Romper silencios cómplices

Por: César Alonso

Hay temas tabúes en Venezuela, posiblemente sea uno de los países con la sociedad más hipócrita. Tenemos un altísimo consumo de drogas ilícitas y licitas. Un volumen muy alto de prostitución a todos los niveles en todos los estratos sociales. Una de las hiperinflaciones más largas del mundo.

Esa alta inflación ha pervertido todos los estratos sociales; miles de empleados públicos se afanan en obtener provechos económicos a sus actividades para enfrentar el alto costo de la vida.

Tenemos un sistema judicial carcomido por la corrupción igual las distintas policías. Cambiar de gobierno si lo comparamos con la labor de reconstruir el tejido moral e institucional del país es poca cosa.

Ante nosotros tenemos un reto inmenso, difícil, heterogéneo. Si utilizamos viejas y anacrónicas herramientas será imposible lograr ese cambio y esa reconstrucción. Necesitamos un enfoque coherente para lograr nuestros objetivos; la política no debe ni puede seguir atrapada en la frustración, el negativismo, el cinismo y la desesperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *