del mensaje de Washington a Maduro… y a los opositores también.

Micro Análisis / Jesús Seguías

FASE 4 (de 4). DEFINITIVO, ESTO VA A TERMINAR A TRAVÉS DE UNA NEGOCIACIÓN

  1. En diversas oportunidades he señalado que mientras más duro jueguen los actores, más nos aproximaremos a las negociaciones.
  2. Si alguno afloja en sus poderes de coacción, entonces lo que sigue a continuación es la pulverización del adversario más débil. Así que nadie se sorprenda por lo que haga el otro. Cada quien está ejerciendo su rol.
  3. Elliot Abrams, enviado especial de USA para buscar una solución al caso Venezuela, viene mencionando hasta la saciedad dos frases clave: “Hay que ser realistas” y “Esto va terminar a través de una negociación”. Y tiene toda la razón. Así será.
  4. La negociación es ahora el norte estratégico hacia donde tienen que remar todos los actores que crean en ello. La negociación no es un recurso para cazar o manipular incautos sino que es la salvación de Venezuela.
  5. Por eso es relevante que la Casa Blanca haya concluido que la confrontación debe cesar y hay que proceder a negociar un acuerdo. Sólo faltaría definir muy bien el rol de los actores involucrados.
  6. La negociación es la salvación no porque lo diga la Casa Blanca sino porque siempre ha sido así. Y ahora, con la crisis devastadora de la Post Pandemia, a los venezolanos lo único que nos queda es bajarnos del ring y comenzar a pensar en nosotros mismos, en nuestras familias y en todos los venezolanos.
  7. Nicolás Maduro, como ya lo dijimos en anteriores análisis, comete un error muy grave si sigue creyendo que su misión es esperar hasta noviembre, confiando en la victoria de Biden sobre Trump. Su reto no es Trump, es la crisis de la post pandemia. No es Trump quien lo va a derrotar sino su propio gobierno y el colapso total del país. Ahora el juego es otro.
  8. Maduro debe entender que los escenarios prevalecientes durante la vieja confrontación chavismo-oposición ya no funcionan. La crisis de la pandemia los dejó inservibles. Es necesario explorar y crear nuevos escenarios. La unidad nacional es uno de ellos. Un co-gobierno paritario de transición es otro. Y el surgimiento de nuevos actores también podrá ser otro.
  9. En lo que respecta a la oposición, ésta debe resolver varios asuntos esenciales de inmediato:
  10. LOS VENEZOLANOS ADELANTE. El plan de paz propuesto por USA hay que “venezolanizarlo”. Son los venezolanos quienes deben ir adelante con el proyecto y la comunidad internacional detrás apoyando. Jamás al revés.
  11. Quizás fue un error que éste haya venido primero de la mano de la Casa Blanca y no del liderazgo opositor. Esto generó mucho sesgo en la asimilación de mismo por parte del chavismo gobernante. Fue percibido como “una imposición arrogante del imperio”. En todo proceso de negociación es importante aclarar todos los prejuicios existente en los actores. Estos a veces estropean hasta las mejores ideas.
  12. ALINEAMIENTO TOTAL. Todos los opositores deben alinearse en torno al plan de paz que está sobre la mesa. Esta es una oportunidad única para poner fin al conflicto de manera pacífica y pronta. Es el único camino que queda por transitar. Los demás son inviables. Y si se habla de negociar con el adversario, entonces hay que hacer la tarea completa y de manera correcta.
  13. FLEXIBILIDAD. Ese plan de paz debe gozar de ciertas flexibilidades para la negociación. Los apegos a estrategias que no han funcionado es paralizante. Es seguir en la nada. Y eso es cualquier cosa menos Política. El antídoto es pisar tierra, abrir nuestro abanico de opciones y evaluarlos objetivamente a todos. Sin pasiones ni caprichos paralizantes.
  14. UNIDAD OPOSITORA. La división actual de la oposición (ahora tenemos “oposiciones” estructuradas) es una debilidad mayúscula para un proceso de negociación. La división pasionaria entre “extremistas”, “moderados”, “veletas” y “colaboracionistas” es infantil. Es señal de inmadurez política. No es un comportamiento serio. La unidad es urgente y ahora. V
  15. REMAR EN LA MISMA DIRECCIÓN. La “unidad” no es un fin en sí mismo. Es una manera de acumular poder para alcanzar un objetivo. Si ya se tiene claro cuál es el objetivo (solucionar las 5 mega crisis del país), y cuál es la estrategia para alcanzarlo (negociaciones para lograr un gobierno de transición donde no estén Maduro ni Guaidó), entonces todos los que crean en ello deben estar en el mismo barco y remando en la misma dirección ¿O no?
  16. LOS ESTADOS UNIDOS. El apoyo internacional, especialmente el de los Estados Unidos, es la única fortaleza real con que cuentan las cuatro “oposiciones” y pico. Sin el apoyo determinante que ha brindado USA, todas las “oposiciones”, sin excepción, quedarían pulverizadas o a merced de un gobierno que llegó con propósitos hegemónicos eternos. Que nadie se haga ilusiones al respecto.
  17. LA CRISIS. No debe haber ningún dirigente opositor que no tenga claro que la crisis que se aproxima es devastadora para todos. Y que ningún bloque de poder (chavistas u opositores) podrá solucionarla por su propia cuenta, y mucho menos estando al frente de un país arruinado, destruido, con un horizonte oscuro para su única fortaleza productiva (el petróleo), y para rematar dividido en facciones radicalmente enfrentadas.
  18. EL ROL DE LOS OPOSITORES. El juego de roles es importante. Si la estrategia opositora es negociar acuerdos, entonces significa que hay que bajarse del ring y echar las bases para sinergizar con el adversario. De lo contrario ¿para qué se pide negociar? Por tanto nadie de los opositores venezolanos debiera estar hablando de guerra, capitulaciones, amenazas de cárcel, castigos, persecuciones. Esto es alejarse del objetivo. Es conspirar contra él. Es algo básico y elemental.
  19. EL ROL DE LOS ESTADOS UNIDOS. El único que puede ejercer el rol del “duro” de la película son los Estados Unidos. Ellos son los únicos que tienen el suficiente poder de coacción para la amenaza real. Los opositores venezolanos no.
  20. A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO. El rol de los opositores (especialmente los que están en Venezuela) es tender los puentes y haciendo propuestas creíbles para una negociación ganar-ganar. Ese es su rol. El rol de los Estados Unidos y sus aliados -reitero- es estar alertas y con la amenaza real a mano. Así es este juego ¿Acaso no es eso lo que hace el chavismo gobernante también?
  21. PONIENDO ORDEN. Por eso, es contradictorio que sea Washington quien dirija el proceso de negociaciones mientras que dirigentes opositores quieren ejercer el papel del “duro” cuando no les corresponde (ni les queda bien). Si todos están en la confrontación ¿Quién negocia de manera confiable y creíble? Hay como cierto desorden al respecto.
  22. LOS ACTORES CORRECTOS. Todo proceso de negociación debe estar dirigido por actores que sean confiables para cada facción en pugna, aun cuando tengan diferencias políticas abismales. Colocar al frente de la negociación venezolana a actores que no inspiren confianza en el adversario es trabajar en vano. La oposición debe apelar a todos aquellos que ayuden al éxito de la negociación, no a los que sean un obstáculo. No estamos para juegos.
  23. EL CUELLO DE BOTELLA. Ya dijimos que el problema básico del aparente estancamiento de la propuesta de USA (pues, los destinatarios de la propuesta no se han manifestado aun) es la falta de confianza por parte del chavismo gobernante en quienes están a cargo de impulsar la propuesta.
  24. AMBIENTE DE CONFIANZA. Se impone por tanto colocar al frente a venezolanos bien empoderados y que sean valorados, al menos, como relativamente fiables, creíbles, para el adversario. Eso es lo inteligente. Eso es remar hacia la dirección correcta con el propósito de obtener resultados. Lo contrario es perder el tiempo y prolongar la agonía de la nación.
  25. Finalmente. La oposición venezolana tiene prohibido fallarse. La propuesta de su principal aliado internacional (el que ha impedido que lo que queda de oposición sea pulverizada totalmente) debe ser apoyada con coherencia, con el mismo sentido pragmático que Washington aplica cuando tiene los juegos cerrados.
  26. Estirar demasiado la cuerda con salidas mal sustentadas puede ser fatal y el aliado internacional se puede fastidiar, pues tiene problemas muy graves en casa que atender como para estar perdiendo el tiempo con un vecino que no se ayuda a sí mismo.
  27. Simplemente imaginemos ¿Qué ocurrirá si el chavismo gobernante dice: “No aceptamos el trato que nos proponen”, y pasan a jugar cuadro cerrado con Maduro, es decir, no hay cese a la usurpación? ¿Cuál sería la respuesta opositora? ¿Hay alternativas diferentes a la negociación? ¿Estamos seguros?
  28. Más nos vale que las negociaciones no fracasen. Pues si fracasan sólo quedaría la guerra. Pero resulta que nadie quiere ir a la guerra (ni siquiera los mismos venezolanos) por las razones ya explicadas en anteriores análisis ¿Qué queda entonces? Pues la nada y la prolongación de la agonía de Venezuela.
  29. Cualquiera concesión que permita avanzar en la mesa de negociaciones a veces es mejor que la nada, mejor dicho, que la muerte lenta.
  30. Por cierto, he aprendido que los elefantes se comen en rodajas.

@JesusSeguias
01 de Mayo de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *